Alianza que va

6415 Alianza PRI, PAN, PRD

La alianza multipartidista en Tlaxcala, que haga oposición a Morena, va; ya es casi una realidad; sin embargo, ésta dependerá de que todos sus dirigentes y aspirantes a algún cargo de elección popular actúen con altura de miras y abandonando filias y fobias, así como olvidando algunos desaguisados del pasado reciente.

De lo contrario, cualquier unión de siglas será un fracaso y con ello las predicciones que arrojan los diversos estudios de opinión se harán realidad, pues hasta ahora Morena va en caballo de hacienda para ganar, por primera vez en Tlaxcala, la titularidad del Ejecutivo.

De buena fuente sabemos que las dirigencias nacionales del PRD y PAN ya se han reunido con el primer priista de Tlaxcala para avanzar en los acuerdos para resolver una posible coalición y suma de voluntades de cara a la elección del próximo 6 de junio.


Marco Mena parece que es el principal activista de peso en las huestes del Revolucionario Institucional que busca conformar una “gran alianza” no solo para no perder el gobierno estatal, sino para recuperar la mayoría en el Congreso del estado y ganar el mayor número de posiciones en los 60 ayuntamientos y las 299 presidencias de comunidad.

Sin embargo, aunque existe voluntad de las partes para concretar la alianza, las posibilidades de que se quede en un buen intento son altas, sobre todo cuando exploran la forma en la que habrán de ponerse de acuerdo con respecto a la forma en la que elegirán a su abanderado a la titularidad del Ejecutivo estatal.

El PAN ha asegurado que tiene los mejores números como partido político y perfiles mejor posicionados para abanderar la causa. En contraparte, el PRI ha propuesto que los partidos aliados respeten lo que cada instituto político tiene en el estado, municipios y distritos.

Con ello, el PAN y PRD se quedarían con las candidaturas en los municipios y en los distritos en donde son autoridad y, desde luego, el PRI pide llevar mano en la postulación del candidato a la gubernatura de Tlaxcala.

La postura y desde luego los sueños gubernamentales de varios personajes de esos partidos han puesto un dique complicado de saldar, pero si los dirigentes locales y nacionales no se empecinan en imponer su voluntad, la alianza multipartidista va; de lo contrario, a menos de nueves meses de la jornada electoral, podríamos advertir que Morena gobernaría Tlaxcala los próximos seis años.