Malos resultados en PISA obligan a tomar cartas en el asunto para revertir esta debilidad: SEPE

Los resultados que ubican a México en los últimos lugares de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el Programa Internacional para la Evaluación de los Alumnos (PISA) 2018 en lectura, ciencias y matemáticas, obligan a tomar cartas en el asunto para revertir está enorme debilidad, aseveró el titular de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), Florentino Domínguez Ordóñez.

Consultada su opinión respecto de estos resultados, el funcionario estatal dijo que desafortunadamente esta es la realidad que tiene el país, ya que siempre México ha tenido una enorme debilidad en el pensamiento lógico–matemático y en lecto–escritura, “está probado desde hace mucho que nos falta incidir en esos dos grandes temas que no hemos podido superar”.

Consideró que la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal y las dependencias del ramo estatales tienen que tomar cartas en el asunto y “salir de ese gran lastimero lugar en que se encuentran la niñez y jóvenes tlaxcaltecas y del país”.


Refirió que la SEPE tienen un programa que se llama pensamiento lógico–matemático y desde ahí hay que incidir muy fuerte para apoyar a todos los maestros que son extraordinarios en el dominio de esta ciencia exacta para que hagan posible que a los alumnos se les haga más fácil las matemáticas y las apliquen a la realidad, apuntó.

Por otro lado, en el tema de la lecto–escritura es necesario hacer que los tlaxcaltecas lean más, “los niños, jóvenes y nosotros mismos tenemos que leer más y escribir más”.

Para Domínguez Ordóñez, las causales de los malos resultados en la prueba PISA son diversas, por lo que dijo que es imperativo detectar bien las causas y luego atacarlas para salir de esa debacle en la educación.

“Los trabajadores de la educación emiten su punto de vista y elevan la voz diciendo que los programas no solo para matemáticas y lecto–escritura, sino para todas las disciplinas en general, deben emerger del punto de vista del propio trabajador, porque muchas veces se implementan programas diseñados detrás del escritorio, por gente que es luminaria en el dominio de los conocimientos, pero le hace falta mucho la praxis”.

“Aquí, lo deseable es que las propuestas que salen desde los propios colectivos escolares sean tomadas en cuenta de manera real y entonces probablemente puedan incidir desde la óptica de los trabajadores de la educación lo que debe de hacerse y se haga”, anotó.

El titular de la SEPE descartó que las movilizaciones de los maestros sean la causa de los malos resultados, pues dijo que en Tlaxcala no se vive esa condición de manifestaciones, pues “estamos en armonía y hay un clima para transitar en el avance educativo, porque para que haya política educativa debe haber estabilidad en el sector y en Tlaxcala hay ambiente de cordialidad, de respeto y de armonía con todos los trabajadores del sector educativo”.