El CAP respalda protesta de ejidatarios contra la instalación de planta solar en Calpulalpan

6356 José Isabel Torres/ CAP

Congreso Agrario Permanente (CAP) se unió a la inconformidad de ejidatarios y ganaderos de Calpulalpan en contra de la construcción de la planta solar Nueva Xcala, por considerar que representa una entrega de tierras al capital extranjero.

Así lo informó José Isabel Juárez Torres, dirigente estatal de esta confederación, señaló que le “preocupa mucho que los viajes que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez realiza a otros países, sean solo para comprometer planes de desarrollo de inversiones transnacionales en la entidad tlaxcalteca.

“Nuestra solidaridad con todos los ejidatarios y gente afectada por la planta solar Nueva Xcala, donde están devastando mucho una superficie de casi 300 hectáreas por solo unos empleos tan escasos”.


Cuestionó que esta empresa “nada más” va a generar 300 empleos temporales durante la etapa de construcción y en la de operación solo 15 permanentes, “de acuerdo con información que se ha publicado en La Jornada de Oriente”.

Para el dirigente del CAP “realmente lo que están haciendo es estar entregando las tierras de nuestro estado y de nuestro país a la iniciativa privada extranjera”, como es en este con la empresa Engie, de procedencia francesa.

“No podemos quedarnos callados ante estas cosas, nosotros también le pedimos al presidente de la República que atienda a estas personas de Calpulalpan que se manifestaron el pasado martes durante su visita al estado, para darle a conocer la situación por la que pasan debido a la instalación de paneles solares”.

Juárez Torres respondió que por ahora no tienen conocimiento de casos similares, pero que en algún momento tuvo conocimiento de problemas de campesinos de Tlaxco, debido al proyecto de Puerto Seco, en la región norte del estado.

“El problema es que son pactos leoninos en los que todo es para los que vienen a invertir y nada para el país. Eso es lo que nos inquieta a las organizaciones campesinas”, indicó.

Confió en que el presidente Andrés Manuel López Obrador “y sus funcionarios, estén atentos al desarrollo de esos conflictos que se suscitan en Tlaxcala y que no nos desampare a la gente del campo”.

El representante concluyó que el CAP reprueba que para la renta de tierras ejidales se hayan realizado asambleas “amañadas” y que cada ejidatario solo reciba siete mil 500 pesos anuales por arrendamiento, como lo han denunciado algunos agricultores afectados.