DESAPARECERÁN LOS ESTÍMULOS A PROFESORES UNIVERSITARIOS

Desaparecerán los estímulos

Desaparecerán los estímulos a profesores universitarios. En la década de los 90s, la XXIII asamblea de la ANUIES reconoce que el 90 por ciento de las funciones de la Universidad se concentran en docencia.

Se considera que, una vez establecida la formación de profesionales como la finalidad de la docencia. Hay que considerar de modo articulado los elementos que en ella intervienen: los profesores, los estudiantes, los programas y los planes de estudio.

Se reconoce que “la disminución real del salario del personal académico. Aún en términos relativos respecto a los salarios comunes en otros sectores y, especialmente, respecto a los salarios que otros profesionales reciben en dependencias del Estado o en la iniciativa privada”


Por lo que se crea el Programa Nacional de Estímulos y Reconocimientos al Personal Académico. Que actualmente son dos programas: de carrera docente y el de desarrollo profesional docente.

Los estímulos se otorgan a un mínimo del 30 por ciento de los profesores de carrera. Que son evaluados en cuatro áreas de desempeño: Clases frente a grupo, tutoría, investigación y gestión. Los resultados permiten a acceder  a estímulos anuales equivalentes entre uno y 14 salarios mínimos.

Es un sistema análogo al que se otorga a los investigadores a través del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y a los artistas vía el Sistema Nacional de Creadores (SNC).

Los recursos para estos programas formaban parte de los presupuestos extraordinarios otorgados por fondos específicos de la Secretaría de Educación Pública que entre 2015 y 2021 se reducen al 2 por ciento en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF/2021).

Toca a los profesores universitarios alinearse con la austeridad república. Porque las universidades públicas difícilmente contarán con recursos propios para mantener los estímulos.