Miércoles, junio 19, 2024

Xóchitl Cuauhtémoc: apellidos, renglón donde indígenas tomaron agencia durante la conquista

Un tema histórico pero vigente, que por un largo rato permaneció oculto en la academia pero vivo en la vida común de pobladores de las comunidades con larga presencia y data histórica, que deja ver el proceso de evangelización y conquista tras la llegada de los invasores españoles y el papel que tuvieron los indígenas, quienes no se mantuvieron ajenos, pues también “tomaron agencia” en dicho proceso. Bajo esa mirada, la investigadora Irma Xóchitl Cuauhtémoc Xicoténcatl ha indagado, por lo menos en el último lustro, en la historia de los apellidos nahuas, particularmente en los que se conservan y usan en la región de Puebla y Tlaxcala.

Recientemente, la doctora en Ciencias de lenguaje por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la UAP, participó en el coloquio A 500 años del inicio de la Evangelización en México, que se efectuó en el Museo de la evangelización ex convento de Huejotzingo. Ahí, señaló que los apellidos nahuas son un rasgo común en los pueblos de Puebla y Tlaxcala, presentes en los 16 estados donde se habla la lengua náhuatl, y en otras ciudades y países por cuestiones migratorias.

De inicio, la jefa del departamento de patrimonio cultural del Instituto Poblano de los Pueblos Indígenas mencionó que el nombre será una forma de dominación, de conquista, ejemplo de la influencia que tuvo el proceso de evangelización de los primeros frailes llegados al territorio.

No obstante, dijo que reconocer que hubo una influencia de la evangelización en el sistema antroponímico, no implica invisibilizar la resistencia, apropiación o resemantización de los nuevos elementos por parte de los indígenas, es decir, la forma en que los pueblos originarios también tomaron agencia en el proceso.

“No se debe eliminar esta agencia; hoy son 68 lenguas las que se hablan, mismas que antes de la llegada de los europeos eran más de 125” 

Irma Xóchitl Cuauhtémoc expuso que en tiempos prehispánicos, en el sistema antroponímico nahua, una persona tenía seis maneras de ser nombrada, siendo nombres sucesivos o alternativos: su tonaltoca, dado de acuerdo a su día de nacimiento basado en el Tonalpohualli, con 20 elementos; su tlalticpactoca, que tiene que ver con acontecimientos que ocurrieron el día de su nacimiento, como un cometa; su teotoca, a partir de un dios, a partir del término teotl, que cambia su sentido con la evangelización; sus títulos honoríficos, si tenía un mérito; su Itzonquizca tocaitl, que eran los sobrenombres; y su Huehue tocaitl, que se retomaba de un antepasado, como los apellidos, aunque no había el sistema de transmisión de ese rasgo.

La antropóloga de formación continuó que en algunos pueblos siguen este registro, pues si bien se tiene un acta de nacimiento y un nombre, la persona es conocida de otra forma.

De paso, expuso que con la llegada de los invasores se exigió que los naturales optaran por un nombre “cristiano” con el bautizo, pues quien no lo poseyera no tenía “alma”; incluso fueron comparados como bestias y mercancías, algo que nutrió el imaginario por siglos.

“Bautizar entonces no sólo era evangelizar sino otorgar la categoría de humano, dar nombre se convirtió además en una toma de posesión”.

Acotó que el bautismo fue en ocasiones un acto masivo y los nombres se imponían de acuerdo al calendario cristiano. No obstante, era común que si bien los indígenas obtenían un nombre español mantuvieran su nombre indígena que luego sería su apellido. Asimismo, sucedía que los apellidos nahuas se sustituían por el término “indio” debido al desconocimiento de los europeos de la lengua náhuatl, algo que, por ejemplo, se mantuvo en el registro civil de Cuauhtlancinco, Puebla, hasta el siglo XVIII.

