Viernes, marzo 1, 2024

Las mujeres rurales y la alimentación en el mundo

Los días 15 y 16 de octubre son dos fechas importantes en el calendario internacional que están completamente relacionadas entre sí. El 15 se conmemora el Día Internacional de las Mujeres Rurales y el 16 el Día Mundial de la Alimentación. Como en otras ocasiones, se trata de motivos por los que en el fondo se confronta al sistema económico neoliberal global y, en particular, al modo de producción agroindustrial de alimentos que este sistema se afana por imponer en todos los países, México incluido, en el que, de acuerdo con información sistematizada por el Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración (ETC), se ha demostrado que “por cada dólar que se paga por un alimento industrializado se deben pagar otros dos dólares en daños ambientales y a la salud”, que “75 por ciento de los alimentos procesados son de dudoso valor nutricional”, y que “el costo de los daños que provoca la comida industrial equivale a cinco veces el gasto mundial en armas”.


Además de que, de acuerdo con la información brindada por el mismo grupo, la producción agroindustrial equivale solamente a los alimentos que consume el 30 por ciento de la población en el mundo, con la terrible situación de que, del 100 por ciento de las calorías que se producen en la cadena agroindustrial, sólo el 24 por ciento se destina al consumo humano.

Entonces, se puede ver claramente la relación entre los dos motivos que se conmemoran. Por una parte, la gran mayoría de las mujeres rurales participan de la forma campesina de producción en el mundo, que cubre hasta hoy la alimentación del 70 por ciento de la población mundial. Es decir que, hasta la fecha, aproximadamente 5 mil 500 millones de personas obtienen sus alimentos de la red alimentaria campesina, de la que casi en todos los países hasta el 77 por ciento de los cultivos y de la producción ganadera se consume en su mercado interno, salvo los de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos.

De acuerdo con el ETC, “entre 80 y 90 por ciento de las semillas campesinas se obtiene por intercambio o regalo, se selecciona del ciclo previo, o se compran localmente… Pero más importante todavía para la adaptación de la agricultura al cambio climático es el hecho de que los campesinos protegen y a menudo cruzan entre 50 mil y 60 mil variedades silvestres…”. Además, las familias campesinas “han domesticado al menos 34 especies de ganado, pero también siguen criando y reproduciendo más de 8 mil 774 razas poco comunes y han criado la mayoría de las razas comerciales empleadas en la actualidad”. Esta diversidad es asegurada por 640 millones de familias campesinas con ganadería de traspatio, 190 millones de pastoreo y mil millones que cultivan en áreas urbanas.

- Advertisement -

Y del mismo tamaño es la presencia en el mundo de las mujeres rurales, que componen hoy el 25 por ciento de la población mundial y el 22.2 por ciento de la población mexicana. Pero desgraciadamente, así como de importante es la producción campesina para la alimentación de casi todo el mundo, así de grave es la situación de las mujeres rurales. Tan sólo en México, según fuentes nacionales y de la ONU, seis de cada 10 viven en pobreza extrema; trabajan 89 horas a la semana (31 horas más que los hombres); sólo el 30.5 por ciento tiene secundaria completa; aunque el 22 por ciento es propietaria de tierras, aún así tienen acceso limitado a insumos, semillas, créditos y servicios de asesoría. De acuerdo con la información publicada sobre el programa Sembrando Vida, a pesar de que en sus objetivos afirma que se “impulsará la participación efectiva de mujeres…” y reconoce que las mujeres campesinas son las que colaboran “de forma sustantiva a la producción de alimentos, a la transformación, el resguardo de semillas criollas, el manejo ambiental, la comercialización, la preparación y conservación de alimentos”, de todas las personas participantes las mujeres representan sólo el 31.4 por ciento. En Tlaxcala, el problema se agrava porque el 44.6 por ciento de la población vive todavía en condiciones críticas laborales. Es decir, que 45 personas de cada 100 reciben un ingreso laboral inferior a lo que cuesta la canasta básica alimentaria.

¿Qué tendrá que pasar en nuestro estado y en el país entero para que se tomen decisiones claras que lleven a cambiar de fondo estas situaciones?

- Advertisement -

*Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local

 

 


- Anuncio -

Más noticias

Temas

Relacionadas

Participa la canciller Bárcena en VIII Cumbre de la Celac

La canciller Alicia Bárcena participa este viernes en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador en la VIII Cumbre...

Últimas