Sábado, junio 15, 2024

Una deidad llamada Super Bowl

Ayer fue día de jolgorio y solaz en convivencia para muchísima gente en nuestro país. Se celebraba el Super Bowl, entronizado ya como una fiesta anual imperdible, promovida, publicitada y aprovechada para forrarse de dólares por la NFL, que es la entidad rectora del futbol americano profesional. El éxito de sus gestiones ya tiene un alcance universal, y es nuestro país el que más seguidores y derrama económica aporta a las arcas de dicho organismo, amén de las ganancias de restauranteros y distribuidores de comida y bebida chatarra a domicilio. La añeja sentencia de Carlos Monsiváis sobre que cada vez son más los estadounidenses nacidos en México cobra mayor ímpetu a medida que el tiempo pasa. 

En principio, nada que objetar, la gente tiene derecho a elegir sus maneras de divertirse y apasionarse, así sean sobre dictado. Si se tratara de aguarles la fiesta a los adictos al Super Bowl empezaría por recordarles que el deporte que los enloquece está muy mal bautizado, porque ni es futbol –casi no intervienen los pies en su práctica– ni tampoco americano, como no sea desde la errónea pretensión de nuestros vecinos del norte de arrogarse para sí el nombre y la representación de todo un continente. Peccata minuta, si nos atenemos al tosco pensamiento contemporáneo (Si quieres ser feliz como me dices // No analices, muchacho, no analices//, que dijera Joaquín Bartrina hace siglo y medio). 

Como sea, se trata de un suceso que cada vez mueve más gente, dinero, apuestas, consumismo y todo lo demás. En el fondo, el deporte queda bastante relegado. Tanto que uno de los alicientes de la magna función es el intermedio, con figuras del pop internacional recetándose de carrerita sus éxitos más recientes, enmarcados, eso sí, por impresionante despliegue tecnológico y coreográfico de corte disneyano. Para entonces ya corrieron suficiente alcohol, frituras y guacamole, y las exclamaciones admirativas dentro del estadio y, sobre todo, en bares y domicilios, forman un coro celebratorio de ribetes cuasirreligiosos. Y eso sin contar la avalancha de comerciales de estreno, que multitudes arrobadas se habrán chutado con la boca abierta desde aquí hasta donde alcance a llegar una transmisión que, según la NFL, ya disfruta de clientela en los cinco continentes. 

¿Tendrá noción la mayor parte de esa heterogénea grey, que sigue a pie juntillas las escenas que le muestran lo mismo en pantallas caseras que panorámicas? ¿Tendrá noción, decía, de lo que es el –ni modo– futbol americano…? ¿De quiénes son, por ejemplo, las figuras clave de los equipos finalistas, con sus respectivas estrategias e historiales?  Supongo que no, salvo que sean norteamericanos –y aquí habrá que incluir a varios millones de fanáticos mexicas, que esos sí se las saben todas. Ellos, los conocedores, nos podrán dar cuenta de si el partido valió la pena o no pasó de mediocre, por más que este calificativo no figure en el vocabulario de la publicrónica, especializada en describirnos maravillas aunque éstas existan solamente en su imaginación. Otra vez peccata minuta, pues por algo relatores y comentaristas forman parte de una maquinaria gigantesca cuyo objetivo único es multicitar, recoger y contar dinero. Ya que, como en el caso del teletón, la mira consiste en romper, el día señalado, la marca del año anterior.  

Eso, las cifras de las ganancias, el monto de las apuestas, el millonario número de telespectadores prendidos al evento, las cantidades de comida y bebida devoradas e ingeridas por los fieles de la nueva deidad y hasta fake news como el cuento ése de que llegó a pagarse en la reventa un millón de dólares por boleto, ésas son las verdaderas noticias del día. Del día de la gran fiesta anual llamada Super Bowl.  Que empezó siendo celebración provinciana de gringos y por milagro de la publicidad y el universal papanatismo se ha extendido sobre el mapamundi como mancha de aceite.  

No sé por qué me recuerda tanto a Santa Clos, el muñeco gordo y bobo que, junto con sus renos voladores, secuestró para siempre y para fortuna del consumismo desenfrenado la venerable tradición navideña. 

