Cobija Mena a perdedores

Los nombramientos realizados por el gobernador Marco Mena dejan como lectura el cobijo que da a los candidatos perdedores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los comicios de este año y el cumplimiento de pagos de carácter político en otros casos.

No debe extrañar que Anabel Alvarado Varela y Florentino Domínguez Ordóñez encuentren el cobijo del gobernador Marco Mena, pues al fracasar en su intento por llegar al Senado, no había otra opción que incorporarlos a la administración estatal en cargos de segundo nivel después de que ambos fueron los segundos de a bordo en el gabinete menista.

Sobre ambos pesa la falta de resultados al frente de la Secretaría de Gobierno (Segob) y después en el ámbito electoral, por lo que en esta tercera oportunidad tendrán que demostrar a su jefe que son capaces de cumplir con la tarea encomendada, sobre todo para el Profe., que tendrá a su cargo el tema de empleo, uno de los tres ejes prioritarios de Marco Mena.


En el caso de Enrique Padilla Sánchez no debe sorprender su inclusión en el gobierno, pues un secreto a voces desde antes de concluir la LXII Legislatura es que a los ahora ex diputados locales se les buscará cobijo en la administración estatal. El primer protegido fue Arnulfo Arévalo Lara con su nombramiento como enlace entre el Poder Ejecutivo y el Congreso, ahora es Padilla Sánchez al frente de la Universidad Politécnica de Tlaxcala, pero falta ver qué ocurre con Mariano González Aguirre, Eréndira Cova Brindis e Ignacio Ramírez Sánchez, entre otros ex congresistas.

Respecto del pago de favores políticos, Narciso Xicohténcatl Rojas es un ejemplo de que se acabó el compromiso con él, mientras que con Luis Vargas González se optó por mantenerlo en el gobierno, pero ahora al frente del Cecyte y lo mismo con José Luis González Cuéllar que pasa del Cecyte a la Universidad Tecnológica.

Habrá que ver si Marco Mena opta por refrescar más áreas en su gabinete en busca de proteger a quienes le han servido desde otros espacios a pesar de no entregarle los resultados esperados.