Voces por la vida

En el Encuentro Virtual del Espacio Temático de los Pueblos Originarios se tocaron temas relevantes y críticos al capitalismo| Foto: Archivo La Jornada| Luis Enrique Aguilar

El pasado 25 de septiembre se llevó a cabo el línea, monitoreado desde México, el Primer Encuentro Virtual del Espacio Temático de Pueblos Originarios del Foro Social Mundial, el cual contó con la participación de representantes de 10 pueblos originarios, además de 4 invitados como comentaristas de reconocimiento internacional. Los temas tratados fueron diversos y de gran importancia no sólo para los pueblos afectados, sino para toda la humanidad, como se reiteró a lo largo del encuentro.

Se inició con un homenaje inmemorian a Heriberto Salas Amac, concejal nahua promotor de la defensa del territorio y de la autodeterminación de los pueblos y miembro del comité facilitador del Espacio temático de Pueblos Originaros del FSM. Después, vinieron los testimonios de la destrucción de grandes regiones donde los ecosistemas sustentan la biodiversidad, vital para esas zonas y para el mundo. En la voz de mujeres y hombres se relató con claridad e indignación el avance de proyectos extractivistas auspiciados por gobiernos locales o nacionales. También se mostraron avances y procesos de esperanza sostenidos por estos pueblos, porque la lucha y la organización brindan frutos.

Las denuncias por la destrucción de los ecosistemas, del patrimonio biocultural y de los asesinatos sistemáticos se hicieron patentes en la voz de representantes de los pueblos Zoque de la Selva de los Chimalapas, Ikoots del Istmo de Tehuantepec, estos dos en México; de los pueblos indígenas de Colombia y de la Amazonía donde los asesinatos de activistas y defensores del medio ambiente es una constante en el avance de la destrucción capitalista.


Otras voces además de señalar estos crímenes, indicaron la importancia de la relación entre los pueblos originarios y los ecosistemas en los que se asientan, tal como lo expresaron los miembros del Espacio Autónomo Cultural Mané Garrincha de Brasil: “la defensa de los pueblos originarios es la defensa de la Naturaleza” sentenciaron.

Por su parte, los pueblos Nahua de Tixtla, Guerrero, representados por la Brigada de Salud Comunitaria 43, hablaron de la promoción de la salud y la medicina tradicional como una forma de resistencia y autonomía comunitarias; en el mismo sentido, las compañeras de los pueblos Diné Bikeyah y Kikapú en Texas, Estados Unidos hablaron de proyectos de partería tradicional en los territorios de estos pueblos y de las prácticas descolonizantes mediante la sanación de los cuerpos y los espíritus con medicina tradicional, la comida y la recuperación de la cultura propia.

A su vez, el representante del pueblo Kichwa Saracayú con su atuendo tradicional y con actitud digna, animó a los presentes en este encuentro virtual a no decaer los ánimos, porque la práctica de la cultura propia fortalece el espíritu. Un ejemplo de ello es la relación entre los sistemas alimenticios propios y la sanación de los cuerpos: “la comida es la medicina de los pueblos”.

Muy esperanzadora fue la participación de la joven representante del Pueblo Kurdo, quien es miembro de las milicias femeninas, y manifestó la fuerza de su pueblo que se articula en un confederalismo democrático que atraviesa las fronteras y alcanza un total de 45 millones de personas, mostrando un ejemplo de ejercicio del poder popular sin partidos ni caudillos.

Desde la Asamblea Mundial por la Amazonía se evidenció del valor supremo que tiene la selva amazónica, reflejado en bienes como los miles de millones de litros de agua que genera diariamente, y que no se pueden cuantifican en términos monetarios, pero que se ve destruida por los proyectos capitalistas que la devastan constantemente.

Desde Colombia llegó el saludo de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, que narró la disputa contra un régimen autoritario que asesina y encarcela a sus luchadorxs sociales y políticos. Este año suman 60 masacres y en las últimas semanas casi 20 civiles desarmados, que ejercían su derecho legítimo a la protesta, han sido asesinados por fuerzas policiales y paramilitares. A pesar de ello siguen con sus planes de vida y experimentan sus alternativas de convivencia, resistiendo a la pandemia y al régimen de muerte que gobierna.

Los invitados centraron sus comentarios en las denuncias expresando que el capitalismo no tiene un rostro amable. El racismo como construcción ideológica se filtra aún en los discursos científicos de occidente y en la práctica “extractivista” de los intelectuales al servicio del sistema, así como en sus corporaciones transnacionales. Los capitales con nombre y apellido avanzan sobre el continente, y que hay un proceso de recolonización que se cierne sobre los pueblos originarios por lo que se debe  tejer la articulación de los pueblos. Al final del encuentro, [email protected] participantes expresaron el optimismo y la alegría por este ejercicio de diálogo, reflejando un espíritu de lucha y combate ante los proyectos de muerte que se ciernen sobre la Madre Tierra, reforzando sus luchas cotidianas.

 Oscar Ochoa.

La estrategia capitalista mundial, un desafío para los pueblos

El neoliberalismo es una estrategia mundial del capitalismo en la actual época que ha demostrado no ser una alternativa digna para la vida de millones. De esto se dan cuenta cada vez más personas y crecen las dos posibles alternativas en la búsqueda del cambio social para superar el capitalismo neoliberal, Por un lado está la de sustituir al neoliberalismo por otra de las formas en que el capitalismo se presenta, como el neo- keynesianismo con fórmulas de desarrollo nacional combinadas con el extractivismo y la militarización.

