Domingo, abril 11, 2021

Recomendamos

Inside Job, la relación corrupta

-

-

- Anuncio -

Inside Job da muestra de la mezquindad de los dueños del capital financiero internacional y su complicidad con los gobiernos, cuyas consecuencias son mundiales. La voracidad del capital no tiene límites. La desigualdad económica y social de los países, regiones y espacios locales se puede explicar a partir de la relación corrupta entre el poder económico y el poder político, mientras a ese binomio no se le separe la posibilidad de generar una mejor distribución de la riqueza está condenada al fracaso y la pobreza seguirá siendo parte de la cotidianidad por más lamentable que esto signifique.

Inside Job es un documental que explica con detalle la crisis mundial de 2008, ésta que inició en los Estados Unidos y cuyo efecto fue mundial. Analiza el origen, la crisis y lo que sucedió después de ésta. Describe el papel de la clase económica pudiente y las redes de complicidad de la clase política al desnudar la férrea defensa del capital financiero y las instituciones como el Departamento del Tesoro, los bancos, las aseguradoras y las empresas calificadoras para nulificar los intentos de regulación económica de los servicios financieros.

- Anuncio -

Este documental da cuenta de cómo los grandes corporativos construyeron un plan de autodestrucción que les permitió ganar miles de millones de dólares a costa de la vulnerabilidad de amplios sectores de la población, cuya única intención era tener acceso al crédito financiero para adquirir una vivienda u otros bienes muebles e inmuebles. Si bien la crisis se centró en el sector inmobiliario, en realidad se expandió a otros sectores de la actividad económica. Llama la atención cómo los especialistas financieros tuvieron la inteligencia para crear valor a través de múltiples servicios, llamados derivados entre otros, crear instrumentos, empresas aseguradoras, conceptos abstractos y la compra de calificaciones tripe o doble AA de las famosas empresas calificadoras, éstas que avalaron el fraude, el saqueo irracional, al engañar a las personas sobre la rentabilidad de tal o cual empresas, lo que a la postre simuló un crecimiento en el valor de las acciones en las bolsas de todo el mundo.

Las ganancias eran y fueron brutales para los dueños, los operadores, los lobistas y desde luego los políticos, ya sean republicanos o demócratas, que recibieron millones de dólares para la competencia electoral o para sus fortunas individuales.

El documental también muestra el entramado de corrupción de bancos, empresas, instituciones; pero visibiliza el papel de los intelectuales, economistas de prestigiadas universidades, como Harvard, quienes fueron partícipes del monumental fraude, al legitimar con sendos estudios, informes, columnas y editoriales en medios como Financial Times, a cambio de transferencias millonarias, plumas de especialistas pagadas para justificar los movimientos financieros y avalar como se señaló el supuesto boom del sector financieros. El documental ofrece pruebas irrefutables de que la ciencia tiene precio y que ésta en más de una ocasión está al servicio del poder, contratos de asesoría o bien incluirse en las nóminas de las grandes firmas. Si los economistas tenían precio, también los políticos hacían lo propio al contener en el Congreso de los Estados Unidos los embates de los críticos del montaje del sector financiero. De hecho, el papel de los lobistas era precisamente cabildear en el Poder Legislativo y en la propia Casa Blanca para evitar a toda costa la regulación, fantasma que ponía en riesgo el jugoso negocio financiero e inmobiliario. Sobra decir que el modelo creado estaba diseñado para explotar, la autodestrucción era irremediable, pero a su paso había generado enormes fortunas. A la crisis de 2008 le siguieron dos soluciones: la primera, el rescate bancario por más de 700 mil millones de dólares por parte del Departamento del Tesoro y el Congreso de EU; la segunda, la nacionalización a través de la adquisición de bancos, empresas por parte del gobierno.

- Anuncio -

Pese a los enormes efectos mundiales de la crisis, el modelo económico neoliberal y el apuntalamiento del sector financiero no sufrieron cambios sustantivos. El propio Barack Obama; quien había sido un crítico del crecimiento desmesurado del sector durante la campaña presidencial, terminó ratificando o invitando a actores claves del engaño. El presidente de los Estados Unidos, tan vitoreado por la prensa nacional e internacional, nombró a los mismos corruptos que habían provocado el desastre mundial. La puerta giratoria no ha sido ningún invento imaginario, su práctica forma parte del entramado de corrupción entre la clase política y la clase económica.

De hecho, el documental de Inside Job debería ser visto por los millones de mexicanos que han sufrido las consecuencias de la relación corrupta entre los hombres del dinero y la clase política, quizás así puedan comprender que para que México pueda tener prosperidad se requiere acabar con el binomio maldito, no permitir los rescates financieros y regular aquellos sectores económicos que con el pretexto del libre mercado han saqueado a nuestra nación. Sobra decir que la puerta giratoria tiene como antecedente el eterno conflicto de intereses, mientras estos sigan incrustados en la burocracia, es muy probable que lejos de apoyar a los sectores más vulnerables, trabajen para amasar fortunas individuales y hacer más ricos a los corruptos de cuello blanco. De hecho, Inside Job puede ayudar para poner en duda a las empresas calificadoras como Fitch Ratings, Moody’s y Standard and Poor’s, Ver para creer.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Quienes abusan del poder y se coluden con grupos privilegiados son traidores: Barbosa

Los integrantes de las instituciones gubernamentales deben ser leales a los principios, a las convicciones y al cumplimiento de la ley, de tal suerte...
- Anuncio -