La maestra de la estafa

Rosario Robles y Emilio Zebadúa no deben quedar impunes. Hay evidencia que se construyó un modus operandi para desviar recursos públicos en al menos dos secretarías de Estado: Sedesol y Sadatu. El caso de la Estafa Maestra ha sido documentado desde hace tiempo y los trabajos de investigación periodística de Animal Político fueron sustantivos para armar el rompecabezas de las operaciones ilícitas que se fraguaron en las secretarías donde la titular fue Rosario Robles y su fiel acompañante Emilio Zebadúa. Salvo que la Fiscalía General de la República cometa errores en el debido proceso, ambos deben ser juzgados por la vía penal y de confirmarse el ilícito deberán pagar con su permanencia en la cárcel.

En otro más de los escándalos de corrupción del sexenio de Enrique Peña Nieto, la Estafa Maestra, fue sin duda uno de los más llamativos, no sólo por los personajes ya mencionados, sino porque lamentablemente salieron a la luz pública una lista de universidades públicas que participaron en la Estafa, sin que a la fecha ningún rector de esas universidades haya sido juzgado por las prácticas ilícitas que se cometieron, sobra decir que la operación supuso proyectos, servicios, obras inexistentes y contratos con empresas fantasmas, que sólo pueden explicarse por el diseño de un plan estratégico, una serie de posibles cómplices y la creación de empresas fantasmas que sirvieron como medios de facturación ilegal. Ya desde el año 2018 hubo denuncias penales por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y es hasta este 2019 que al parecer hay hechos que evidencian que habrá proceso legal en firme.

En ese sentido, la principal responsable está citada el próximo 9 de agosto a comparecer, sin embargo, como muchos de los corruptos, ésta se ha amparado para evitar ser arrestada y dejar sin efecto por el momento una posible orden de aprehensión en su contra. Llama la atención que Rosario Robles insista, a través de sus abogados, que las acusaciones son falsas, cuando existen sendos expedientes que detallan la forma de operar de la Estafa Maestra; es casi inaudito sostener que la hoy citada nunca supo nada de nada y que las tranzas se hicieron a espaldas de la titular. Ese supuesto carece de validez cuando los mismos funcionarios que forman parte de la camarilla de Robles, son los mismos que estuvieron en las dos secretarías, así como el brazo derecho de ella, Emilio Zebadúa.


Pero el hilo conductor no termina con la ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México, es muy posible como se está documentando con el caso de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, que detrás de los atracos hay una cadena de personajes del más alto nivel, cuya ruta ubica a la casa presidencial del sexenio de Peña Nieto, así como a los ex titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray y José Antonio Meade Kuribreña, entre muchos personajes que hicieron del servicio público un botín de enriquecimiento personal. Todos de alguna manera u otra son cómplices de la Estafa Maestra, pues ésta fue un modus operandi que se ejecutó en varias secretarías, los montos ascienden a más de 7 mil millones de pesos. Veamos si la imputada se presenta para ser juzgada.

Sobra decir que los brazos operativos de menor nivel jerárquicos serán quienes pueden abrir la boca y empezar a aceptar su nivel de participación, pues éstos tienen menores recursos económicos y políticos para enfrentar a la justicia. Según la hipótesis de Animal Político, para abrir la cloaca además de lo documentado por la ASF, es necesario fincar responsabilidades administrativas y penales al personal de las áreas operativas que hicieron los convenios, contratos, supervisión de la ejecución de los proyectos y demás servicios.

Dado que es posible enjuiciar a Rosario Robles y a Emilio Zebadúa, es de esperarse que ellos tampoco se quedarán callados y empezará la ruptura, el deslinde de los de arriba y con los de abajo, la cacería no será producto de la Fiscalía General de la República, sino que ésta será propiciada por la ex secretaria y el ex oficial mayor; en ese mar de mentiras, saldrá a relucir la verdad de cómo, quiénes, para qué se orquestó la Estafa Maestra y si hay quien ordenó el saqueo a los pobres de México. Confiamos que habrá justicia y que la maestra de la estafa y su mayor cómplice estén en días de perder su libertad. Acabar con la impunidad.

Entre tanto, no hay recesión técnica, en cambio la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares, también publicada por el Inegi, muestra el deterioro del nivel de gasto de la población, sobre todo se mantiene las brechas entre entidades como la Ciudad de México y Nuevo León comparadas con Chiapas y Guerrero, los datos mantienen la brecha salarial tanto en población urbana y rural, como entre géneros. En términos generales, la población en México gasta muy poco en salud, ocupa el último lugar en la distribución, el problema se agudiza al revisar el gasto en esa materia entre ciudades. De hecho, esto hace necesario seguir insistiendo que el modelo económico de los gobiernos neoliberales fue un fracaso, eso dicen los datos o ¿habrá quien tenga otros datos? que defienda que en el sexenio de Peña Nieto las cosas iban mejor que ahora. Ver para creer.