Martes, marzo 9, 2021

Miscelánea electoral tlaxcalteca

Recomendamos

Solo enfrentaron proceso penal 2 de cada 5 detenidos por la SSP en los últimos 3 años

Por cada cinco presuntos delincuentes que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvo en los últimos tres años, solo...

Puebla suma 17 sancionados por violencia política de género; tres aspiran a un cargo y otro más lo intentó

“Me llegó un inbox diciendo que tuviera cuidado, porque los frenos de mi camioneta podrían fallar. Luego me llegaron...

Se cerrará el relleno sanitario en siete meses, promete Andrés Caballero, quien reconoce que el estado del lugar “es terrible”

Tehuacán. Luego de cinco días de toma del Relleno Sanitario y tras la firma de acuerdos con la mediación...

El primer día de enero de 2016 es la fecha límite para que los partidos políticos presenten solicitud para el registro de coaliciones, aunque para todos la fecha de inicio del proceso electoral –4 de diciembre 2015– se presenta como fecha fatal, porque significa que han logrado la suma de fuerzas políticas y el acuerdo para la división que harán del pastel de la administración pública.

Una de las cosas que llama la atención es que en la Ley de Partidos Políticos para el Estado de Tlaxcala, o cuando menos en el documento que se encuentra en la página oficial del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (http://www.ietlax.org.mx/transparencia/8/2.pdf) a los diputados se les olvidó legislar sobre las coaliciones.

El título noveno de la Ley General de Partidos Políticos se refiere a: “los frentes, las coaliciones y las fusiones”, estableciendo que “los partidos políticos, para fines electorales, podrán formar coaliciones para postular los mismos candidatos en las elecciones federales, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en esta ley”.

El título décimo de la Ley de Partidos Políticos para el Estado de Tlaxcala da cuenta: “Los frentes, las candidaturas comunes y las fusiones”, en ningún momento menciona las coaliciones. En el “artículo 136. Se entiende por candidatura común cuando dos o más partidos políticos, sin mediar coalición, registren al mismo candidato, fórmula o planilla de candidatos, por el principio de mayoría relativa”.

Esa omisión tendrá que ser resuelta por dos instancias: primero por el Instituto Tlaxcalteca de Elecciones que habrá de aceptarlas pero que, ante cualquier inconformidad, el Consejo General del INE tendrá que actuar como autoridad sustituta para decirles que el “descuido” de los legisladores locales se subsana con la interpretación de la Ley General.

Miscelánea electoral

Desde 1998, las elecciones de Tlaxcala se han convertido en una especie de miscelánea. El diccionario de la Real Academia da cuatro significados a la palabra: “1. adj. Mixto, vario, compuesto de cosas distintas o de géneros diferentes. 2. f. Mezcla, unión de unas cosas con otras. 3. f. Obra o escrito en que se tratan muchas materias inconexas y mezcladas. 4. f. Col. y Méx. Tienda pequeña de esquina”.

En 1998, la figura de candidato de unidad permite que tres partidos políticos registren al mismo candidato –Alfonso Sánchez Anaya– y al final sumen los votos obtenidos por cada uno de ellos, lo que les conforma para poner su tiendita en el Palacio de Gobierno al superar los votos del PRI y un simbólico PAN.

La integración que se da en la lucha por el Poder Ejecutivo tiene una expresión distinta a nivel de los ayuntamientos y los distritos electorales, donde a pesar de la pérdida general el PRI se mantiene como partido mayoritario. En los ayuntamientos, los votos se dividen de la siguiente manera: PD, 0.81 por ciento; PVEM, 5.31 por ciento; PT, 10.70 por ciento; PAN, 11.76 por ciento; PRD, 26.62 por ciento y PRI, 47.66 por ciento.

Resulta pertinente observar que, a pesar de que en 2013 el PAN se alza con las presidencias municipales más grandes e importantes, en términos globales el peso mayor lo sigue teniendo el PRI. En la gráfica 1 se puede advertir que después de la caída que registra entre 1998 y 2001, el PRI mantiene estabilidad entre sus electores, con una media general de 114 mil 560 votantes.

La mixtura se forma en 2004, cuando los seis partidos nacionales con registro: PAN, PRI, PRD, PT, PVEM y Convergencia, y los dos locales: PCDT y PJS, compiten de forma individual y a través de ¡13 coaliciones!: PT–PCDT, PCDT–PJS, PT–PJS, PT–PCDT–PJS, PVEM, PJS, PRI, PCDT, Convergencia, PT, PAN, PRD y ATT.

