Domingo, febrero 25, 2024

891 millones de pesos para UATx en PEF/PEE-2024

891 millones de pesos recibirá la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx). Al aprobar, las cámaras de diputados federal y local, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y el Presupuesto de Egresos del Estado (PEE). Lo que determina un incremento marginal de 0.64 por ciento con relación al 2023 que recibe 885 millones de pesos.


Esta cantidad no representa ningún aumento con relación al año de 2023 que le fue otorgado un financiamiento de 755 millones de pesos. A lo que se agrega que la mayor parte del financiamiento extraordinario desaparece. En 2016 éste es del orden, para todas las UPEs,  de 11 mil 612 millones de pesos, en 2023 fue de 112 millones de pesos.

La UATx enfrenta la responsabilidad de cumplir, de forma progresiva, con la gratuidad de la educación superior. Así como con el incremento de la matrícula y contribuir con el conjunto de Universidades e Instituciones de Educación Superior locales. Para alcanzar una cobertura del 40 por ciento del grupo de edad de 19 a 24 años.

La pobreza y la informalidad laboral inciden para que los grupos de población de menor ingreso no transiten de la educación media superior a superior. Por lo que derivado de la nueva Ley General de Educación Superior deben implementar políticas de discriminación positiva.

Esto plantea desafíos a la UATx porque, con recursos cada vez más escasos. Debe cumplir con la nueva política educativa en la que se reconoce que todos los niveles educativos, son obligatorios y gratuitos.

Una ilusión la aportación 80/20

Cuando el 12 de octubre de 1976, el presidente de la República Luis Echeverría Álvarez sale al balcón del palacio de Gobierno de Tlaxcala. Informa a los jóvenes reunidos en la plancha del zócalo que Tlaxcala tendrá su universidad.  Asigna 8 millones de pesos como subsidio público. El 6 de diciembre el Gobernador Emilio Sánchez Piedras entrega “2 millones 500 mil pesos”.

En la segunda sesión del H. Consejo Universitario (17II1977) se aprueba el primer presupuesto de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. “Integrado por un 75 por ciento por subsidio federal, 8 por ciento de subsidio del Estado y 16 por colegiaturas y servicios”. El segundo presupuesto se aprueba en la sesión del 31 de enero de 1978. Con un “subsidio federal de 10 millones 230 mil pesos, subsidio estatal dos millones, cuotas de recuperación de cursos intensivos un millón 220 mil pesos”.

A partir de aquí, y sin base alguna, se crea la especie de que el presupuesto de la UATx se integra con una aportación del 80 por ciento de financiamiento federal y un 20 por ciento de financiamiento estatal. Sin incluir ingresos propios que en algún momento llegan a significar el 20 por ciento del total presupuestario.

Los ingresos propios se contabilizan a partir de las políticas de evaluación y planeación de la educación superior. Estos se refieren casi exclusivamente al pago de inscripciones y colegiaturas aunque a veces llegan al extremo de cobrar el uso de laboratorios.

La aprobación de la reforma del Artículo Tercero Constitucional, Ley General de Educación y Ley General de Educación Pública que incluyen la obligatoriedad y gratuidad de la educación superior las universidades disminuyen paulatinamente el cobro a los estudiantes.


El problema es que el gobierno federal no compensa esos ingresos en el financiamiento ordinario. A lo que se suma la desaparición de casi todos los programas de financiamiento extraordinario con excepción del Fondo de Aportaciones Múltiples y el Programa para el Desarrollo Profesional Docente (PRODEP).

El tardío Programa Nacional de Educación Superior

Hasta abril de 2021 se aprueba la Ley General de Educación Superior. El Programa Nacional de Educación Superior 2023-2024, se publica un año antes de que termine el sexenio. El objetivo estratégico número cinco refiere: “Promover una nueva política de financiamiento que garantice el cumplimiento de los fines de la educación superior, así como su obligación y gratuidad”

Define como una de las estrategias: “Fortalecer la corresponsabilidad financiera de la Federación y de los gobiernos estatales para el cumplimiento progresivo de la obligatoriedad y gratuidad y el logro de la equidad y la suficiencia presupuestaria”.


En la década de los 80 del siglo XX, se tiene como criterio la matrícula. Sin embargo, la crisis de esos años provoca un cambio y se opta por un irreductible. “Un monto igual al costo operativo del ejercicio del año inmediato anterior, considerando un incremento para cubrir el aumento de costos asociados tanto a servicios personales como a gastos de operación”.

