Lunes, junio 21, 2021

Recomendamos

Cárteles de la droga desplazan a proxenetas en el delito de trata de mujeres y niñas: CATW-LAC

-

-

- Anuncio -

Los cárteles de la droga se han cruzado y van desplazando a los tratantes de mujeres y niñas con fines de explotación sexual; tan solo de los asuntos que la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATW-LAC) defiende, en 40 por ciento los proxenetas son tlaxcaltecas y en 60 restante son narcotraficantes,  aseveró Teresa Ulloa Ziáurriz, directora regional de esta organización civil.

“Los casos siguen multiplicándose, tenemos varios nuevos, inclusive ya rescatadas en Nueva York, creemos que es un buen momento para incidir en la construcción del programa nacional y estatal contra” este delito, expuso en entrevista durante su asistencia a un foro celebrado en el estado en torno a esta problemática, organizado por el Centro Fray Julián Garcés, Derechos Humanos y Desarrollo Local A.C.

- Anuncio -

Una parte que contribuye a la prevención es la difusión de las sentencias “porque ya logramos algunas de cadena perpetua y de reparaciones del daño, conseguimos tres sanciones muy altas, de un millón 200 mil dólares en uno de los asuntos, de una víctima que es de Puebla y los tres proxenetas son de Tlaxcala”.

Tenemos muchas víctimas de la Sierra Norte de Puebla y –acentuó- ahora se multiplica el número de las de la Sierra Gorda de Querétaro; “el problema es que siempre los tratantes son más inteligentes y hábiles que uno, tienen manera de irnos burlando”.

Refirió que con el nuevo marco legal se va a empezar a ejecutar la sanción de esa sentencia en México, por lo que el paso a dar es la homologación “para que sea vigente allá y acá; pues generalmente los tratantes no tienen propiedades en Estados Unidos ni dinero en bancos, todo se viene para acá, por eso debe ejecutarse aquí”.

- Anuncio -

Ulloa Ziáurriz abundó que la CATW-LAC empieza a trabajar en cada caso desde la búsqueda, porque –indicó- se nos ha cruzado el secuestro; privan de la libertad a las víctimas, cobran el rescate y luego las explotan sexualmente.

“Se nos atravesó la delincuencia organizada, porque algunos de los grupos (de tratantes) comenzaron a hacer alianzas con los cárteles y estos los desplazaron y se quedaron operando el negocio”, enfatizó.

La defensora que lleva más de 40 años en la lucha contra el tráfico de violencia cometida hacia mujeres y niñas, señaló que la CATW-LAC representa a alrededor de 330 casos; de estos, 100 se litigan con el sistema penal tradicional y actualmente se encuentran en la integración de la averiguación. Otros 20 –anotó- corresponden a desaparecidas en Tlaxcala, entre ellas niñas; también tenemos de feminicidio en este estado.  En casi 40 por ciento del total (en 120) los tratantes son tlaxcaltecas; el porcentaje restante son de cárteles.

-Se ha señalado que hay interés de cárteles de ingresar al estado de Tlaxcala, lo que podría agravar la situación.

-Sí. Es lo que ha pasado en Chiapas, por ejemplo, donde no vemos que estén operando abiertamente. La Comisión Binacional de Salud en la frontera en Tijuana, en San Diego, hizo una investigación y de mil mujeres entrevistadas, 600 eran indígenas, se fueron como niñas-esposas y llegaron como madres adolescentes.

Otro problema es el de usos y costumbres, pues muchos de los tratantes de Tlaxcala se van para Tijuana, donde venden a las niñas; “se necesitaría que entiendan que el uso y la costumbre no pueden estar por encima de los derechos humanos de nadie y que ellas no son artículo de compra. La práctica del pago de la novia se ha revertido”.

-¿En cuánto las venden?.

-Depende, llegan a ofrecerlas desde cinco mil a 15 mil pesos, aparte el que las va a comprar o supuestamente se casa con ellas, tiene que poner los cartones de cerveza, las rejas de refresco, el pan, la carne, etcétera.

-En Tlaxcala se justifica el problema de trata al atribuirlo como un asunto cultural, de costumbres, difícil de erradicar.

-Pues si se están violando los derechos humanos de mujeres y niñas, cada vez más chiquitas (de edad), yo creo que se tiene que erradicar entre todos, en los lugares de origen, de tránsito, de destino, de dónde salen los tratantes, de dónde están radicando.

“Si hubiera de verdad voluntad política, nos iríamos a reformas estructurales que pasan por los cambios culturales, económicos, etcétera”, declaró a La Jornada de Oriente.

