Celebra diócesis de Tlaxcala los 500 años de la primera misa en la entidad: obispo

El obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino informó que desde noviembre pasado anunció un año jubilar para conmemorar los 500 años de la celebración de la primera misa en la entidad, motivo por el que todas las homilías que se realizan en la entidad son en este marco.

Como parte de esa celebración, dio a conocer que el papa Francisco I concedió a la entidad “gracias especiales”, las cuales se mantendrán vigentes hasta que concluya el año jubilar, que será el próximo 12 de noviembre, con la peregrinación que haga la diócesis de Tlaxcala a la Basílica de Guadalupe.

Aclaró que en el caso de la iglesia, las actividades conmemorativas son por la entrada hace 500 años de la fe católica. De acuerdo con historiadores, la primera misa celebrada en la entidad fue el 23 de septiembre de 1519 a cargo del presbítero Juan Díaz; si bien la primera homilía en tierras mexicanas tuvo lugar en Chetumal el 6 de mayo de ese año.


“Desde noviembre del año pasado, anunciamos un año jubilar. En el día de la peregrinación de la Basílica de Guadalupe, cuando fuimos toda la diócesis, al final de la misa yo anuncié abro un año jubilar, proclamo un año jubilar porque nosotros lo vemos desde el punto de vista de que llega la fe a nuestra tierra”, recordó el obispo.

Entonces, abundó, “la primera misa celebrada en nuestra tierra es en 1519 y esto es motivo de dar gracias a dios. Nosotros lo estamos viviendo desde el nivel eucarístico, hay dos mesas, la mesa de la palabra y la mesa de la eucaristía y es lo que estamos celebrando desde el mes de noviembre”.

Informó que en las comunidades donde ha acudido a oficiar misas, ha recordado a la población que este año se celebran cinco siglos de evangelización y que los historiadores dicen que cuando se celebró la primera misa hubo tres elementos, un altar, una cruz y la presencia de nuestra señora.

“Un altar, la mesa de la palabra y para de celebrar la eucaristía, una cruz, el símbolo de la pascua de Jesús, y la presencia de María que nos ha acompañado en toda nuestra historia de evangelización, que no nos imaginamos nuestro caminar sin la presencia de María”, expuso el jerarca católico en la entidad.

“Entonces, nosotros estamos celebrando un año jubilar en el que nuestro santo padre nos ha concedido gracias especiales con motivo de este año, la indulgencia plenaria que va a durar hasta el día en que se clausure el año jubilar que va a ser en la misma Basílica de Guadalupe, con la misma peregrinación diocesana. Nosotros comenzamos en noviembre la conmemoración de los 500 años y concluirá el 12 de noviembre”.