Viernes, agosto 19, 2022
- Anuncio -

El reto de asumir la visión de Cuenca

- Anuncio -

Relacionadas

Gobierno de Atlixco inicia instalación de semáforos que la ciudadanía solicitaba desde hace años para prevenir accidentes

La presidente municipal Ariadna Ayala dio arranque a la instalación de semáforos en dos de los principales accesos del...

Cornada

En la aprobación/reprobación de cuentas públicas, el Congreso aplica la máxima juarista:  “a los amigos, justicia y gracia. A...

El próximo mes esperan concretar el Clúster de Agave región Tehuacán

Tehuacán. Se tiene un avance importante en la consolidación del Clúster de Agave en esta región, mismo que surgió a...

Destacadas

Presentan tres ONG internacionales un recurso para apoyar lucha del pueblo maseual

En apoyo a la demanda del pueblo maseual de no ser consultado sobre tres concesiones mineras que ya fueron...

Reitera el pueblo maseual rechazo a la consulta sobre tres concesiones mineras

El pueblo maseual reiteró su rechazo a ser consultado sobre las concesiones “Atexcaco I”, “Atexcaco II” del grupo Ferrominero...

Iniciarán investigaciones contra Mario Marín para frenar su excarcelación: Barbosa

Sobre el caso Lydia Cacho, el gobernador Miguel Barbosa Huerta dijo que su administración iniciará investigaciones contra el exmandatario...

La visión de Cuenca es un asunto que ya alguna vez hemos referido en este espacio. Pero es necesario hacerlo de nuevo y las demás veces que se requiera, toda vez que la tendencia de atender los problemas de la contaminación y sus efectos en Tlaxcala va siendo la de mantenerse en una visión muy acotada de las posibilidades de acción para tratar de resolverlos.

Cuando hablamos de la Cuenca del Alto Atoyac, que es donde se encuentran la mayoría de los municipios de Tlaxcala, debemos tener claro que estamos refiriéndonos a una cuenca hidrográfica que forma parte de la gran cuenca del Balsas. Es decir, hablamos de un territorio cuyas aguas escurren desde las partes altas hasta llegar a un punto común desde el que sale el agua que fluye hacia otro lado. Así, las aguas de nuestra cuenca vienen de los volcanes y de la sierra de Tlaxco, se van uniendo para formar los ríos Atoyac, Xochiac y Zahuapan, que se juntan al sur, por el rumbo de Xicohtzinco, y luego van ya juntas hasta Valsequillo, recibiendo también la carga del Alseseca antes de llegar a la presa. Y bueno, una parte del reto que implica asumir la visión de Cuenca es éste, y sobre todo ahora que se habla tanto (otra vez) de estar cumpliendo con la Recomendación 10/2017 de la CNDH: el de hacer caso en verdad a lo que indica la Comisión en su documento y establecer acciones eficaces para toda la Cuenca, no sólo en y para los municipios que se incluyeron en la queja y que por eso mismo se integran luego como recomendados. Pero el reto es todavía más grande y difícil, porque implica superar la tendencia de considerar que al hablar de territorio cuando se define una Cuenca, aunque se le acote como hidrográfica, se están refiriendo sólo a las características físicas y ambientales que tiene el terreno.

Entonces, cuando se habla de territorio en el contexto de resolver sus problemas, se debe asumir el desafío de emprender la búsqueda de soluciones de manera integral. Es decir, por territorio debemos entender, como lo hacen, por ejemplo, las comunidades de Cuetzalan, en Puebla, y lo expresan en su Plan de Vida (página 70): “la casa de todos, donde convivimos, caminamos, nos alimentamos, nos relacionamos, nos reproducimos, enterramos a nuestros seres queridos, y todo lo hacemos de forma armoniosa.” Se incluyen ahí, las personas, la tierra, el aire, el fuego, las semillas, los animales, las plantas, los paisajes… Así, el reto está en no fragmentar sino en buscar soluciones integrales a través de acciones bien relacionadas, realmente complementarias unas de otras.

- Anuncio -

La problemática en la Cuenca del Alto Atoyac es multicausal y pluridimensional, eso lo sabemos, pero es una sola problemática socioambiental. Es decir, tiene que comprenderse en esa complejidad y, por lo mismo, buscar soluciones igualmente relacionadas y que poco a poco vayan resultando en acciones que incidan en el deterioro del ambiente, claro, pero también en sus causas y en la remediación y prevención de sus consecuencias. No se podrá avanzar si no se trabaja con la conciencia de que todo lo que se haga para mejorar o corregir una situación tiene que corresponderse con las acciones que se estén desarrollando para otra. Por ejemplo, no tiene caso pensar en limpiar el agua y el aire si no se hace algo también por evitar que las grandes empresas los sigan contaminando; puede intentarse mejorar la atención de las personas que sufren de enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas ya claramente con la contaminación industrial, como la insuficiencia renal y la leucemia, pero esto no servirá de mucho si no se trabaja también por evitar que las industrias sigan emitiendo y descargando los contaminantes que las potencian; se puede intentar que la población en la cuenca mejore su nutrición, pero no se logrará mayor cosa si no se trabaja también en reducir la tasa crítica laboral que sufrimos en Tlaxcala, si no se deja de ofrecer al estado como de tercera clase, con la mano de obra más barata, con las condiciones fiscales y ambientales más laxas en el país, sólo para atraer o mantener inversiones.

Así, pues, ¿se atreverá el gobierno estatal, más allá de sus discursos, a enfrentar el reto de trabajar de verdad con una visión de Cuenca? ¿Se atreverá a trabajar de manera integral asumiendo la relación que tienen el ambiente, la economía, el trabajo, la salud, la alimentación…, la defensa de la organización de las comunidades y su cultura?

*Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, A.C.

- Anuncio -

Ultimas

Gobierno de Atlixco inicia instalación de semáforos que la ciudadanía solicitaba desde hace años para prevenir accidentes

La presidente municipal Ariadna Ayala dio arranque a la instalación de semáforos en dos de los principales accesos del...
- Anuncio -
- Anuncio -