Domingo, agosto 7, 2022
- Anuncio -

Jardín etnobiológico. Diálogo de conocimientos y saberes.

Destacadas

Prepara gobierno decreto para multar a negocios que no respeten lineamientos contra Covid–19

El gobierno de Lorena Cuéllar Cisneros dará un enfoque totalmente diferente en la estrategia de atención y contención de...

Toma protesta Lorena Cuéllar a funcionarios del gabinete legal y ampliado

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros tomó protesta de ley a los integrantes de su gabinete legal y ampliado de...

Recibo un estado en condiciones desfavorables, reconoce Cuéllar al rendir protesta como gobernadora

“Recibo un estado en condiciones desfavorables por muchas circunstancias, la pandemia nos ha traído como consecuencia afectaciones a la...

Jardín etnobiológico de la UATx es un claro ejemplo del diálogo entre conocimiento científico y saberes populares. Desde hace años científicos y pobladores de algunas comunidades realizan la recolección de hongos, los clasifican, los exponen. Comparan los nombres, las propiedades, los usos y los consumen.

Una particularidad del mundo actual es la existencia de una multiplicidad de conocimientos y saberes. La diferencia es que el conocimiento se refiere al resultado del proceso de investigación científica. En tanto que los saberes son producto del aprendizaje en la práctica cotidiana.

En Tlaxcala, frente a la medicina alopática se reconoce la medicina homeopática y la naturopatía. El conocimiento popular de la medicina tradicional ha sido incorporado por las instituciones públicas de salud, al incluir, por ejemplo, a las parteras empíricas.

- Anuncio -

Para la atención de la psicopatología y las enfermedades psicosomáticas. Conviven con psicólogos y psicoterapeutas; chamanes, curanderos, brujas, espiritistas, adivinos, quirománticos, nigrománticos, etc.

En la economía el trueque es una práctica que se registra todos los sábados en la ribera del río Zahuapan. Por la tarde se intercambian productos sin que medie el dinero sino la equivalencia del valor producto por producto. Lo que permite que nadie se quede con excedentes y todos resuelvan necesidades básicas.

No admitir como verdadera cosa alguna.

La racionalidad científica que emerge con el mundo moderno divide el conocimiento entre aquel que es cotidiano -conocimiento popular- del que es producto de la racionalidad -conocimiento científico-. También hace la diferencia entre naturaleza -ciencias- y persona humana -humanidades- con lo que el conocimiento se reduce a cuantificar.

Descartes después de observar que sus conocimientos están sujetos a muchas reglas que enredan su ingenio. Decide ordenar el proceso del conocer a partir de cuatro supuestos: “El primero no admitir como verdadera cosa alguna, como no supieses con evidencia que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que lo que se presentase tan clara y distintamente a mi espíritu, que no hubiese ninguna ocasión de ponerlo en duda…

- Anuncio -

El segundo, dividir cada una de las dificultades que examinase en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución. El tercero, conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente hasta el conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente. Y por último hacer en todos unos recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales, que llegase a estar seguro de no omitir nada” (Los recursos del método, Espasa-Calpe, 2019).

Como apunta Boaventura de Sousa; “solo hay dos formas de conocimiento científico —las disciplinas formales de la lógica y de la matemática y las ciencias empíricas según el modelo mecanicista de las ciencias naturales— las ciencias sociales nacerán para ser empíricas”. Es por esta vía que el conocimiento científico rompe con el conocimiento de sentido común.

Rehabilitar el sentido común

En un discurso sobre las ciencias Boaventura Sousa afirma que: “La ciencia moderna se construye contra el sentido común que consideró superficial, ilusorio y falso. La ciencia posmoderna busca rehabilitar el sentido común por reconocer en esta forma de conocimiento algunas virtualidades para enriquecer nuestra relación con el mundo”. Porque:

a) hace coincidir causa e intención, le subyace una visión del mundo basada en la acción y en el principio de la creatividad y de la responsabilidad individuales.

b) es práctico y pragmático; se reproduce filtrado por las trayectorias y las experiencias de vida de un grupo social dado y en esa correspondencia se afirma viable y seguro.

c) es transparente y evidente; desconfía de la opacidad de los objetivos tecnológicos y del esoterismo del conocimiento en nombre del principio de igualdad de acceso al discurso, a la competencia cognitiva y a la competencia lingüística.

d) es superficial porque desdeña de las estructuras que están más allá de la conciencia, pero, por eso mismo, es eximio en captar la profundidad horizontal de las relaciones conscientes entre personas y entre personas y cosas.

e) es indisciplinar y a-metódico; no resulta de una práctica específicamente orientada a producir; se reproduce espontáneamente en el suceder cotidiano de la vida.

f) acepta lo que existe tal como existe; privilegia la acción que no produzca rupturas significativas en lo real y

g) es retórico y metafórico; no enseña, persuade.

Jardín etnobiológico Tlaxcallan

Rousseau se pregunta ¿El restablecimiento de las ciencias y de las artes ha contribuido a modificar o a corromper las costumbres? Su respuesta se encuentra en el “Discurso sobre las ciencias y las artes” (http://juango.es/files/discurso-sobre-las-ciencias-y-las-artes.pdf)

“Antes que el arte hubiese pulido nuestras maneras y nuestras pasiones adquirido un lenguaje afectado, nuestras costumbres eran rústicas pero naturales; y la diferencia de procedimientos revelaba a primera vista la de los caracteres. La naturaleza humana, en el fondo no era mejor, pero los hombres encontraban su seguridad en la facilidad de conocerse recíprocamente; y esta ventaja cuyo valor no conocemos ya, los alejaba de muchos vicios” (pág. 9)

Mientras que el gobierno y las leyes proveen a la seguridad y al bienestar de los hombres, las ciencias, las letras y las artes menos despóticas y quizás más poderosas, extienden guirnaldas de flores sobre las cadenas de hierro con que están cargados, ahogan en ellos el sentimiento de esa libertad original para la cual parecían haber nacido, les hacen amar su esclavitud y forman de ellos lo que se llama pueblo civilizado (p.8)

¿Hay alguna razón de peso para que sustituyamos el conocimiento vulgar que tenemos de la naturaleza y de la vida y que compartimos con los hombres y las mujeres de nuestra sociedad por el conocimiento científico producido por pocos e inaccesible a la mayoría? ¿Contribuirá la ciencia a disminuir el foso creciente en nuestra sociedad entre lo que se es y lo que se aparenta ser, el saber decir y el saber hacer, entre la teoría y la práctica?

El Jardín etnobiológico es una experiencia en la que se conjugan conocimientos y saberes. Es una apuesta por una forma diferente de aprender, de aprender a conocer y sobre todo de aprender a ser con los otros.

- Anuncio -
- Anuncio -

Más recientes

Registró Sesa 120 casos positivos y cero defunciones por Covid–19 el sábado

Los datos de la Secretaría de Salud (Sesa) registrados en la plataforma nacional del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de...
- Anuncio -