El peso que logra cada una de ellas va del 0.22 al 25 por ciento máximo, es pertinente destacar que partidos como PT y PRD mantienen casi la misma presencia, en tanto que el PAN crece alrededor de 7 por ciento y el PRI se parte a la mitad al descender su votación del 48 al 24 por ciento.

En la gráfica 2 se puede distinguir el comportamiento de los electores con relación a los tres partidos políticos más grandes PRI, PAN y PRD, y es de destacar que desde 1998 hasta 2007 se registra una permanente caída del PRI que se detiene en 2010 y la mantiene entre 2013 y 2015, lo que le permite ganar los tres distritos electorales federales.

El PAN es el partido que registra el mayor crecimiento entre 1998 y 2007 hasta alcanzar la cúspide para comenzar una caída que no para, en tanto que el PRD logra su crecimiento hasta 2004 y no se detiene hasta 2010, Se logra recuperar en 2014, sin embargo, la elección federal de 2015 lo manda hasta el quinto lugar.

2010 fue el viaje electoral de Gulliver, la competencia es una mescolanza, compiten 18 liliputienses adoptando nombres como: Alianza por el Progreso de Tlaxcala, Unidos por Tlaxcala, Unidos por Ixtacuixtla, Unidos por San Pablo, Transparencia y Honestidad por Tlaxcala, Fortaleza por Españita, Honestidad y Transparencia por Xicohtzinco, Para recuperar Panotla, Unidad y Trabajo por Tlaxcala, etcétera.

En donde la mezcla alcanza su mayor consistencia es en la lucha por el Poder Ejecutivo, siempre frente al PRI. En 1998 la competencia es pareja entre la candidatura de unidad encabezada por el PRD contra el PRI y un PAN muy lejos de cualquier posibilidad hasta que llega 2004 en el que la confrontación pasa al PAN y un PRD que se mantiene. En la elección de 2010 la lucha se repite entre PRI y PAN con un PRD desfondado (ver gráfica 3).

La miscelánea se vuelve mescolanza

El resultado de la miscelánea ha sido una ridícula mezcla, extraña y confusa, que ha llevado a decir al neo presidente nacional del PRD: “cometimos el error de privilegiar lo electoral, de hacer alianzas electorales y no programáticas y de gobierno”. Situación que es reforzada por la aspirante y derrotada candidata del PAN en 2010: “En Tlaxcala el grupo político que ha gobernado los últimos años es el mismo grupo que gobierna ahora” y deja la idea de que pretende sobornar a su partido para que continúe haciéndolo.

Esta es la reacción de los partidos políticos que se abrieron para dar cabida a tránsfugas priistas y que ahora consideran posible una alianza, siempre y cuando lleven candidatos identificados o que tengan cierta trayectoria con el partido que las propone, pero ¡oh decepción!” para quienes tratan de apuntalar esta línea, dos de las candidatas de la oposición son ex priistas.

La candidatura de unidad, o por error la de coalición, parece que tendrá que ser de nueva cuenta con una parte del PRI, solo que ahora lo único que se podrá cambiar no es la propuesta programática como demanda el presidente del PRD o la aspirante del PAN, sino que se ha convertido en un asunto de género.

La experiencia de las candidaturas comunes o las coaliciones han sido decepcionantes porque los grupos que se unieron para competir por la gubernatura nunca integraron proyecto alguno, sólo se pusieron de acuerdo con la repartición del pastel político y de la administración pública.

Un simple ejercicio puede dar mayores luces: Identifique las líneas programáticas que discuten los partidos políticos interesados en formar una coalición. Ubique en una línea del tiempo, a los aspirantes que no han sido militantes priistas; y anote el nombre de los y las aspirantes al gobierno del estado cuya carrera es producto del trabajo en bien de la población tlaxcalteca y no de un padrinazgo, llámese abuelo, tío, presidente de la República, líder ca-rismático, etc., etc.

Después de 15 años de colonización de los priistas a los partidos de oposición, la alternancia es que no hay alternancia y en ese sentido parece que hay que releer a Muñoz Camargo cuando refiere: “que hasta entonces no los había querido destruir, por tenerlos enjaulados como codornices, y también para que el ejercicio militar de la guerra no se olvidase, y porque hubiese en qué ejercitarse los hijos de señores mexicanos…”

Parece que la coalición o candidatura común no será posible y después de los ejercicios de 1998, 2004 y 2010, en 2016 volvemos a que cada uno ponga su tiendita. Lorena quiere estar en la boleta, Adriana también y Martha ya está segura.

- Advertisement -
- Anuncio -

Últimas noticias

Participan cientos de mujeres en Carrera Virtual de la Mujer 2021

Bajo el lema “Correr sin miedo y no correr por miedo”, cientos de mujeres participaron el domingo pasado en...
- Anuncio -