Domingo, abril 11, 2021

Recomendamos

Los costos de la alianza para el PRI

-

-

- Anuncio -

La apuesta del PRI para mantener su registro y tener prerrogativas en los próximos tres años fue formar coaliciones con los partidos con los que históricamente había competido por el poder: PAN y PRD; sin embargo, las negociaciones para el reparto de las candidaturas están dejando en la orfandad a militantes que se habían formado en la fila para ser considerados como pre o candidatos, a ello se suma la inclusión de la paridad de género que también resta posibilidades para los suspirantes, así como las posibles reelecciones y desde luego las atípicas campañas producto de la pandemia. El llamado a la unidad y a la disciplina del presidente de ese partido, Alejandro Cárdenas, parece ser insuficiente para mantener a los militantes y simpatizantes, la fuga continúa porque el costo de la coalición está resultando muy poco benéfico para la élite y la base de ese partido.

Los reclamos a la dirigencia nacional están al orden del día; así ocurrió en la sesión plenaria de la fracción del PRI para el inicio de los trabajos en la Cámara de Diputados, pues la conformación de la coalición está dejando a muchos tirados de la brocha, según las palabras de su líder nacional, hasta ahora en 220 de los 300 distritos federales habrá coalición, de esos sólo 78 candidatos emanarán del PRI, lo que significa que en términos reales en 73 por ciento de todos los distritos se presentarán PRI–PAN–PRD y el PRI abanderará sólo el 35 por ciento de los candidatos para diputados federales de la coalición. Si se desagrega el dato en relación a la participación del partido, el tricolor tendrá sólo 26 por ciento de candidatos para disputar la Cámara Baja y si a ello se aplicar la expectativa de triunfo, es muy probable que su participación en la próxima Legislatura sea nuevamente marginal.

- Anuncio -

Si se considera, por ejemplo, la encuesta de Mitofsky realizada en el mes de diciembre, en la intención de voto por partido político, el PRI sólo obtendría el 10 por ciento de los sufragios, sumado a que el partido tricolor tiene una tasa de rechazo muy alta, ya que al menos 46 por ciento de los ciudadanos nunca votaría por ese partido, seguido por el PAN y el PRD con el 37 y 27 por ciento, respectivamente. En el caso de la intención del voto, la alianza PAN–PRI–PRD sólo alcanzaría el 19 por ciento de la votación, mientras que la alianza Morena–PVEM–PT lograría el 31 por ciento, es decir, el tricolor no tendría muchos triunfos electorales, ni solo ni acompañado. De hecho, el escenario podría convertirse en catastrófico, por eso no es casual que los actuales diputados federales estén exigiendo que en la negociaciones no queden fuera, algo que ya ocurrió, están excluidos, por lo que no habrá incentivos para inyectar recursos para las campañas.

Sobra decir que el escenario en la diputa por las gubernaturas tampoco es halagüeño, por lo menos en dos de ellas ya ha tirado la toalla, tanto en Querétaro como Chihuahua están pérdidas para el PRI, ahí ni siquiera fueron incluido para formar coalición con el PAN, entre otras cosas porque más que sumar su participación resta votos para el blanquiazul. En la negociación de las 15 gubernaturas en disputa en 11 irán en coalición PAN–PRI–PRD, en dos PRI–PRD y en dos irá solo, es el caso de Querétaro y Chihuahua.

Con los datos disponibles tampoco les irá nada bien, ya que tan sólo en San Luis Potosí no son competitivos. En Tlaxcala, según la misma empresa encuestadora, la intención del voto por partido político destaca que el PRI sólo obtendría el 12.6 por ciento de los votos y la intención del voto ya conformada la alianza les daría en total en esos momentos del estudio demoscópico el 26.2 por ciento de las preferencias, muy lejos de la votación que obtendría sólo Morena que sería de 36.7 por ciento, mientras que al conformar la alianza Morena–PVEM–Panal–PT–PES obtendría el 40 por ciento de las preferencias, sin incluir los votos del Panal y PEST, partidos locales. En el caso de los distritos federales, de los tres en disputa habría un candidato del PRI, otro del PAN y uno más del PRD, mientras que en el caso de los distritos locales en seis de los 15 habría coalición y el reparto sería: dos distritos para el PAN, uno el PRI, uno el PRD, uno el PS y uno el PAC, lo que implicaría que el tricolor competería únicamente en 10 distritos, dejando fuera a varios de sus militantes con posible influencia territorial. Por eso resulta interesante que en los 60 ayuntamientos en disputa en Tlaxcala, el PRI muy probablemente vaya solo para trata de dar cobertura a sus agremiados; sin embargo, habría que recordar que en la elección de presidentes municipales de 2016 sólo lograron 11 triunfos cuando decidieron competir sin formar coaliciones, es decir, sólo lograron el 18.33 por ciento de los municipios. De tal manera que de confirmarse las actuales tendencias electorales, el PRI perdería la gubernatura, no tendría garantizado ningún distrito electoral federal y en el caso del Congreso local y en los municipios, su participación nuevamente sería marginal. En los círculos nacionales y locales el reclamo a Alejandro Moreno es inevitable: ¿Qué ganó el PRI con la conformación de una coalición con sus supuestos acérrimos rivales? Al parecer muy poco. Ver para creer.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Quienes abusan del poder y se coluden con grupos privilegiados son traidores: Barbosa

Los integrantes de las instituciones gubernamentales deben ser leales a los principios, a las convicciones y al cumplimiento de la ley, de tal suerte...
- Anuncio -