Lunes, abril 12, 2021

Recomendamos

Se forma fila de 2 kilómetros para la vacunación; priorizan a las personas con discapacidad

-

-

- Anuncio -

Guillermo Sandoval es un hombre con casi 70 años de edad, oriundo de la cabecera de San Andrés Cholula. Sentado en su silla de ruedas, por una discapacidad que le aqueja desde hace años es uno de los adultos mayores que pasarán primero a recibir la vacuna contra el Covid-19 en el Centro Escolar Alfredo Toxqui Fernández de Lara.

Lleva esperando desde muy temprano, acompañado de su hija que sostiene una sombrilla para taparlo del sol que cae implacable desde las 10 de la mañana.

- Anuncio -

La inoculación era anhelada por don Guillermo, quien desde hace meses lleva encerrado en su domicilio para evitar contagiarse del virus, que ha alcanzado a sus familiares lejanos en la Ciudad de México.

Desde el lugar en que espera su turno,  a escasos tres metros de la entrada a las canchas del plantel, observa las largas filas que se extienden hasta dos kilómetros hacia el oriente del municipio.

- Anuncio -

Pero los médicos que controlan el ingreso han dispuesto que sean los adultos mayores con discapacidad los que pasen primero y el resto pese paulatinamente en bloques.

Hay personas que llevan esperando desde la madrugada o la noche anterior, sentadas en bancas de madera, protegidas del frío con chamarras y cobijas, y luego del calor con gorras u otras prendas de vestir.

Se observan familias enteras que vana a apartar el lugar a sus abuelos, padres y madres, quienes se cuentan por miles con dificultades para guardar la sana distancia.

Los hay de diferentes municipios de la zona conurbada, incluida la capital del estado, cómo Hugo de la Garza quien padece de sus piernas, por lo que usa bastón.

La vacuna para este adulto mayor representa una esperanza porque tiene familiares que han fallecido a consecuencia del coronavirus .

Como este hay otros adultos mayores de escasos recursos y de clase media baja, sin embargo abundan los habitantes de los fraccionamientos, algunos de lujo, que llegan por la vacuna a bordo de sus vehículos último modelo, que dejan estacionados a unas cuadras.

La presencia de personas de otros municipios complicó el proceso para los encargados del centro pero la orden es clara: que nadie se quede sin inocular, pese a que no existe la certeza de que alcancen los reactivos.

En las filas reina el caos y la desinformación. Javier, un joven médico egresado de la Universidad Autónoma de Puebla sale a la entrada a organizar el ingreso. Resuelve dudas y recibe quejas por personas que se han metido en la fila, los cuales han sido comunes durante toda la mañana.

Entre quienes esperan hay descontento por el tiempo que llevan a la interperie pero el galeno les aclara que ingresarán paulatinamente para recibir la inoculación.

Una sierva de la nación da indicaciones a quienes van ingresando. Pide que en la medida de lo posible agilicen el paso y no se queden atrás.

Los favorecidos ingresan al recinto, caminan por una zona empastada hasta el donde está la lona y esperan a que los llamen.

Una vez recibida la vacuna son enviados a una sala de espera para observar posibles reacciones adversas del medicamento y posteriormente los dejan ir.

El ingreso se observa a cuenta gotas en comparación con el cúmulo de gente que ha esperado. Seguramente se terminarán las vacunas después del medio día o antes, pero la vacunación continuará el próximo viernes.

Cabe mencionar que solo cuatro de los siete lugares destinados para la vacunación en este municipio operaron este jueves: el Cessa de Tlaxcalancingo, el Centro Escolar, y ubicaciones en Cacalotepec y Tonantzintla, sin que se tenga la certeza de cuando funcionarán los otros tres centros.

En tan solo horas se acaban las vacunas en Tonantzintla

Hacia el medio día en Tonantzintla se terminan las vacunas que se ofrecieron a los pacientes de la tercera edad en el plantel Lázaro Cárdenas.

En medio del desconcierto una joven aparta el lugar para sus padres. Sabe que ya no habrá oportunidad de inocularlos este día, por lo que prefiere permanecer a la entrada de la escuela para que sus familiares son tomados en cuenta en una lista.

Una mujer que alcanzó vacunarse da noticias desde adentro a quienes aún esperan: “se acabaron las vacunas y volverán a aplicarse hasta el próximo martes”.

A diferencia de la cabecera municipal en este punto hay menos gente, por lo que un grupo de militares únicamente aguarda en su Jeep, desde donde observan la situación.

La joven mujer de la entrada ha pensado trasladarse a Tlaxcalancingo para buscar una mejor oportunidad para sus padres pero al conocer que está repleto de personas se sienta en su silla y con un dejo de resignación en su rostro decide aguardar en el mismo lugar hasta el siguiente día.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Con arma blanca lesionan en el cuello a coordinador del candidato panista a la alcaldía de Tehuacán

Tehuacán.- El coordinador de campaña de Jacobo Aguilar Sánchez, candidato a la alcaldía tehuacanense por el Partido Acción Nacional (PAN) sufrió un ataque con...
- Anuncio -