Lunes, agosto 15, 2022
- Anuncio -

Disparo a los relojes

Destacadas

Prepara gobierno decreto para multar a negocios que no respeten lineamientos contra Covid–19

El gobierno de Lorena Cuéllar Cisneros dará un enfoque totalmente diferente en la estrategia de atención y contención de...

Toma protesta Lorena Cuéllar a funcionarios del gabinete legal y ampliado

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros tomó protesta de ley a los integrantes de su gabinete legal y ampliado de...

Recibo un estado en condiciones desfavorables, reconoce Cuéllar al rendir protesta como gobernadora

“Recibo un estado en condiciones desfavorables por muchas circunstancias, la pandemia nos ha traído como consecuencia afectaciones a la...

Hay tiempos en que los pensadores o filósofos denominados clásicos resurgen con más bríos, hoy por hoy, en el mundo de las ideas, uno de los presupuestos más sugerentes para meditar, al menos, el presente mexicano, es el de Redención de Walter Benjamin. Particularmente, la redención civil.

Para Benjamin, la redención civil es la posibilidad de detener el tiempo que se asume como algo progresivo, lineal. Benjamin convoca a disparar a los relojes, romper con la idea del tiempo homogéneo, esa idea de que el futuro es siempre prometedor, que es el progreso total y la última modernidad. Aunque en realidad, el futuro, dijo Benjamin, no es más que una acumulación de catástrofes: expropiación, violencias, saqueos, explotación humana y natural.

La metáfora del disparo a los relojes explica el momento exacto de la redención, es el momento mesiánico de detener el tiempo, no de manera mecánica, sino matemáticamente, el tiempo que medimos cuantitativamente.

- Anuncio -

La redención llega cuando la bestia brinca y rompe la autopista de la cotidianidad del mundo, de las personas. Explota en pedazos la continuidad de la historia.

Los que disparan a los relojes son los actores que tomaron conciencia del pasado y toman medidas para cambiar el futuro, son como esa bestia que salta, son el relámpago en la noche que produce la ruptura con la perspectiva del tiempo, son esos actores que cepillan la historia a contrapelo. Esos actores son los que alcanzan la redención porque hacen posible imaginar otra ideal del tiempo, construyen un horizonte de posibilidades para el futuro.

La redención es no delegar el cambio a las generaciones venideras y conformarse con lo que se tiene dispuesto para vivir o mal vivir en el presente, es asumir la responsabilidad de romper la historia, tener conciencia que el pasado ha sido opresión y que el futuro seguirá siendo una catástrofe. La redención es poner los cimientos de la utopía de un cambio radical.

La utopía debe crearse a partir de una lucha política, resistir los embates del tiempo marcado por los relojes y romperlos para crear otro tiempo, otro horizonte, otra realidad. Los actores de esa utopía deben crear una idea diferente de tiempo, deben formular la concepción del tiempo mesiánico, el pueblo debe sentirse feliz con esa nueva perspectiva del tiempo, deben saber que vive el momento exacto en el que llegará el nuevo mesías. Ellos son esa débil fuerza mesiánica, ellos hacen la tarea redentora.

- Anuncio -

Para los hacedores de la revolución y los cambios es la redención, es un estatuto cuasi teológico, esos actores son los que han clausurado el sufrimiento del pasado y cancelan el sufrimiento en el futuro, ellos redimen a todas las víctimas de los pasados, presentes y futuros catastróficos.

Esos actores deben actuar en su presente como un mesías, pues ellos construyeron otra verdad histórica, la verdad de los siempre oprimidos, ellos deben construir otra moral, otra ética diferenciada.

Los oprimidos deben saber que su presente es la felicidad, deben alcanzar la felicidad, poseerla porque ha llegado su mesías, la felicidad es el corazón de la redención. El pueblo debe saber que él es el encargado de redimir a los subalternos y a las víctimas del pasado y asegurarse que ellos son los constructores de un futuro no catastrófico.

El mesías debe asegurarse de crear una narrativa en la que se rompa el presente y el futuro como catástrofe, de romper la idea de futuro como expropiación, violencias, saqueos, explotación humana y natural. El mesías sabe que ese es el momento culmen de la redención.

¿Entonces vivimos una revolución como redención con el pasado, el presente y el futuro tal como lo sugería Benjamín o asistimos a un mesianismo hueco, productor de presencia, contemplamos nada más un cuerpo místico que inventa su propia redención?

[email protected]

- Anuncio -
- Anuncio -

Más recientes

Secretaría de Bienestar estatal ha dirigido apoyos a más de 191 mil personas en cuatro meses

A cuatro meses de poner en marcha diversas acciones, la nueva Secretaría de Bienestar del estado ha invertido aproximadamente...
- Anuncio -