Una moneda, un martillo y el grabado integran la obra de Martínez

El artista Federico Martínez  -  Foto Abraham Paredes
El artista Federico Martínez – Foto Abraham Paredes

Durante estos días Federico Martínez (Ciudad de México, 1984), ha estado martillando, una y otra vez, una moneda de 10 pesos para grabarla sobre papel y dejar huella de cómo ha ido cambiando físicamente a partir de esa acción mecánica. El ejercicio forma parte de una residencia artística en el Museo Taller Erasto Cortés (Mutec) que busca reflejar esa idea del desgaste económico que sufre el objeto y de cómo este se convierte en una nueva pieza que tiene su valor en su material mismo, es decir, en el metal.

Durante una entrevista con Martínez, quien forma parte de la primera generación de egresados del programa educativo de Soma, señaló que la moneda es el soporte de su proyecto artístico con el que busca “desaparecer la cualidad simbólica hasta hacer aparecer al metal bruto, es decir, a su cualidad física”.

El artista, quien usualmente utiliza medios como el video, la intervención y el dibujo para producir acciones que utilizan el esfuerzo y el gasto de energía, incorpora el grabado como un nuevo medio para representar el desgaste de estructuras y sistemas en contextos específicos.


En este caso, ahondó el estudiante de la maestría en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, el grabado es una forma de capturar el proceso de “desmaterialización” del objeto.

Federico Martínez señaló que en particular resalta la participación mecánica del artista en el proceso, con lo que se evidencia uno de los aspectos que ha sido devaluado en la creación actual, ya que usualmente el creador –en este caso el grabador– opta por enviar su obra al taller para que ahí sea trabajado por sus trabajadores.

Agregó que si bien la pieza no reflexiona directamente en la idea del valor y del consumo del arte,  sobre la reproducción de las piezas o el uso de una moneda de uso corriente como soporte de su obra, dijo que lo interesante es que en el proceso mismo el espectador podrá hacerse esos y otros cuestionamientos que enriquezcan el proyecto.

Destaca que en la misma línea del proyecto Mano de obra. Relación de intercambio, el artista planea una intervención pública que consistirá en la colocación de algunos blocs en los que irán, atrapados con cemento, billetes de diversa denominación.

Con dicha acción, que se pondrá a la entrada del Mutec, sobre la 7 Oriente, se propone que si lo quiere, el espectador podrá obtener el dinero siempre y cuando realice la acción física con la que logre sacar el papel moneda.