Lunes, marzo 8, 2021

Xluluc, “el regreso de las iguanas”

Recomendamos

Solo enfrentaron proceso penal 2 de cada 5 detenidos por la SSP en los últimos 3 años

Por cada cinco presuntos delincuentes que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvo en los últimos tres años, solo...

Puebla suma 17 sancionados por violencia política de género; tres aspiran a un cargo y otro más lo intentó

“Me llegó un inbox diciendo que tuviera cuidado, porque los frenos de mi camioneta podrían fallar. Luego me llegaron...

Se cerrará el relleno sanitario en siete meses, promete Andrés Caballero, quien reconoce que el estado del lugar “es terrible”

Tehuacán. Luego de cinco días de toma del Relleno Sanitario y tras la firma de acuerdos con la mediación...

Xluluc, que en lengua totonaku quiere decir “lagartijota”, abrió sus puertas al público nuevamente. La Organización Xluluc Sociedad Cooperativa se encuentra localizada en la Sierra Nororiental del estado de Puebla, en la Colonia Morelos, municipio de Tenampulco; se trata de un proyecto turístico enfocado a viajeros que gustan de conocer las formas de vida comunitaria y convivir directamente con la naturaleza. Xluluc es un modelo turístico desde la comunidad, una empresa social autogestiva que respeta los elementos culturales, derechos ambientales y la identidad del pueblo totonaca, basados en los principios universales y locales del cooperativismo y en un continuo diálogo de saberes del pueblo que disfruta de la actividad turística como comunidad receptora con el viajero.

Para viajar a Xluluc se necesitan varios requisitos: primero, cambiarse la idea de ser un turista y convertirse en un viajero con la idea de convivir con una comunidad indígena, en la que carta de alimentos y bebidas no es lo importante, lo es adentrarse en los conocimientos gastronómicos del pueblo, en la medicina milenaria; los recorridos a parcelas y el bosque son un deleite de conocimiento útil para sobrevivir en el bosque tropical. Xluluc está enfocado a convivir con el viajero y en esta primera visita, después de dos años de receso por cuestiones operativas, le tocó a un grupo de estudiantes del posgrado en Trabajo Social de la Universidad de Houston convivir con el pueblo totonaca. El grupo de estudiantes, decidido a practicar una forma distinta de viaje, intercambió vivencias, experiencias y saberes de la comunidad latina radicada en Estados Unidos.

La experiencia para el viajero inicia media hora antes de llegar a la comunidad en la que Eugenio Tirado y Marcelino Ortigoza los reciben en una localidad antes de llegar a la Colonia Morelos. Para acceder a la comunidad es necesario cruzar en lancha el río Apulco; detrás del río una inmensa cortina de bambú protege y esconde a la Colonia, ahí viven los milenarios dueños del tiempo custodiando sus conocimientos del manejo de la biodiversidad y su territorio. Una vez instalados en la comunidad se inicia un viaje en un sendero de más de un kilometro donde Apolinar Castañeda comparte los usos y nombres de las plantas locales y su experiencia de convivencia con el río Apulco que les brinda sustento, pero que también se los arrebata, como en el año de 1999, que hubo una gran inundación; la tarde termina visitando la UMA de Iguana Verde Xluluc, distintivo de la organización y una cena a la sombra de los arboles en la que el grupo comparte la historia de la comunidad y la historia de la organización desde la voz de cada uno de los actores. Las compañeras del grupo, Ruth Castañeda, Gaudencia Castañeda y Teodora de Gante se han especializado en el rescate de las plantas nativas y de los platillos tradicionales y hacen siempre una invitación a adentrarse en la cultura totonaca desde la experiencia culinaria.

La noche se disfruta hospedados en viviendas locales con hamacas, catres y tal cual se vive en las comunidades originarias, sin escenarios recreados ni montajes, una experiencia muy distinta a la que estamos acostumbrados cuando nos ponemos nuestros lentes de sol y nuestro bronceador. El segundo día inicia con un café y un pan para viajar a las parcelas de cultivo de maíz, en las que el concepto de milpa se vuelve inolvidable, aparece la cultura mesoamericana, viva en su esplendor con cultivos intercalados, monocultivos, policultivos, un concierto de la agrobiodiversidad y una cultura abigarrada donde los cultivos comerciales también conviven, en cada paso aparecen nuevos cultivos, ajonjolí, cedro, caoba, cítricos, pimienta, bambú, frijol, gandul, plantas medicinales; en cada estación Gustavo Castañeda explica la importancia de cada cultivo para la comunidad y la planta; el recorrido termina con una comida o desayuno en el monte más alto de la comunidad, en la que se puede convivir y observar aves mientras se desayuna y admirar la selva tropical en su esplendor; durante el viaje los compañeros totonacas platican sus historias de vida, comparten sus aventuras de migrantes y como mediante este proyecto buscan quedarse en su comunidad y compartir su cultura con otros viajeros.

- Advertisement -
- Anuncio -

Últimas noticias

Complicadas las alzas salariales en los sectores de alimentos, muebles, de consultoría y textil, prevé Canacintra

En los sectores de alimentos, textil, muebles y de servicios de consultoría, se prevé que habrá complicaciones para los...
- Anuncio -