El Puebla volvió a caer. Pudieron anotar temprano (pero ya se sabe lo que le cuesta hacerlo al Puebla), batallaron bajo el sol que caía a plomo sobre el caliente césped del México 68 contra un Pumas nada impresionante, y acabaron goleados (3-0) gracias a un par de regalos –de Silva, que desde casi media cancha retrasó sin fuerza buscando a su arquero dejándolo a merced del debutante sinaloense Alí Ávila (77´)–, del árbitro Guillermo Pacheco –que en complicidad con el VAR ignoró un claro fuera de juego del mismo Alí y, de paso, expulsó a Angulo (83´)–, y a un contragolpe de última hora, perfectamente capitalizado por Memo Martínez, que “desconoció” a sus ex, hizo pasar a de largo a Gastón y fusiló a la “Araña” con implacable zurdazo cruzado (90+3´). 

¿Qué se puede decir de un cuadro bajo que facilitó varios de los ocho goles aceptados en los tres últimos encuentros? ¿Y qué de una delantera que solamente le anotó, en las mismas fechas, al último de la tabla? Pues que ya bordea la cola este Puebla cuyos mejores hombres son un carrilero con escasa vocación defensiva (Brayan Angulo) y un interior diestro habilidoso pero muy intermitente (Kevin Velasco). Carece de alguien medianamente apto para el armado de ofensivas punzantes. Y de su zaga, mejor no hablar. 

Total mucho esfuerzo, futbol cansino y cero efectividad.    

Jornada 6. Viene caracterizando a los equipos mejor posicionados de nuestra Primera División sin ascenso-descenso una llamativa incapacidad para jugar bien el partido entero. Ahí tiene usted al líder Monterrey que por momentos, en el primer tiempo del sábado en su estadio, trazó futbol del caro y parecía camino de apabullar al Pachuca, que a poco de iniciado el complementario ya perdía por tres goles; pues bien, esa maquinaria rayada de precisión pronto dejó de tenerla y la visita a punto estuvo de alcanzar el empate (3-2, en otro partidazo de Jordi Cortizo). O al América, que fue a León a quedarse con los tres puntos mas sin rebasar el nivel de un partido forcejeado y sin claridad hasta que Barreiro, ya en el tiempo agregado, decidió meter tontamente la mano dentro de su área y le regaló el triunfo a la visita (1-0: el penalti lo convirtió el “Cabecita” Rodríguez).  

Por otro lado tiene usted al Toluca, que juega bien a ratos pero recibe tantos goles como anota (3-3 con Necaxa en Aguascalientes). Por ahora, el único capaz de romper la regla sagrada de la mediocridad conformista es el Cruz Azul, que este año parece otro y no dejó ni respirar al San Luis (3-0); porque Tigres, sin forzar la máquina, fue a Torreón a pasear al Santos y d epaso forzar el despido del DT Aurelio Repetto (0-3), y Chivas sigue sin impresionar a nadie y aburrió a sus seguidores así haya derrotado a los Nahuales (2-1).    

La jornada abrió el viernes y las buenas hechuras que Mazatlán había insinuado en el Cuauhtémoc cobraron realidad en perjuicio del Atlas, que sumó un revés más a su floja campaña (2-0), mientras el Querétaro viajaba a Tijuana para arrebatarle un punto al equipo de un cada vez más extraviado “Piojo” Herrera (1-1); pese a ello, Gallos es ya el único cuadro sin triunfos del torneo, sus cuatro modestas unidades las ha obtenido a fuerza de empatar, empatar y seguir empatando.  

Tabla general. Luego de seis jornadas hay empate triple lo alto de la clasificatoria, que con 14 puntos comparten Monterrey, América y Tigres –ándale, para ahora haya quien se atreva a negar lo que pesa y compra el dinero. Uno menos tiene el Cruz Azul y completan la primera mitad de la tabla Pachuca (12), Pumas y Chivas (ambos con 11). Y allá lejos, detrás de los precarios puntajes de Necaxa (10), Toluca (9), Atlas (7) y San Luis (6), una pequeña multitud que no pasa de cuatro puntos (Mazatlán, Querétaro, León, Santos, Puebla), más lo peor de lo peor, los coleros de rigor Tijuana (3) y Juárez (2). 