-¿Hay o hubo autoridades o ex autoridades tlaxcaltecas involucradas en alguno de los casos que usted lleva?.

-No lo hemos podido probar. Recuerdo que cuando entraron a hacer el cateo a la casa de Texis Salazar, el (proxeneta) más famoso de San Luis Teolocholco, este se brincó la barda en ese momento, pero dejó el teléfono encima de la mesa y se encontró que tenía (registrado) el (número de) teléfono del gobernador (Mariano González Zarur) y de la procuradora Alicia Fragoso. Eso está en los hallazgos”.

Sin embargo, puntualizó que no podría señalar que esos funcionarios brindaban protección a ese delincuente ni que estuvieran vinculados al negocio de la trata, “lo cierto es –añadió- que todo el sexenio anterior casi no se hizo nada por detener” este ilícito.

La activista, reconocida y premiada por su labor en pro de las niñas y mujeres en América Latina, comentó que la CATW-LAC también intenta defender a una víctima que los proxenetas se llevaron a Estados Unidos y cuya hermana le demandó la patria potestad del hijo que se quedó en México.

En entrevista por separado en ese mismo foro, Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México (ONU-DH), prefirió no realizar comparaciones entre entidades federativas, al abordar la situación de Tlaxcala desde la categoría con la que ha sido catalogada: “cuna” de proxenetas.

“Lo que sí puedo decir es que México tiene un tremendo problema de trata de personas que es un verdadero flagelo que no está reconocido como la verdadera tragedia que representa, aquella que se puede ver desde la perspectiva del derecho penal como delito, pero también desde la de una situación que afecta muchos derechos humanos” mediante la privación de la libertad, la tortura y tratos inhumanos o degradantes y en muchos casos la vida.

Sabemos también –subrayó- del fuerte vínculo entre la trata y la desaparición de mujeres y niñas; tenemos un gran desafío, principalmente el Estado mexicano porque tiene la obligación; pero podemos incluirnos todos, organizaciones internacionales, sociedad civil, periodistas y la sociedad en general.

Ese reto es el de cambiar la opinión pública para dejar de estigmatizar a las propias víctimas y dejar de culparlas y de invisibilizar el tema y la dimensión; “tenemos que incrementar el conocimiento y la consciencia en esto”.

En la nueva administración (del gobierno federal) es algo que se tiene que impulsar y la ONU-DH está dispuesta a cooperar con todas las instituciones para que mejoren su actuación tanto en la búsqueda como en la investigación del delito, en la protección y atención a víctimas así como en la prevención.

“El tamaño del desafío no es lo que las estadísticas dicen, porque solo muestran la proverbial punta del iceberg. Según información de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, hubo 150 hombres y 70 mujeres sentenciados por trata en 2016, eso sin duda no muestra la dimensión del problema que es muchísimo más grande”.

Por qué no se sabe –inquirió-, porque no se denuncia, por problemas metodológicos en el registro  de estas denuncias o de cómo son calificados los delitos, “sobre todo la impunidad que tenemos, estamos convencidos que es resultado de fuertes intereses económicos y políticos que protegen a los perpetradores de trata y eso sí es algo que en una sociedad avanzada del siglo XXI no se puede permitir”.

Reconoció que no hay una medida milagrosa y sencilla para fortalecer esa metodología, por lo que insistió en que esta nueva administración federal debe realizar un diagnóstico de lo que funcionó y no en el sexenio pasado. “Es clarísimo que el desafío sigue”.

Los avances han sido “muy pequeños”, se necesita mejorar y por mucho en todas las dimensiones de la actuación del Estado, a nivel federal y entidades federativas, incluso donde tenemos ya el conocimiento del tamaño del problema como es en Tlaxcala y otras. México debe tomar en serio la observancia de las recomendaciones emitidas por organismos internacionales en la materia.

En los últimos años el grado de cumplimiento fue bastante formal, pero hay que implementar verdaderamente políticas públicas eficaces que van a poder cambiar la realidad de mexicanos y mexicanas, expuso.

Sin embargo, insistió en que en estos trabajos se debe vincular a la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, con un enfoque de género. Además, consideró que la transformación de la Procuraduría General de la República a Fiscalía (FGR) no solo debe quedar en nombre sino en un cambio de filosofía, actitud y de resultados, pues por mucho tiempo la entonces PGR fue percibida como parte del problema de la impunidad en este país. Estas dos instancias “representan oportunidades para aprovechar”.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Fracasa el intento de agravar las sanciones contra Claudia Rivera por actos anticipados de campaña

La Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó la amonestación pública que recibió la presidente...
- Anuncio -