Estas formas que mezclan el desarrollismo con el extractivismo son muy difíciles  de lograr por las burguesías y menos darles una cara progresista duradera. Si bien les son necesarias para paliar la crisis múltiple, esta se encuentra con límites visibles: la larga depresión económica iniciada en 2008 y acelerada a finales de 2019; el desmantelamiento sanitario y educativo al grado de la profusión de pandemias, enfermedades, la carencia de investigación científica y educación crítica independientes, la crisis política de los Estados Nación, incapaces de aceptar la democracia participativa y menos la autodeterminación de los pueblos que se rebelan, particularmente en los países excesivamente endeudados y abandonados a su suerte por la fuga de capitales;  y la crisis ecológica que acerca la hora del colapso de los ecosistemas en la mayor parte del mundo.

La alternativa contraria desde los pueblos es construir fuerzas y sujetos que cambien de raíz al capitalismo y al patriarcado por otro sistema económico social que además recupere con un sentido comunitario el metabolismo armónico de las relaciones humanas con la naturaleza.

Pese a sus crisis, el capitalismo obtiene mucha vitalidad, como el vampiro que extrae sangre del trabajo vivo de los pueblos trabajadores, como siempre ha hallado formas de superar sus crisis. Antes fueron acciones contra cíclicas en varios sectores productivos como lo fue la conversión de las industrias en  maquiladoras del capital mundial y la expansión del crédito. Hoy, la tendencia mundial es la reorganización tecnológica de la fuerza de trabajo para precarizarla aún más, cambia las condiciones de trabajo, de consumo y la vida misma de los pueblos trabajadores con sus amplísimos ejércitos de reserva que son los sin trabajo y de quienes se emplean bajo el outsourcing y en el nuevo trabajo a domicilio (tele trabajo) que desplaza personal y somete a nuevos controles y  deshumanización. Pero eso no salvará al capital de la caída tendencial de sus porcentajes de ganancias.

A la par se utiliza otra vez el endeudamiento externo e interno de los Estados Nación, de las entidades y organismos gubernamentales y la vida de los pobladores, que pierden sus ahorros de retiro y sus anteriores conquistas en educación, salud y seguridad social.

Además, el capital es promotor del narcotráfico y la delincuencia en todo tipo de negocios como fuente de financiamiento para los tiempos difíciles y obtiene beneficios de un autonombrado “capitalismo verde” que se ha encargado de “contener” a cambio de jugosas ganancias el daño ambiental, las enfermedades y pandemias que él mismo provoca por la explotación sin freno que realiza sobre humanos y los bienes de la biodiversidad. Es posible que encuentre una salida a los problemas para paliar sus efectos, acompañada del máximo control y guerra a los pueblos.

Existe una tendencia a que se produzcan fuertes conflictos regionales por la disputa del dominio mundial, lo cual lleva al empeoramiento de la situación de la población de los países dependientes o subordinados, tendencia que se transmite también a la población empobrecida de los países desarrollados, como ya ocurre con el despojo de las tierras de los indígenas canadienses y estadunidenses, y como puede verse por la reacción de los movimientos de mujeres, más los antirracistas, ecologistas y antifascistas en todo el mundo. Pueden verse, los estallidos sociales, las revueltas populares por el empeoramiento de la situación en los países tradicionalmente dependientes y su extensión a las metrópolis. Aunque la salida que la oligarquía busca es trasladar los problemas a los países neo colonizados con nuevos saqueos de sus recursos estratégicos y con la contención policiaco militar de las migraciones.

No existe aún una potencia económica que ejerza un dominio absoluto sobre las demás. Puede decirse que en el área de la economía es donde se desarrolla y concentra la principal lucha por conseguir el dominio mundial. El gobierno estadounidense así lo plantea al ver las amenazas que  provienen de la competencia de China, la declinación de sus aliados europeos y el ambiente de protección y competencia que aparecen en su contra en América Latina y en Asia. Sin embargo, aún no hay competidor militar equiparable a la acumulación de armamento y reservas de energéticos en Estados Unidos, quien “vende protección” a las oligarquías de países y regiones del mundo ante conflictos internos que el  imperio yanqui con sus aparatos de inteligencia promueve.

El Estado-Nación ya no es el lugar en que se toman las principales decisiones económicas que afectan a las personas; pero eso no significa que no sea posible o que no tenga caso buscar un cambio revolucionario que confronte de manera particular al Estado-nación, no tanto para tomarlo o democratizarlo sino porque es obligado desmontar su maquinaria político militar e ideológica que obstaculiza la libre determinación de los pueblos. Si bien no es suficiente la acción en este ámbito (ver los movimientos regionales territorializados) eso no quiere decir que no sea necesario. Por lo tanto la acción revolucionaria en el ámbito del Estado-nación es condición necesaria, más no suficiente para la transformación social anti sistémica.

A pesar de ello y a contracorriente se ha demostrado que otras formas de vida social se pueden construir desde abajo. Existen posibilidades de construir relaciones sociales no capitalistas, por las experiencias que existen de crear otra economía, otros modos de vida y cultura de los pueblos y porque hay sectores inconformes con las relaciones capitalistas que buscan salidas autónomas y autogestivas  que son capaces de autogobernarse.

Despabílate amor 

Mario Benedetti

Bonjour buon giorno guten morgen,

despabílate amor y toma nota,

sólo en el tercer mundo

mueren cuarenta mil niños por día,

en el plácido cielo despejado

flotan los bombarderos y los buitres,

cuatro millones tienen sida

la codicia depila la amazonia.

 

Buenos días good morning despabílate,

en los ordenadores de la abuela ONU

no caben más cadáveres de Ruanda

los fundamentalistas degüellan a

extranjeros,

predica el papa contra los condones,

Havelange estrangula a Maradona

bonjour monsieur le maire

forza Italia buon giorno

guten morgen ernst junger

opus dei buenos días

good morning Hiroshima,

despabílate amor

que el horror amanece.

 

www.elzenzontle.org

[email protected]

[email protected]