Ha perdido la CROC fuerza por cierre de empresas: JHX

El dirigente local de la CROC, Justino Hernández aseguró que el sindicalismo ha cambiado en la atención a los trabajadores en los últimos 40 años en Tlaxcala. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

El secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Tlaxcala, Justino Hernández Xolocotzi reconoció que esta organización ha perdido fuerza por el cierre de empresas y, en consecuencia, la reducción en el número de agremiados en los últimos años.

Incluso, esta central obrera también ha visto mermada su presencia política, pues los dirigentes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) no los considera dentro de su estructura como lo establece los estatutos, ya que no se especifica qué organización debe ser, “pero podemos aportar mucho porque la fuerza política nos la da nuestros trabajadores, somos representativos en Huamantla, Apizaco, Tlaxcala, Xaloztoc, Cuapiaxtla, Zitlaltépec, Altzayanca y Amaxac de Guerrero”.

Lo anterior lo expuso Hernández Xolocotzi en entrevista para dar a conocer que el próximo domingo la CROC conmemorará el 40 aniversario de su fundación en Tlaxcala con un evento al que esperan congregar a 4 mil trabajadores en el auditorio Emilio Sánchez Piedras de la ciudad de Apizaco a partir de las 11 horas, en el que estará presente el dirigente nacional, Isaías González Cuevas.


El dirigente obrero mencionó que el sindicalismo ha cambiado en la atención a los trabajadores en los últimos 40 años en Tlaxcala, en las revisiones contractuales y en la labor social para ver los problemas que enfrenta el país en diversos rubros.

“El sindicalismo que nos ha inculcado nuestro líder nacional no es sólo ver el problema económico de los trabajadores, sino ayudar a ellos y a su familia”.

Hernández Xolocotzi recordó que hace 40 años las personas se incorporaban  a un sindicato para asegurar su salario, prestaciones, tiempo extra, seguridad social y vivienda, pero hoy la situación ha cambiado, los dirigentes sindicales ya no se pueden engañar a los trabajadores.

“Antes el sindicalismo se transformaba en ser represor incluso contra los propios trabajadores, la persona que reclamaba algo al líder, pues adiós y corría el riesgo hasta de que le pudiera pasar algo, recuerdo que las condiciones eran así. Hoy no, hoy se respeta la libertad de expresión y el reclamo de los agremiados”, recalcó el dirigente.

Respecto de su membrecía, dijo que la CROC en Tlaxcala ha perdido fuerza en los últimos años no porque los trabajadores hayan abandonado la organización, sino por el cierre de algunas empresas y la baja de la productividad. “En los año 2006 y 2007 éramos los número uno en el estado, de acuerdo con el padrón teníamos 13 mil 800 y hoy la verdad nos ha ido no tan bien y tenemos 8 mil 500 agremiados. En los 40 años de la CROC en Tlaxcala se ha transformado en un sindicalismo social”.