Lunes, agosto 15, 2022
- Anuncio -

Espacio para otras voces

Destacadas

Prepara gobierno decreto para multar a negocios que no respeten lineamientos contra Covid–19

El gobierno de Lorena Cuéllar Cisneros dará un enfoque totalmente diferente en la estrategia de atención y contención de...

Toma protesta Lorena Cuéllar a funcionarios del gabinete legal y ampliado

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros tomó protesta de ley a los integrantes de su gabinete legal y ampliado de...

Recibo un estado en condiciones desfavorables, reconoce Cuéllar al rendir protesta como gobernadora

“Recibo un estado en condiciones desfavorables por muchas circunstancias, la pandemia nos ha traído como consecuencia afectaciones a la...

Siempre hay una oportunidad para que los sentires, las experiencias y las palabras contenidas, silenciadas, esas palabras nunca dichas, estén en la esfera pública y contravengan los discursos oficiales y complacientes.

Las verdades que sobre la realidad se han construido desde que la razón del humano alcanzó la escritura se han elaborado a través de glifos, petroglifos, tabletas de piedra, dibujos, pintura, escultura, después los libros, otros datos, encuestas, numerología, gráficas, multimedia, radios, las cada vez más inusuales televisiones y hoy por hoy las redes.

Históricamente las voces, casi siempre disonantes, han sido acalladas: los comunistas acallaron a los nazis, los nazis a los judíos, los israelitas a los musulmanes y los demócratas liberales a todos aquellos que se han opuesto a la promesa del libre mercado y la globalización. El presente no es la excepción, siempre hay voces a las que es necesario silenciar de los espacios, sea temporal o permanentemente, a veces diplomáticamente y otras al viejo estilo donde el protagonista es la muerte.

- Anuncio -

Cada periodo de tiempo en el mundo se reinventan las verdades, los paradigmas y los motivos que hacen a la gente creer, tener fe y, sobre todo, luchar por esa o esas ideologías o creencias inculcadas. Sin duda, las ideologías y creencias son un tema muy marginado, ya no está de moda ponerles atención, se asume que ya superamos la muerte de las ideologías. Tal parece que la apuesta de la democracia moderna es hilar sociedades amnésicas, desmemoriadas y desatendidas.

Los espacios para otras voces se restringen ante la crisis de las historias que estamos viviendo, ante la crisis de certezas, certidumbres y la pérdida de lo épico de la violencia, tal como lo describió Homero en la Ilíada. Hemos perdido la santificación de la violencia.

¿No es esa la temática de la película No Mires Arriba? En cómo es imposible imaginar una nueva ontología en la que la sociedad pueda habitar el mundo de una forma menos vulnerable. Acaso no nos expone la crisis del conocimiento, los paradigmas de verdad y la ciencia en esta era caracterizada por otra muerte racional ante el triunfo de la indiferencia y la frivolidad de los actores políticos y del mundo económico.

No Mires Arriba nos alerta también sobre la inconciencia sin límites y la idiotez moral, en la que todos casualmente somos inocentes y culpables a la vez. La película nos dice que nos estamos extinguiendo sin que nadie quiera ni pueda hacer nada al respecto para salvarse y salvar a los demás.

- Anuncio -

Esta era no es anómala, hay voces, como las de la película a las que se anhela callar, conocimientos que pretenden borrarse, cúmulos de ciencias inútiles enfrascadas en sus fracasos impuestos por los poderes políticos y económicos, entes y mentes pensantes hundidos en el más profundo de los silencios u olvido. Todas esas voces deben ser acalladas, marginarlas, desacreditarlas, sobreexponerlas y, después, someterlas a la más nefanda de las sornas públicas.

No es esta una de las mismas lógicas que como mexicanos experimentamos en cada uno de los espacios de pensamiento, difusión crítica o discernimiento. En la que las únicas narrativas deben emerger del Poder Ejecutivo, convirtiéndose la figura presidencial en su propio Hernán Cortés, ese que redacta y entrega a sus superiores y súbditos sus propias cartas de relación.

A pesar de ello, en México y el mundo no ha reinado del todo el silencio y la alienación. Eso es un aliciente, pues la historia ha revelado que fue así como nacieron y subsistieron las voces y las narrativas de Elias Canetti, Primo Levi, Jorge Semprún, Walter Bemjamin, Svetlana Alexiévich, Hanna Arendt, John Hersey y hasta las narrativas de Bernal Díaz del Castillo. Así lo ha escrito Enrique Díaz Álvarez en su libro intitulado: La palabra que aparece. El testimonio como acto de supervivencia.

Ante estas adversidades, comprobado está que siempre habrá una oportunidad para que los sentires, las experiencias y las palabras aparezcan y contravengan los discursos complacientes, nazca el testimonio y las otras narrativas disonantes, todo como un mero acto de supervivencia.

Ya lo sostuvo antes Homero: “ante la quiebra de la razón, la imaginación narrativa y la reparación de lo sensible”.

[email protected]

- Anuncio -
- Anuncio -

Más recientes

Secretaría de Bienestar estatal ha dirigido apoyos a más de 191 mil personas en cuatro meses

A cuatro meses de poner en marcha diversas acciones, la nueva Secretaría de Bienestar del estado ha invertido aproximadamente...
- Anuncio -