La mediación previene la violencia: Froylán

Froylán García es licenciado en Relaciones Internacionales, ha asistido a varios diplomados y seminarios en el área de mediación, y además hizo una especialidad en Australia sobre análisis de temas sociales. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Froylán García Medina afirma que la mediación es una alternativa para resolver un conflicto en una comunidad antes de que rebase la barrera de la violencia. Por eso, él decidió especializarse en esta área para capacitar a personas en el área de la prevención.

Actualmente él es el enlace del Centro de Seguridad Urbana y Prevención (Cesup) en la entidad. En charla con La Jornada de Oriente, Froylán comenta que falta picar piedra entre la ciudadanía para que adopte la mediación como una vía para dirimir una diferencia, contrario a lo que pasa en España o Chile donde esta práctica está más adaptada entre las comunidades.

Es licenciado en Relaciones Internacionales, ha asistido a varios diplomados y seminarios en el área de mediación, y además hizo una especialidad en Australia sobre análisis de temas sociales.


Este joven de 29 años de edad, nacido en Guanajuato menciona que “siempre me interesó la negociación, la vi desde una parte más adversarial. Para mi tesis, investigué la parte de negociación colaborativa, sobre todo hice mucho trabajo social y una de las cosas que noté en diversos lugares es que en las comunidades, sobre todo en Guerrero, la gente resuelve sus problemas fuera del Ministerio Público o de un juzgado, lo hacen entre ellos, con sus métodos tradicionales”.

Ha trabajado en diferentes organizaciones, en cada una de ellas muy cercano al tema de la mediación, “ahí me di cuenta que hay toda una serie de metodologías que te permiten solucionar problemas de todo tipo, por ejemplo los de los mega proyectos del gobierno o los laborales; la mediación es ponerse de acuerdo entre dos partes y si lo logras te das cuenta de que cambian mucho las cosas.

Froylán promueve el Taller Formación en Mediación Escolar de manera gratuita, el cual se impartirá  del 3 de noviembre al 9 de diciembre de este año. Refiere que Cesup se dedica desde hace varios años a la prevención de la violencia en comunidades de riesgo y con altos índices de violencia y delincuencia.

“Se hace mucho análisis del conflicto, muchas veces se cree que solucionar el conflicto es cuando se llega al acuerdo, pero muchas veces empieza por cambiar la historia, a veces traemos mitos y percepciones falsas, pero cuando se aclaran las cosas o se transforma la historia, entonces hay una solución al problema”, anota.

Desde su experiencia profesional, el primer paso para dirimir un conflicto es estar de acuerdo en cómo surgió el problema entre las partes antagónicas.

–¿Entonces estás convencido que la mediación es la mejor vía para resolver un conflicto?

–Estoy  convencido que la colaboración es la mejor vía para resolver un conflicto. No todas las cosas se pueden mediar, por ejemplo los delitos graves. Lo que me llama la atención de la mediación es que está basada en la voluntad de las partes, cuando una no quiere, no se va a poder, no es la panacea y eso también se debe aclarar.

Insiste que para que la mediación funcione es necesario pensar el conflicto de manera distinta, porque “en medio de tu enojo con la comunidad o con el vecino, si cambia tu forma de percibir la realidad y de cómo te relacionas con los demás, se da el primer paso para solucionar un problema añejo.

Agrega que Cesup impartirá el taller como parte de las acciones del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (Pronapred), el cual en nuestro estado se aplica en los municipios de Tlaxcala y Calpulalpan.

“En los municipios de Tlaxcala y Calpulalpan hemos notado que la violencia no se ha degradado a niveles que hay en otros lugares, ambas demarcaciones son pequeñas donde todavía hay una vida comunitaria que todavía se puede salvar. Hemos hecho diagnósticos en escuelas de Calpulalpan y vemos situaciones de riesgo, pero se están atendiendo. En Tlaxcala capital se busca tener más acceso a las escuelas para hacer un diagnóstico serio y ver cómo abordar los problemas de acoso escolar. En todas las escuelas hay acoso escolar de cualquier parte del país y hay que abrir espacios de mediación”.

Cita que en “la sociedad todos normalmente estamos formados en un ambiente competitivo y confrontativo, se nos enseña a ponernos duros con el otro y no se trata de eso, sino ponernos duros con los problemas. Una frase que resume varias cuestiones de Cesup es suave con las personas, duro con el problema, ya que no solemos hablar muchas cosas y optamos por minar las relaciones por la falta de diálogo para enfrentar una situación”.

Ejemplifica que ha visto casos de violencia que surgen porque la gente ponía la basura en la esquina y no se fijaba que eso molestaba a la dueña de la casa de enfrente, y lo grave es que son personas que todo el tiempo están juntas y eso mina el tejido social.

Puntualiza que hablar un problema no significa que la gente se grite, sino reflexionar juntos y entender a la otra persona. “Que la gente aprenda, ha habido casos en que la gente llega a la mediación, no se resuelve el problema en la primera sesión, pero a la segunda sí, después de años de no hablarse”.