Martes, agosto 16, 2022
- Anuncio -

¡Vaya forma de empeñarse en prohibir la tauromaquia!

- Anuncio -

Relacionadas

Aplicaron Brigadas Correcaminos más de 5 mil 200 vacunas contra el Covid-19 en cinco municipios

Con corte al mediodía de este martes, la delegación de la Secretaría de Bienestar reportó la aplicación de alrededor...

Durante el ciclo escolar 2022–2023, SEPE–USET promoverá la educación inclusiva

El titular de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), Homero Meneses Hernández adelantó que durante el ciclo...

Legislativo sin acuerdo sobre nuevo integrante de Comité de Participación Ciudadana del SAET

El Congreso del estado mantiene detenido el proceso de designación del nuevo integrante del Comité de Participación Ciudadana del...

Destacadas

Estación migratoria de Puebla es “torturante”, advierten IDHIE y Servicio Jesuita a Migrantes

El Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuria SJ (IDHIE) y el Servicio Jesuita a Migrantes México (SJM) denunciaron que...

15% de las viviendas en la capital de Puebla se encuentran deshabitadas: Assenet Lavalle

De las 450 mil viviendas que existen en la ciudad de Puebla, más de 67 mil viviendas –equivalentes a...

Morena elegirá a su dirigencia en Puebla el 21 de agosto sin repetir asambleas distritales: Mario Delgado

El presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, informó que la renovación de la dirigencia en Puebla se llevará...

“Aquellos que estamos en el mundo del toro,

como profesionales o como aficionados, somos

ciudadanos de segunda, a quienes se nos cercena

- Anuncio -

nuestra libertad de expresión y creación artística

en nombre de una presunta corriente animalista que

 no encierra más que una persecución

 política e ideológica.

Sebastián Castella

Cuando no son algunos despistados legisladores, son otros despistados funcionarios de las administraciones públicas municipales, federales y estatales que pretenden prohibir las corridas de toros, auspiciados por los grupos pseudo-ambientalistas y con la intención de darse a conocer atendiendo a que viven en el anonimato político, es que formulan esas campañas para prohibir una tradición netamente mexicana. Basta con darle una revisada a la historia, en que desde Emiliano Zapata, hasta el propio símbolo de la izquierda latinoamericana Fidel Castro, acudían a corridas de toros. Pero, el objetivo de esa campaña de prohibición de la tauromaquia es ponerse en el estrado ante la ausencia de planes políticos en sus diferentes cargos. Pero, lo que no había sucedido en estas campañas anti-taurinas es que escalara a las decisiones jurídicas, es decir, en los tribunales, y lo más lamentable en el prestigiado juicio de amparo mexicano, de las pocas instituciones que aun están pataleando y sobreviviendo de los restos del Estado de derecho mexicano que nos queda.

Y es que un juez de distrito en la Ciudad de México en materia administrativa concedió una suspensión provisional en un juicio de amparo, para que se prohíban las corridas de toros en la ciudad de México, sin embargo, aun esta pendiente que se resuelva sobre la suspensión definitiva, y particularmente se dicte la sentencia en el juicio de amparo.

Cabe aclarar que con las reformas de los últimos 15 años en México se ha permitido que en el juicio de amparo se pueda impugnar la ausencia de legislación, es decir, que hay conceptos, materias que no han sido legisladas, por ende, cualquier ciudadano de a pie, puede acudir al juicio de amparo a promover que se legisle sobre una determinada materia, lo cual es novedoso y que se cristalizó con la decisión de la Corte del 15 de noviembre de 2017, que reconoció la procedencia del amparo en ese rubro, esto es por la ausencia de norma.

Pero, se ha sostenido por la propia Corte, que el juicio de amparo procede solamente ante la ausencia de legislación cuando hay una norma que establece expresamente que se debe de legislar y que el legislador ha sido omiso al respecto, a lo que se le denomina como: las omisiones legislativas expresas. Pero, no está permitido el juicio de amparo en las omisiones legislativas tácitas, como es el caso que nos ocupa, ya que no hay ley, reglamento, normal, etcétera, que establezca que algún legislador tenga la obligación de legislar expresamente sobre la prohibición de las corridas de toros. Por lo cual, no hay razón para que se admitiera la demanda de amparo por aquel juez, y menos aun, que otorgara la suspensión para que se prohibieran las corridas de toros en la ciudad de México, pues en el caso en particular, antes de resolver sobre la procedencia de la suspensión o la negativa de ella, era necesario que, como lo establece la reforma constitucional del 6 de junio de 2011, se ponderara por el juez la procedencia de la suspensión o su negativa, es decir, el juez debe de valorar que causa mas daño y que representa mayor protección de derechos humanos, esto es: otorgar la suspensión o bien, negar la misma.

Y ese es el problema principal en que ha caído el juicio de amparo y por ello estamos ante el riesgo de hacerlo inoperante e ineficaz, es decir la ponderación, que consiste en que los jueces valoren en lugar de que apliquen la ley. Un viejo dilema del siglo XIX, que al parecer ya se había superado con la Escuela de derecho francesa, pero que con el afán en México de innovar y copiar lo que no nos corresponde se aplicó una teoría alemana de la ponderación que hoy esta causando estragos en las sentencias en México. En resumen, está haciendo al Juicio de amparo inoperante, ineficaz y corrupto, y es que si ponemos a los jueces a simplemente valorar –ponderar–, es apreciar desde su propio “interior” los derechos que se deben de proteger y los que no se deben de proteger. Por lo cual, la decisión y la sentencia ya no es una sujeción del juez a la ley, sino a sus criterios, voluntades y por ende, caprichos, como sucedió en este caso en particular con la suspensión de las corridas de toros, por un juez que desafortunadamente lejos de que ponderara que está poniendo en riesgo los derechos de terceros, que son miles de personas, simplemente considerar: aficionados, ganaderos, toreros, novilleros, picadores, transportistas, empresarios, cronistas, periodistas, reporteros, vendedores, propietarios de plazas de toros, ferias taurinas, estaciones de radio y televisión, comerciantes, hoteleros, restauranteros, veterinarios, otorgó la suspensión para: ¡prohibir las corridas de toros!, en tanto, se legisla su prohibición, lo cual es tautalógico, pues ya esta resolviendo en el inicio del juicio de amparo que se le presentó, lo que debe de resolver al final, es decir, ordenar que se dicte una norma que prohíba las corridas de toros. Por ello es que, la ponderación, es decir poner a los jueces a valorar y no aplicar la ley provoca estos absurdos jurídicos, y esta decisión es una muestra de que estamos poniendo en riesgo con ese instrumento de la ponderación al propio Estado de derecho. En realidad, esta demostrando esta decisión de ese juez que, los jueces y tribunales con esta herramienta de la ponderación son parte del problema de la inseguridad jurídica y por ende publica y sobre todo del Estado de excepción que se esta viviendo en México, en donde se evidencia que: “todo mundo hace lo que quiere”. Ya lo dijo el actual titular de la administración publica federal: “no me vengan con que la ley es la ley”. Y una prueba más es esta decisión judicial, que sostiene: “En tanto se resuelve sobre la prohibición o no de la tauromaquia, por lo pronto que se prohíba”. (Web: parmenasradio.org)

- Anuncio -

Ultimas

00:01:30

Médicos especialistas no responden a convocatoria del gobierno federal; solo 598 vacantes de más de 10 mil han sido cubiertas: Zoé Robledo

Apenas 598 trabajadores de la salud se han registrado para la cobertura de las 10 mil 495 plazas disponibles...
- Anuncio -
- Anuncio -