Jueves, julio 18, 2024

Vecinos de Cuautinchan denuncian que se interviene de manera perjudicial su templo

Destacamos

Ciudadanos de Cuautinchan denunciaron que a más de cuatro años del sismo del 19 de septiembre de 2017, el proyecto para restaurar el templo histórico de ese municipio no ha sido aprobado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para recibir los recursos federales correspondientes, pero las intervenciones arquitectónicas a cargo de un despacho particular han sido perjudiciales.

Los quejosos hicieron llegar a esta casa editorial una carta dirigida el pasado 2 de febrero a Alejandra Frausto, secretaria de Cultura federal y Diego Prieto, director general del INAH, en la cual advierten:

“A partir del sismo de 2017, se detectaron afectaciones en nuestro templo que era necesario atender, personal del INAH acudió a nuestra comunidad y registró los daños observados para que fuesen atendidos. Inicialmente la Arquitecta Catalina Castilla elaboró un proyecto para la intervención de las afectaciones que presentaba nuestro inmueble, pero este proyecto fue negado de forma verbal por el INAH y la arquitecta Castilla decidió retirarse.

“Con el fin de poder contar con un proyecto para poder buscar el financiamiento federal para su ejecución, procedimos a buscar a otro arquitecto que elaborara el proyecto que permitiera atender los daños causados por el sismo. Establecimos contacto con el Arquitecto David Vázquez quien se comprometió a trabajar con nosotros de la mano y mantener una comunicación constante para que estuviésemos claros de las acciones que implicaban el proyecto que presentaría al INAH con el fin de poder encontrar el financiamiento que permitiera su ejecución.

“Por un par de reuniones sostenidas con el arquitecto Vázquez, supimos sobre algunas de las acciones que se realizarían en este proyecto y el arquitecto comentó que no podía presentar a la comunidad un proyecto que aún no había sido autorizado por el INAH y que no contaba aún con el financiamiento federal, pero que, arriesgando sus recursos propios, iniciaría con los trabajos, en espera de poder ingresar su proyecto a los programas de financiamiento federal.

“Los trabajos dieron entonces inicio con la supervisión del Centro INAH Puebla. Inicialmente estuvimos de acuerdo y muy contentos porque los trabajos dieran inicio, no sin dejar claro que para nosotros era fundamental conocer el proyecto.

“Han pasado ya dos temporadas de trabajos y se nos siguen dando largas para presentarnos el proyecto en cuestión, lo anterior tanto por parte de la empresa del arquitecto David Vázquez como también por parte del INAH. Esta situación nos ha llevado a un distanciamiento y falta de comunicación que tensa las relaciones de la comunidad con la empresa y con el INAH.

“También es importante mencionar que a lo largo de los trabajos hemos contado con visitas de especialistas quienes con gran preocupación han expresado que la intervención es demasiado agresiva ya que está eliminando aplanados y argamasas históricas importantes que forman parte de los muros exteriores del templo; tanto los que forman parte del ábside como los de la torre. Esta situación ya había sido expresada por nosotros en las reuniones con el arquitecto Vázquez y solo se compromete de manera verbal a rectificar, pero en los hechos no observamos cambio alguno.

“Queremos dejar claro que estamos conscientes de que el arquitecto Vázquez ha invertido una gran cantidad de dinero que según argumentan tanto el INAH como él, podrá recuperar en tanto el proyecto que hasta el momento desconocemos, sea ingresado a un programa federal. En este sentido, estamos seguros que se tendrían que atender nuestras peticiones de rectificación de procedimientos, ya que tal parece que el interés del arquitecto Vázquez es cubrir la mayor cantidad de áreas para justificar trabajos improcedentes.

“También hemos acudido al INAH para que se atiendan estas preocupaciones técnicas, pero desafortunadamente, el director del Centro INAH Puebla, maestro Manuel Villarruel Vázquez y el arquitecto responsable de esta obra, doctor Marcos Mario Torres de la Luz, nos han ignorado. Incluso en la última reunión sostenida en nuestro templo el día 11 de noviembre de 2021, no nos permitieron participar, cerrando la puerta a la comunicación y dejando claro que pretenden que no seamos partícipes de los trabajos que se ejecutan en el patrimonio de nuestra comunidad.

“Desconocemos esta actitud del Centro INAH Puebla ya que en todas las ocasiones anteriores han mantenido comunicación con la comunidad e incluso atendían nuestras peticiones para actuar como la instancia normativa en lo que respecta a la conservación y restauración de nuestro patrimonio cultural, dejando claras la pertinencia o no de todas y cada una de las acciones que se han realizado.

“Para nuestra comunidad el templo, el exconvento y la parroquia son muy importantes y la experiencia del sismo de 2017 ha sido francamente negativa, poco clara y deja sospechas de corrupción. Hablando claramente, la parroquia se intervino mal, quedaron zonas con filtraciones y la empresa que llegó medio trabajó y se retiró; afectó parte de los bienes muebles que se encontraban en el interior porque no protegió como era debido”.

Ultimas

- Anuncios -
- Anuncios -