Cornada

A raíz del temblor de 1985, Tlaxcala se convierte en un santuario para muchos capitalinos