Martes, mayo 11, 2021

Haz tu propia mafia

Destacadas

Asegura Barbosa que su gobierno no interviene en la campaña y pide a ediles no desviar recursos

El gobierno del estado no está interviniendo en el proceso electoral, aseguró la mañana de ayer Luis Miguel Barbosa,...

Candidatos sufren amenazas, golpes y hasta secuestros durante las campañas

Desde amenazas de muerte, agresiones físicas, robo de vehículos y hasta secuestros, se han suscitado en contra de candidatos...

Por el 10 de mayo aumentaron hasta en 100 por ciento ventas en restaurantes de Tehuacán

Tehuacán. El festejo del Día de la Madre representó un aliento para los restauranteros de esta ciudad, ya que...

Vamos a ponernos serios.

Ahora que las mafias son perseguidas con desigual denuedo, es buen momento para que tú, aspirante a artista, escritor o lo que sea, tengas tu propia mafia.

Hace una semana hablamos sobre la corrupción en el Parnaso, una práctica casi desconocida entre los etéreos poetas y especies circunvecinas. Pero ellos también usan papel higiénico… a veces.

- Anuncio -

En México es larga la tradición de las capillas, cofradías, hermandades o mafias. Como se decía a propósito de los comunistas mexicanos, somos pocos, pero divididos. Y a mucha honra.

Entre sus numerosas y brillantes ideas, Octavio Paz se apunta la imagen del ogro filantrópico. En los tiempos monolíticos del Partido Único, había una “Trinidad secular”: el “Estado es el Capital, el Trabajo y el Partido”.

El Estado emanado de la Revolución de 1913 (recalco: la de 1913, no la fracasada de 1910) era, de acuerdo con Paz, uno más fuerte que el formado en el turbulento siglo XIX. Pero ese Estado posrevolucionario tenía veleidades de todo tipo. A ratos paternalista, a ratos autoritario, era/es una suerte de Mr. Hyde y Dr. Jekyll. Aprieta la cadena, pero pone la comida en la palma de la mano. Y de esa palma han (hemos) comido muchos.

Mea culpa.

Artistas e intelectuales fueron inmediatamente coptados una vez que se estabilizó el régimen revolucionario. Recibieron encargos diplomáticos (Paz es un buen ejemplo: era embajador en la India cuando el 68, cargo al que NO renunció del todo, según el inefable Gustavo Díaz Ordaz); se incorporaron a la democracia; recibieron prebendas… aunque no todos.

Por increíble que parezca, en México ha habido gente a prueba de cañonazos. Un ejemplo: José Revueltas. Visitante asiduo de Lecumberri, Revueltas nunca se doblegó.

Lo corriente ha sido exactamente lo contrario a lo que uno pensaría que deberían ser artistas e intelectuales. Han creado capillas, mafias que medran con el dinero público y también con el privado.

El halago es la kriptonita de poetas/artistas/intelectuales. Pocos, muy pocos tienen anticuerpos para resistir a las caravanas y las reverencias. La vanidad, la dulce vanidad, ha ocasionado más desafecciones y traiciones que cualquier otro pecado capital. Y de eso se ha valido el ogro filantrópico para controlar a la nomenklatura intelectual.

Por eso, para trascender en el Parnaso oficial, haz tu propia mafia. En primer lugar, hazte amigo de otros de tu estirpe. No muchos, pero tampoco pocos. Quizás cinco, tal vez seis sean suficientes.

Luego crea un producto artístico para vender: una revista, un movimiento, una academia. Hazte oír, aunque nada tengas que decir. Cuando llegues a ese nivel, lo recomendable es que infestes el circuito de premios y becas. Hazte jurado y concede galardones a tus sicarios; y después a la inversa.

Pero sobre todo, acércate al ogro filantrópico. Él sabrá qué hacer contigo y, sobre todo, qué darte.

Una vez que estés dentro del sistema, todo será coser y cantar. En Puebla puedes preguntar, si formas parte del círculo de poesía.

- Anuncio -

Ultimas

00:01:12

De mediana a alta la afluencia de comensales en restaurantes del Centro Histórico por 10 de mayo

De mediana a alta es la afluencia de comensales en los restaurantes del Centro Histórico para celebrar el 10...
- Anuncio -
- Anuncio -
- Anuncio -