En Festival a Valentín Campa, llama Claudia Rivera a la unidad de las izquierdas

Durante la inauguración del Segundo Festival Popular de Izquierda Re-Evolución, en memoria a Valentín Campa, la alcalde Claudia Rivera Vivanco llamó a la unidad de las izquierdas y los sectores progresistas de Puebla para marchar juntos y recuperar los triunfos del pasado y mirar hacia adelante.

“Las izquierdas se derrotan cuando se fragmentan, sigamos el ejemplo de Valentín Campa, no repitamos las equivocaciones del pasado”, advirtió.

Desde Palacio Municipal, la edil emanada de Morena dijo que el día de hoy se debe reflexionar sobre la unidad de las izquierdas, de las organizaciones sociales, de la diversidad de pensamiento, vista como una riqueza y ventaja, para reconocernos en los demás, para vernos como iguales.


Argumentó que como ciudadanos debemos aprender que las grandes transformaciones se realizan anteponiendo una agenda común de mediano y largo plazo, y a su generación le toca asumirse como resultado de un producto de una larga lucha en la historia.

Rivera Vivanco confesó de manera abierta que mantenerse en el poder no es un proceso fácil, “aunque veníamos muchas y muchos fogueados de la resistencia civil pacífica, sigue estando la necesidad de invertir toda la energía en estos espacios”.

Por ello, dijo que debemos mirar a una izquierda que se entienda desde lo común, la diversidad y protección del planeta, del medio ambiente, desde la lucha de las mujeres que en las calles irrumpen con sus consignas.

En su intervención, la alcalde dio la bienvenida a los participantes de manera virtual a este festival, tras destacar que servirá para análisis y reflexión sobre el papel de la izquierda en las luchas sociales y en toda la política en América Latina.

Dijo que en dos aspectos le corresponde como servidora pública dirigirse al público: en compartir que está deconstruyendo el conservadurismo que históricamente se centró en los privilegios, excluyendo a las mayorías; así como el ejercicio de la izquierda que busca la igualdad y el acceso universal de los derechos humanos para todas las personas, sin distinción ni importar si es hombre o mujer.

En este festival, adelantó, van a ser recordados varios liderazgos sobre todo el de Valentín Campa, líder ferrocarrilero, y el de Salvador Allende, presidente socialista de Chile.

Enfatizó que Campa no sólo fue un luchador social sino también candidato presidencial perseguido del Partido Comunista Mexicano, en 1976. Fue fundador del Partido Unificado Social de México (PSUM), líder obrero y sindicalista, además de preso político en 12 ocasiones.

En Salvador Allende, destacó que templó los riesgos de la transformación profunda de su país, pero la violencia represiva frenó el cambio popular en Chile, donde se impuso la dictadura con su cuota de desaparecidos y tanquetas en la calle.

En México, refirió que el movimiento social se ha materializado en la Cuarta Transformación, “este aire de libertades y justicia ya se respire en todo el país, pero aún no es suficiente, exige y demanda el compromiso, la misma energía que nos motivó a levantar la mano, es la que se requiere con mayor determinación para continuar en el proceso transformador.

Desde Puebla, afirmó, se están reivindicando estos valores.

Reivindican a mujeres que dieron su vida por la transformación del país

Claudia Rivera dijo al final que hay una historia de la lucha de las mujeres en la izquierda que es importante destacar, “porque aunque son pocos nombres los que se reconocen, hubo muchas, millones, de mis hermanas que empujaron, acompañaron, impulsaron y dieron su propia vida para lograrlo”.

Entre ellas, citó a Lucrecia Ortiz, a quien le llamaron la virgen roja, luchadora de los obreros en la huelga de Río Blanco, quien estuvo acompañada por Margarita Martínez y Dolores Larios.

Juana Belén Gutiérrez, una de las hijas de Cuauhtémoc acusada de ser mujer sediciosa; Benita Galeana, del Partido Comunista, a quien su militancia le costó 58 veces permanecer en prisión; y la feminista Concha Michel, defensora del derecho a decidir sobre la maternidad.

“Para las mujeres, para la militancia desde las izquierda, siempre ha sido un desafío y reto porque el patriarcado también está inmerso en las estructuras políticas y hay que desmontarlo”, concluyó.