Fuera lealtades partidistas

El análisis del total de ingresos ejercidos por el gobierno de Tlaxcala en 2018 arroja que 94 centavos de cada peso los destinó la Federación y sólo seis centavos los recaudó la administración estatal.

Este dato ubica a la administración de Marco Mena en una realidad en la que por ningún motivo puede perder el respaldo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya que cualquier proyecto de infraestructura o de desarrollo social requiere de la aportación de la Federación, si bien el mandatario estatal ha dicho que a pesar de las limitaciones en el Presupuesto de Egresos 2019 no se detendrá ninguna acción ni se recurrirá a la deuda pública.

“El gobernador Marco Mena y el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, nos han demostrado que aún con las dificultades naturales que conlleva la nueva correlación de fuerzas y por encima de antagonismos o lealtades partidistas, subyace en la mente de ellos una convicción profunda que tiene que ver con la prevalencia del interés superior del país y de Tlaxcala. Por esa convicción de ambos la vida institucional no se rompe, la vida institucional sigue y se hacen acuerdos mediante el diálogo y con pleno respeto al pacto federal, haciendo que Tlaxcala y el país crezcan”, expuso el titular del Sepuede, Florentino Domínguez Ordóñez, en el acto de conmemoración del CII aniversario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.


Es más, preguntó: “Si ellos están logrando acuerdos, qué esperan algunos de los seguidores de uno y de otro que no han asimilado que el pasado ya no está aquí y que ya no existe, hay que vivir el presente, el aquí y el ahora para construir el futuro en el aquí y en el ahora”.

Este mensaje del Profe., junto con el señalamiento de que la división de poderes jamás se determinó con fines partidistas o protagónicos, sin duda que fue directo para los diputados locales por el tema del presupuesto de este año, aderezado con el señalamiento de que Mena y AMLO sí han logrado ponerse de acuerdo por el bien de Tlaxcala.

Quizá a los vecinos del quinto patio no les importe este mensaje, pues siguen embriagados de un poder que les cayó del cielo, merced a la imagen de su distinguido visitante que ni los tomó en cuenta el pasado jueves.