A partir de 1982, el financiamiento de las universidades públicas estatales (UPE) se integra por dos rubros. El financiamiento ordinario, que es el irreductible y el financiamiento extraordinario como resultado de la evaluación y planeación del desempeño. El que se canaliza a través de una creciente multiplicidad programas

Sin embargo, se registra un descenso paulatino del financiamiento extraordinario, en 2016 es de 11 mil 613 millones de pesos. Para 2018 se reduce un 70 por ciento y queda en 3 mil 582 millones de pesos. Durante los años 2021, 2022 y 2023 se mantiene casi igual con 112 millones de pesos.

50/50 el nuevo modelo de financiamiento.

La creación de las universidades politécnicas y tecnológicas modifican el modelo de financiamiento en Tlaxcala y el país. Se establece una relación 50/50 en el financiamiento entre la Federación y el Estado. Lo que se convierte en una corriente que buscan generalizar desde la Subsecretaría de Educación Superior

¿Cuáles son las posibilidades de que esto se haga realidad con la Universidad Estatal? Si se parte del modelo de aportación 80/20. Lo que significa que las transferencias federales disminuyan y las estatales aumenten. Solo que el 94 por ciento del financiamiento estatal es transferencia del PEF.

Tomando como base los informes presentados por los rectores. En 2014 el presupuesto de ingresos de la UATx se integra con una aportación del 73 por ciento de la Federación, 13 por ciento por el Estado y 14 por ciento recursos propios. La Federación, en 2015, aporta el 74 por ciento, el Estado 12 por ciento y 14 por ciento ingresos propios.

En los últimos dos años, cambia el peso que tiene la Federación, el Estado y los ingresos propios. En 2022 la federación aporta el 79 por ciento del presupuesto, el estado 14 por ciento y 7 por ciento ingresos propios. Para el año que corre (2023) los ingresos propios representan el 6.25 por ciento, el Estado 14.99 por ciento y la Federación 78.74 por ciento.

Lo que da la apariencia de que la Federación incrementa su aportación, la del estado se mantiene y disminuyen los ingresos propios. En pesos corrientes el presupuesto federal y estatal no crecen y los ingresos propios disminuyen. Lo que determina que los recursos financieros se reduzcan. (Ver cuadro 1)

Con relación al 2023, en 2024 la UATx recibirá un incremento de 5 millones 663 mil pesos. Un aumento del 0.64 por ciento, cuando la inflación anual es del 4.6 por ciento. Lo que significa que en pesos constantes y sonantes la UATx pierde un cuatro por ciento. El presupuesto aumenta, pero disminuye su poder de compra.

Lo extraordinario desaparece

En la página electrónica de la Dirección General de Educación Universitaria e Intercultural de la SEP se muestra la sobrevivencia de 5 programas extraordinarios. Desarrollo profesional docente (PRODEP), Apoyo a Centros y Organizaciones de Educación, Aportaciones múltiples (FAM), Subsidios federales para organismos descentralizados estatales U006 y Programa de Expansión de la educación media superior y superior U079.

En 2023, la UATx recibe 100 mil 890 pesos del PRODEP, 31 millones 309 mil pesos para cinco proyectos de construcción vía FAM. Un año antes (2022) estos son por un monto de 60 millones de pesos. En el 2021 fue de 80 millones de pesos. Esto refleja una disminución del 60 por ciento.

A partir de 2021 dejan de apoyarse los siguientes programas: programa de fortalecimiento a la excelencia educativa (PROFEXCE), programa de apoyo al desarrollo de la educación superior U080, programa de carrera docente en universidades públicas estatales U040, programa para la inclusión y la equidad educativa S244, apoyos para la atención a problemas estructurales de las UPES U081, fondo para elevar la calidad de la educación superior U067 y Programa de Fortalecimiento de la Calidad Educativa /PFCE).

Afortunadamente la UATx subroga los servicios de seguridad social al IMSS. Por lo que no tiene problemas con las pensiones. Si se tiene en cuenta que al cumplir 47 años. Una parte importante de sus trabajadores están en proceso de retiro.

Más recientes

Emite sector salud recomendaciones ante el aumento de temperatura

Ante los pronósticos de altas temperaturas, el sector salud de Tlaxcala recomendó a la población prevenir cuadros de deshidratación...
- Anuncio -
- Anuncio -