Busca FIRA crear cinco parafinancieras a fin de acercar créditos a pequeños productores

El residente estatal de FIRA, Alberto Carrizales Guevara anticipó que promoverá la creación de por lo menos cinco parafinancieras el próximo año en Tlaxcala

El residente estatal de Fideicomisos Institutos en Relación con la Agricultura (FIRA), Alberto Carrizales Guevara anticipó que promoverá la creación de por lo menos cinco parafinancieras el próximo año en Tlaxcala, a efecto de que ayuden a la colocación de créditos por regiones en la geografía estatal.

Las parafinancieras son empresas que ayudan a FIRA a colocar créditos con pequeños productores que no tienen acceso la banca por la falta de garantías, por el tipo de tenencia de la tierra o por no llevar estados financieros al día, entre otros aspectos, refirió el funcionario federal.

“FIRA va a enfocar su baterías en apoyar al sector primario en las líneas de producción de cebada, maíz, trigo, ganado bovino lechero, ganado bovino carne y área forestal, porque el producto interno bruto (PÏB) agropecuario de Tlaxcala vale 7 mil millones de pesos y estás líneas de producción aportan el 70 por ciento”, especificó.


Carrizales Guevara que estas líneas deben fortalecerse en los rubros de almacenamiento, industrialización y capacitación, a efecto de que “una vez que las tengamos fuertes, vamos a agarrar las otras como ovinos, agricultura protegida que tiene mucho futuro en Tlaxcala, a lo mejor tomamos ahí el tema de amaranto”.

Refirió que en 2018, al ser año electoral, “habrá una veda y prácticamente no podremos movernos con dinero, yo creo que va a estar peor, van a tener cámaras por todos lados, cada movimiento que hagas lo van a vigilar”.

De igual manera, recordó que es importante renovar, modernizar o crear infraestructura de almacenamiento de granos en la entidad, ya que alrededor de 300 mil toneladas necesitan resguardarse en bodegas y solo hay capacidad para 100 mil.

Ante este panorama, señaló que es necesario modernizar la infraestructura que hay en el estado y construir nuevas bodegas y silos para ampliar la capacidad instalada de almacenamiento de granos.

“Se necesitan bodegas que se puedan habilitar, esto es, que cuenten con un proceso de certificación que otorgan algunas almacenadoras en el sentido de que tienen todas las condiciones de inocuidad y seguridad para que el grano que se resguarda pueda servir como garantía en la obtención de financiamiento. A este proceso le denominamos pignoración”, detalló el funcionario federal.

Esto implica que el grano no se va a mojar al estar en la bodega, que no entrarán aves ni otros animales que contaminen, dañen o disminuyan el inventario. Además, debieran tener cámaras de vigilancia para evitar la sustracción del producto, una barda perimetral, mecanismos de operación y ventilación, por citar algunos requerimientos.