En Tlaxcala no ha sido necesario desplegar al total de elementos del Plan DN–III-E: Martínez

Con base en el Atlas de Riesgos de Tlaxcala, la 23 Zona Militar tiene identificados como focos rojos de contingencias las regiones de Calpulalpan, Natívitas, Tequexquitla, Huamantla y San Pablo del Monte, sin que estos “representen tanta problemática”, informó el segundo comandante del Segundo Regimentó Mecanizado, José Luis Martínez Fuentes, quien agregó que para atender algún desastre natural se dispone de mil 500 elementos en la entidad.

Este miércoles, la 23 Zona Militar hizo una presentación de la operación del Plan DN–III– E a los medios de comunicación, con el propósito de exponer cada uno de los módulos que entran en operación cuando se presenta alguna contingencia.

Martínez Fuentes expuso que en Tlaxcala no ha habido la necesidad de ocupar todo el agrupamiento de la Zona Militar, pues con una unidad, integrada por 500 elementos, ha sido suficiente para atender las necesidades en cuestión de ayuda a la población civil.


Sin embargo, dijo, las fuerzas castrenses están preparadas con el cuartel general de la 23 Zona Militar, con el Segundo Regimiento Mecanizado, con el Primer Regimiento Mecanizado y con el Quinto Regimiento de Caballería Motorizada, que hacen un total de mil 500 elementos, con vehículos, herramienta y material para atender una contingencia que se presente en el estado y si no fuera suficiente ese personal, como forma parte de la Sexta Región Militar se puede apoyar de la gente de Veracruz y de Puebla, y viceversa.

Detalló que la 23 Zona Militar cuenta con bases en Huamantla, Tlaxcala y Tequexquitla con un contingente de 30 elementos cada una para atender alguna eventualidad de manera inmediata.

Sobre el Atlas de Riesgos de Tlaxcala, dijo que se actualiza en el primer semestre de cada año y los focos rojos identificados son Natívitas y Calpulalpan por los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex); Terrenate, San Pablo del Monte y Huamantla por incendios forestales y Tequexquitla por inundaciones, “pero no va más allá de eso”.

El Atlas de Riesgo es información compartida con los municipios y el gobierno del estado, ya que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) forma parte del Sistema Nacional de Protección Civil.

“Afortunadamente el estado de Tlaxcala no presenta tanta problemática en el sentido de los focos rojos. El Plan DN–III–E significa defensa nacional, la tercera edición del plan y la E es el anexo de dicho plan. Este nombre no corresponde específicamente a nuestra realidad del día de hoy, pues cuando se elaboró correspondía a esa denominación y se dejó ese nombre porque ya la población civil, los medios de comunicación y las autoridades civiles lo tienen muy identificado. Además, este plan se ha implementado en las inundaciones, en los sismos de 1985 y 2017 en México, en desbordamientos de ríos, sequías e incendios forestales, pero ha tenido tanto éxito que se ha llevado a Estados Unidos, Guatemala, Haití y Chile”, detalló.

Mencionó que con este plan se han atendido a alrededor de 800 personas por los fenómenos de inundaciones e incendios forestales en Tlaxcala que afortunadamente han sido leves.

Respecto de la implementación del Plan DN–III–E en una zona de desastre, se establece un puesto de mando, un centro de transmisión de comunicaciones, un módulo de binomios canófilos para la búsqueda de personas y se organizan equipos, dependiendo del fenómeno a atacar como pueden ser incendios forestales o rescate de personas por inundaciones.

También se establece un equipo de seguridad, área de cocina, otra de administración de albergues y puestos de socorro, el apoyo se puede hacer del nivel que se requiera porque se tiene la capacidad para ello.

En el plan se siguen las fases de prevención, auxilio y recuperación. Cuando se cumplen estas tres entonces se entrega la administración de la contingencia a las autoridades civiles, puntualizó.