Domingo, abril 11, 2021

Recomendamos

Guadalupe–Reyes, inédito

-

-

- Anuncio -

Las celebraciones, festejos por el fin de 2020 e inicio de 2021 serán inéditos por motivos de la pandemia. Tanto en México como en todo el mundo, las fiestas decembrinas serán en su mayoría en confinamiento, con festejos virtuales, el famoso Guadalupe–Reyes que involucra a millones de mexicanos ha iniciado, pero a diferencia del pasado esta vez se esperaría que no haya festejos presenciales, compras multitudinarias y las cenas navideñas y de fin de año se reduzcan a grupos pequeños, donde se evite concentraciones masivas. El primer episodio se dio con la reducción de las peregrinaciones y el cierre de la basílica de Guadalupe en la Ciudad de México. Así inicia el maratón Guadalupe–Reyes, en la virtualidad, ante la incredulidad de muchos.

Todo lo inimaginable se observó en el año 2020: cierre de escuelas, oficinas de gobierno, empresas, deporte de masas, teatros, cines, museos, en general todas aquellas actividades no esenciales, cuya intención ha sido intentar mitigar la propagación de SARS–CoV–2; pese a las medidas el virus no ha podido ser contenido en la proporción deseada, muchos países lamentablemente están sufriendo los embates de la pandemia con la llegada del invierno, por ello no es casual el rebrote o el repunte de casos de contagios y aunque hay la esperanza que con la llegada de la vacuna se pueda dar la batalla al virus en mejores condiciones, la campaña de vacunación se llevará su tiempo. Resulta imposible que ésta se aplique de manera masiva, homogénea, para toda la población del mundo. De hecho, en estos días iniciará en algunos países la aplicación, pero aun con todos los esfuerzos de los gobiernos y de las empresas farmacéuticas, tendrán que pasar meses para que la mayoría estemos protegidos de esta enfermedad. Así se llega a los festejos decembrinos inéditos, sin vacuna y expuestos a contraer el virus, si no es que ya se han recuperado o han fallecido por la letalidad del Covid–19.

- Anuncio -

En ese sentido, para los mexicanos, las celebraciones y festejos forman para de su idiosincrasia y la temporada navideña es el pretexto ideal para conjugar fiesta, refrendar sus creencias religiosas, realizar compras masivas y demás eventos, llámese encendido del árbol, pastorelas, mañanitas a la virgen, preposadas, posadas, comidas de fin de año, misas de acción de gracias y celebraciones multitudinarias para recibir la navidad y el nuevo año. El Guadalupe–Reyes forma parte de una larga tradición que podrá compartirse o no, pero para un importante número de personas éste tiene un significado en sus vidas, por ello en esta temporada del año lo que abundan son los festejos, por una cosa u otra la fiesta está en muchos de los hogares, oficinas de gobierno, empresas y demás; sin embargo, en esta ocasión el significado y la fiesta tendrá matices también inimaginables, veremos brindis, cenas, eventos, posadas, pastorelas, todas ellas virtuales; aunque parezca extraño el festejo no podrá ser igual, será inédito y millones de mexicanos que no todos tendrán que tomar todas las medidas preventivas necesarias para evitar contagiarse.

Ya la iglesia católica, en coordinación con el gobierno de la Ciudad de México, ha puesto el ejemplo al cerrar las puertas a la basílica de Guadalupe, hecho que motivó a la cancelación de cientos de peregrinaciones de todo el país que cada año asisten a rendir culto, las imágenes son extraordinarias al ver el templo prácticamente desolado ante la mínima presencia de personas, las grandes concentraciones esta vez no fueron la nota, por el contrario ésta fue la ausencia de creyentes que por solidaridad o restricción tuvieron que seguir los eventos de conmemoración por las redes sociales. Está ocurriendo lo mismo con los festejos escolares, las comidas, desayunos o cenas en los centros de trabajo, donde la indicación es evitar festejos presenciales. Es posible que las posadas, por lo general, sean suspendidas y que las cenas navideñas y de fin de año se realicen de manera atípica.

Desde luego, habrá quienes celebren de la misma manera que en años anteriores, sin importarles contraer el virus, que decidan correr los riesgos antes de cancelar sus festejos. A ese sector de población deberíamos recordarles que su elección contraviene la solidaridad con quienes hoy en día están padeciendo la enfermedad o los que han tenido al interior de sus hogares sensibles fallecimientos de sus familiares o simplemente abonar para que el sector salud tenga capacidad de respuesta ante el crecimiento de los contagios. Si bien el Guadalupe–Reyes forma parte de nuestra idiosincrasia, es tiempo de mostrar que es preferible ser parte de los que han decidido celebrar de forma distinta a ser parte de las estadísticas de contagiados o fallecidos, es preferible abrazos virtuales que funerales virtuales, porque hasta esto último se modificó.

- Anuncio -

Entre tanto, el número de contagios en Tlaxcala repunta, en gran medida porque muchos tlaxcaltecas han tomado las calles de las ciudades. Resulta lamentable que la burocracia, el magisterio y jóvenes aprovechando que tienen permiso para no asistir de manera presencial, abarroten las plazas comerciales y parezca que se vive la fiesta de la pandemia, para varios sectores ésta significó la ampliación de las vacaciones, mientras que los que tienen la obligación de salir se exponen en mayor medida por la irresponsabilidad de los otros. Ver para creer.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Con 300 impugnaciones, buscan que Morena repita selección de candidatos en Puebla

La designación de candidatos en Morena enfrenta más de 300 impugnaciones tan sólo en Puebla, dio a conocer el consejero estatal Edson Armando Cortés...
- Anuncio -