Comunidades han entendido la importancia del patrimonio histórico en la entidad, asegura INAH

La reparación de los 134 templos dañados por el sismo de 2017 ha permitido a las comunidades tomar conciencia sobre la importancia del patrimonio histórico que posee la entidad, pues los trabajos no son similares a los que se requieren para la construcción de una casa nueva, apuntó el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Centro Tlaxcala, José Vicente de la Cruz Herrera.

Indicó que si bien al principio del proceso de restauración de esos inmuebles históricos se generó una especie de efervescencia en las comunidades y entre las autoridades eclesiásticas por la conclusión de las obras, ahora esos sectores saben la dificultad a la que se enfrentan los especialistas para realizar los trabajos con pleno respeto a los elementos y tipologías originales.

Aunque la intervención de los 134 templos afectados por el sismo de 2017 inició prácticamente ese mismo año, aún faltan 30 por ser atendidos; este retraso en los trabajos, que se agudizó por la contingencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 que tuvo lugar de marzo a julio de este año, generó inquietud en las comunidades y entre las autoridades eclesiásticas.


Sin embargo, De la Rosa Herrera aseguró que tanto él como su equipo de trabajo se sienten tranquilos “porque la gente está viendo que se está trabajando y, yo diría que hay mucho entusiasmo”.

“Lo importante, y así lo hemos dialogado con las autoridades eclesiásticas, civiles y las comunidades, es que hemos logrado comunicar la importancia del patrimonio, lo complejo que es intervenir arquitectónicamente con materiales de construcción y mano de obra lo que es el patrimonio histórico, pues no es lo mismo que hacer una casa nueva, como echar una loza y todo rapidísimo, y las comunidades lo han entendido”, destacó.

“Había una cierta efervescencia en las comunidades (respecto del patrimonio histórico), pero ahora tenemos la comprensión de todos esos actores sociales y han comprendido que vamos caminando bien y la intención es que lleguemos a buen puerto”.

El funcionario federal recordó que para las obras de restauración y reparación de los 134 templos dañados, se estableció un techo presupuestal de 179 millones de pesos, de los que se han aplicado, desde 2018 a la fecha, poco más de 45 millones de pesos, por lo que el instituto cuenta con los recursos suficientes para concluir los trabajos. 

Garantizó que en el transcurso del próximo año quedará concluida la restauración de los templos restantes, pues “con el ritmo que llevamos y con el equipo humano que tenemos, que es muy eficiente, y como se están dando las autorizaciones a nivel central sí tenemos contemplado concluir este paquete de 30 acciones en 2021”.