Lozano, de gira. Anda el Jimmy Lozano de viaje por Europa, con la misión de observar de cerca y cambiar impresiones con internacionales mexicanos alistados en clubes de por allá.  Pero en Inglaterra no parece que su presencia les haya llevado demasiada suerte a quienes allí sudan ajenas camisetas en representación de nuestro futbol. A Raúl Alonso Jiménez se lo encontró sin problemas en casa, convaleciendo de una más de sus frecuentes lesiones: tiene para cuando menos un mes de inactividad. Y Edson Álvarez, a quien sí pudo ver en acción con su equipo, el West Ham, en su estadio del norte de Londres, se encontró de entrada con una amarilla por juego rudo antes tocar su primer balón, y después, junto con sus compañeros, cargó con una derrota histórica a pies del Arsenal (0-6).  

Y ya que hablamos del desempeño de nuestros connacionales en el fin de semana, resulta que Santi Giménez alargó a cuatro su racha de partidos sin anotar –Feyenoord venció 2-0 a un equipó de la parte baja de la tabla holandesa de Primera–, e Hirving Lozano jugó pero no anotó en la paliza del PSV al colero Volendam (5-1). 

Pero si los equipos de estos dos estelares estelares del Tri, Santi y el Chucky, ayer vencieron con holgura, no se puede decir lo mismo de los “italianos” Memo Ochoa y Johan Vázquez; a Ochoa le cascaron tres los artilleros del Émpoli y su Salernitana se hunde en el fondo de la tabla (1-3), y al pundonoroso exdefensor de Pumas no le bastó su incansable entrega para evitar que Atalanta derrotara al Genoa (1-4), si bien, luego de 24 jornadas, los paisanos de Marco Polo no parecen enfrentar apuros de descenso (que allá sí lo hay y son tres equipos los que año con año ascienden y descienden de categoría) 

Venezuela, campeón. La final se jugó en Miami, con todo lo que Miami simboliza, y la novena de La Guaira, Venezuela, derrotó por blanqueada a los dominicanos Tigres de Licey (3-0), llevando un poco de alegría al pueblo venezolano. Panamá, por su parte, se quedó con el bronce del tercer puesto a expensas del sorprendente Curazao, cuyo notable desempeño ya hubieran querido para sí los Naranjeros de Hermosillo, que representaban a México y fueron eliminados a las primeras de cambio. 

Así concluyo la Serie de beisbol del Caribe 2024, que reúne cada año al campeón de las respectivas ligas de los países bañados por las tibias aguas del más jacarandoso de los mares.

Temas

Más noticias

Danny Ortiz hace historia con Pericos en triunfo sobre León

Danny Ortiz disparó par de cuadrangulares, para llegar a 127 bambinazos en la historia de los Pericos de Puebla y de esta forma desplazó...

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el primer encuentro del torneo, disputado...

Últimas

Últimas

Relacionadas

Danny Ortiz hace historia con Pericos en triunfo sobre León

Danny Ortiz disparó par de cuadrangulares, para llegar a 127 bambinazos en la historia de los Pericos de Puebla y de esta forma desplazó...

Huelen a miedo, cómputos de la elección de Chignahuapan y Venustiano Carranza

El Instituto Electoral del Estado (IEE) pospuso los cómputos de la elección de alcalde de Chignahuapan y Venustiano Carranza, para realizarlo mañana sábado 15...

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el primer encuentro del torneo, disputado...

Más noticias

Danny Ortiz hace historia con Pericos en triunfo sobre León

Danny Ortiz disparó par de cuadrangulares, para llegar a 127 bambinazos en la historia de los Pericos de Puebla y de esta forma desplazó...

Alemania golea a Escocia en el debut de la Euro 2024

La UEFA EURO 2024 ya está aquí, y la selección alemana se impuso por 5-1 a Escocia en el primer encuentro del torneo, disputado...

Indaga la FGE el homicidio de uno de los presuntos plagiarios de la maestra de Huejotzingo

La Fiscalía General del Estado (FGE) investiga si uno de los implicados en la privación de la libertad de una maestra de Huejotzingo fue...