Martes, agosto 9, 2022
- Anuncio -

La lucha por la narrativa. El Amlocentrismo

- Anuncio -

Relacionadas

No avanzan impugnaciones contra el proceso interno de Morena

Hoy en Las Reporteras que presenta la Jornada de Oriente: Mónica Camacho entrevista a Eudoxio Morales, exdiputado federal y aspirante...

Bloquean en Oaxaca a avícolas y porcícolas poblanas, empresarios temen pérdidas millonarias

Tehuacán. Avicultores y porcicultores de Puebla que tienen granjas en Oaxaca pidieron la intervención del gobernador de esa entidad, Alejandro...

Programa #79 – La trampa de las tarifas de los servicios hídricos concesionados en Puebla

Hoy en Las Disputa por el Agua que presenta la Jornada de Oriente: en la emisión de esta semana abordaremos...

Destacadas

Hasta dos años tarda identificación de osamentas por el Icifo, denuncia Voz de los Desaparecidos

La carencia de personal en el Instituto de Ciencias Forenses (Icifo) de la Fiscalía General del Estado de Puebla,...

Sale caro al PT infringir la ley; multas crean boquete de 31 mdp en sus finanzas

Las multas que ha acumulado el Partido del Trabajo (PT) en Puebla desde 2016 por irregularidades en el manejo...

Ayuntamiento les da 15 días a voceadores para dejar el Centro Histórico porque hacen “feas” las calles

El ayuntamiento capitalino, a través de la Dirección de Vía Pública,  pretende desalojar  al menos 20 voceadores del Centro...

No hay tiro. El éxito de AMLO y su efecto en Morena es que sigue ganando la narrativa entre los sectores populares y algunas clases medias, mientras las oposiciones y particularmente Va por México no tienen más que el discurso de odio que no les ha funcionado para atajar la amplia influencia política que goza el presidente y su movimiento que se ha traducido, entre otras cosas, en triunfos electorales desde 2018 a la fecha. La narrativa expresada en el proyecto alternativo de nación, cobijada por las frase de “Por el bien de todos, primeros los pobres, y la oposición está moralmente derrotada”, sigue siendo un enigma para los opositores que no han podido crear un discurso coherente y capaz de disputar el espacio público.

La lucha por la narrativa tiene su epicentro en la comunicación política llamada la mañanera, esta práctica del presidente única en el mundo es el instrumento más poderoso con que cuenta AMLO para generar agenda, influencia y reducir a la mínima expresión a las oposiciones. Analistas, como Hernán Gómez Bruera, sostienen que este fenómeno se le puede denominar Amlocentrismo, que significa que todo gira en función del líder y la figura presidencial, en ese espacio se ha reproducido con éxito la frase “la oposición está moralmente derrotada”, que fue utilizada en su primer informe de gobierno el 1 de septiembre de 2019. Ahí AMLO sostuvo: “la oposición no se ha podido constituir para que no se pueda crear una facción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos, están moralmente derrotados, afortunadamente; mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y están contentos, feliz, feliz, feliz”. La loza ha sido tan pesada que la oposición no ha podido tejer un discurso alterno y, por el contrario, los gobernantes de Morena han replicado una y otra vez la frase del presidente que impacta positivamente al movimiento. La narrativa de AMLO gana terreno.

El Amlocentrismo provoca entre las oposiciones y sus actores que antes de construir un proyecto de nación que sea capaz de competir, estén más ocupados en criticar, defenderse o de plano agredir al presidente; la oposición es reactiva y expresa su más profundo odio a prácticamente todo lo que diga AMLO. De hecho, no hay ninguna frase que hayan acuñado los opositores cuyo impacto ponga en duda la narrativa del presidente y, por el contrario, más tardan en emitir un mensaje ácido que éste se les regrese en negativos. Pues gran parte del problema es que la mayoría de las oposiciones no han podido descifrar o mínimamente comprender al político y a la persona que encarna al fenómeno político e histórico llamado AMLO y su amlomania. En ese sentido, hay cierto consenso entre los analistas, políticos y periodista que no son afines a Va por México  que la oposición no tiene proyecto y que estos últimos no se han detenido a conocer las entrañas del lopezobradorismo, caminan a la deriva, su desprecio y clasismo los ciega.

- Anuncio -

Aunado a lo anterior se suma que para grandes sectores de la población las oposiciones han centrado su guerra en señalar que el presidente y sus políticas son todas ellas regresivas o también denominada regresión autoritaria, pero ese juego de palabras se les revierte porque al parecer las oposiciones lo que pretenden es regresar al pasado de privilegios y corrupción que imperó en las últimas décadas, exigen visión de futuro de AMLO y ellos exigen que la ciudadanía les regrese el poder para restaurar el México corrupto. Ese es el tamaño de las contradicciones de una narrativa que no logra arrebatarle la agenda al presidente. Al menos no se observa una sola propuesta de avanzada que ponga en jaque el gobierno. Si se revisan los planteamientos de las oposiciones, gran parte de éstas se centran en regresar políticas, programas, recursos a las instituciones que fracasaron en sus objetivos, así es imposible que sean tomados en serio. ¿En verdad creen que los mexicanos queremos que regresen los malos  chicos de Peña Nieto, Felipe Calderón o los Chuchos del PRD?

Sin duda, la narrativa del odio no ha sido eficaz ante una narrativa incluyente, porque el odio en sí mismo queda en una burbuja al no contar con cimientos de un proyecto alterno. La disputa por el espacio público, hasta ahora, le favorece a AMLO y a la 4T, y el fracaso de colocar una narrativa poderosa ha tensado a Va por México que hoy está al  borde de su autodestrucción, es tanta su desesperación que ya se vive una guerra intestina en sus entrañas, su líder Carlos X., sigue poniendo pólvora, decir en público que se le deje de tener “asquito” a los partidos que las componen o publicar el reportaje de las prácticas de corrupción de Alito son muestras de la debacle de esa fallida alianza. Entre Judas se vean. Incluso, es tan deprimente lo que ocurre con las oposiciones que hasta los intelectuales orgánicos del viejo régimen, los periodistas pro Va por México y las mismas editoriales de medios contrarios al régimen, están torpedeando a ésta, al acusarla de que el crecimiento de la marea guinda radica en la incapacidad de la oposición de construir una narrativa alterna, el problema no es tan simple, porque la narrativa del presidente está muy por encima de sus detractores.

- Anuncio -

Ultimas

Bloquean en Oaxaca a avícolas y porcícolas poblanas, empresarios temen pérdidas millonarias

Tehuacán. Avicultores y porcicultores de Puebla que tienen granjas en Oaxaca pidieron la intervención del gobernador de esa entidad, Alejandro...
- Anuncio -
- Anuncio -