La investigadora y promotora distinguió además que la lengua náhuatl fue asociada con el paganismo, con relación al “diablo”, como dijo el propio Bernardino de Sahagún, lo que mermó la reproducción de los antropónimos nahuas, además de que en el imaginario se configuró una idea: que los indígenas eran personas sin alma, ignorantes, lo que generó una visión negativa sobre los apellidos nahuas, creada en la época colonial y persistente hasta el día de hoy, como le han señalado personas que han sido discriminadas por portar un apellido nahua.

La también docente prosiguió que el sistema de transmisión patrilineal del apellido no se consolidó sino hasta el siglo XVIII, por lo que durante los siglos previos la gente se cambiaría de apellidos, sin estructura y con remplazos, buscando mayor “prestigio” como el de los conquistadores o frailes, lo mismo que el del santo patrono dado por el calendario cristiano.

Te podría interesar: La elaboración del chile en nogada es patrimonio cultural intangible de Puebla.

Otros investigadores, dijo la investigadora Irma Xóchitl Cuauhtémoc, han documentado que a partir del control español se usaron como apellidos los oficios y títulos de las personas, como Tlacuilo; otros con los lugares, como Cholula o Zempoalteco; así como los relacionados con actividades económicas y origen étnico, además de otros híbridos que tomaron la forma de la lengua náhuatl, como si fuera una adaptación.

“Fue un cambio político y religioso que transformó el cómo se nombraba a las personas”.

Notó que en la época colonial, como no había un sistema estandarizado de apellidos, era posible cambiarlos e incluso no heredarlos, no obstante esto es una generalización pues muchos pueblos originarios se mantuvieron aislados, y con ellos sus prácticas. En el caso de comunidades nahuas, expuso que hubo una reivindicación de apellidos, por ejemplo, en Cholula con la consolidación del sistema patrilineal se logró el mantenimiento de los apellidos nahuas.

“Este tema estuvo en la oscuridad durante mucho tiempo, el único autor fue Fernando de Horcasitas en 1973; no se consideraba importante, pero cuando uno tiene nombres y apellidos nahuas se pregunta dónde está la información, por lo que es de interés saber el por qué la persistencia de los apellidos”, concluyó la autora de Nahuatocaitl. Apellidos nahuas de Puebla, senderos hacia nuestra cultura originaria, libro aparecido en 2018 en el que da ejemplos de los 300 topónimos, los nombres de tierras que están en lengua náhuatl, y de los 250 antropónimos, es decir, nombres y apellidos de Puebla y de Cuautlancingo, que rescató en su tesis de maestría.

Temas

Más noticias

A partir de julio basura de San Pedro Cholula se llevaría a relleno de Chiapa: Angon

El acuerdo para depositar los desechos en Chiltepeque está por finalizar, dice la alcaldesa

Retienen a policías en San Antonio Cañada, pobladores de Necoxcalco los señalan de herir a una persona

Los manifestantes indicaron que los policías incurrieron en abuso de autoridad

Últimas

Últimas

Relacionadas

Anuncian edición de Ficómics en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla 2024

La máxima casa de estudios en Puebla anunció una edición más de su Feria Internacional de Cómics: Ficómics BUAP 2024, la cual se celebrará...

Elementos N.º 134: Innovación y avances científicos en diversas disciplinas

La revista "Elementos", editada por la Universidad Autónoma de Puebla, es una joya en el ámbito de la divulgación científica y cultural en México....

Asiste Lilia Cedillo a la LXIV Sesión de la Asamblea General de la ANUIES

Temas relevantes de la educación superior del país, como los retos de las universidades y el presupuesto 2025,  fueron discutidos en la LXIV Sesión...

Más noticias

A partir de julio basura de San Pedro Cholula se llevaría a relleno de Chiapa: Angon

El acuerdo para depositar los desechos en Chiltepeque está por finalizar, dice la alcaldesa

Retienen a policías en San Antonio Cañada, pobladores de Necoxcalco los señalan de herir a una persona

Los manifestantes indicaron que los policías incurrieron en abuso de autoridad
00:03:27