Martes, agosto 9, 2022
- Anuncio -

Una ceremonia al Popocatépetl muy distorsionada se vivió el pasado 12 de marzo

- Anuncio -

Relacionadas

Llaman a jóvenes a registrar las fiestas, rituales y ceremonias de Puebla y el país

Expresiones del patrimonio cultural inmaterial de sus comunidades serán registradas por jóvenes, mediante fotografías y videos, como parte de...

Experta: subir solo es banal y por likes; que autoridades lo avalen, es irresponsable

Los que suben al Popocatépetl no solo son los que celebran a don Goyo, también los hay –en solitario...

Junto al sol y en el cerro de San Miguel, cientos reciben la primavera en Atlixco

Atlixco. Desde un día antes la familia de Macrine Moreno Aguilar, una mujer de 67 años de edad, decidió...

Destacadas

Hasta dos años tarda identificación de osamentas por el Icifo, denuncia Voz de los Desaparecidos

La carencia de personal en el Instituto de Ciencias Forenses (Icifo) de la Fiscalía General del Estado de Puebla,...

Sale caro al PT infringir la ley; multas crean boquete de 31 mdp en sus finanzas

Las multas que ha acumulado el Partido del Trabajo (PT) en Puebla desde 2016 por irregularidades en el manejo...

Ayuntamiento les da 15 días a voceadores para dejar el Centro Histórico porque hacen “feas” las calles

El ayuntamiento capitalino, a través de la Dirección de Vía Pública,  pretende desalojar  al menos 20 voceadores del Centro...

El pasado 12 de marzo hubo un llamado para ir “caminando al Mictlán” (sic), para andar por las sendas limpias y aplanadas que fueron intervenidas por máquinas bulldozer que abrieron el paso a las camionetas de redilas que trasladaron de Santiago Xalitzintla hacia el sitio sagrado del volcán Popocatépetl a cientos de personas, algunas de las que fueron parte del antiguo rito dedicado a don Goyo que este 2022, otras atraídas por la propaganda para acudir a un paseo folklórico, y a funcionarios estatales de diversas dependencias, lo que convirtió la otrora ceremonia de petición de lluvias “en una puesta en escena, en algo que no fue un ritual, sino en una mera representación de él”, en opinión del experto en el tema Julio Glockner.

Filtros policiacos, retenes, atascaderos de camiones y automóviles. Desorden y conatos de bronca. Desavenencias y divisiones entre los miembros del pueblo. Presencia de elementos de la Policía Municipal, la Estatal y la Turística, e incluso de Protección Civil, bomberos, paramédicos y funcionarios que no aguantaron la subida. Entrevistas y focos sobre los mayordomos, quienes hicieron de lado a don Antonio Analco, el reconocido tiempero que cumplió con sus agradecimientos y peticiones a Gregorio Chino Popocatépetl, a don Goyo, el espíritu que beneficia con lluvia y buen tiempo a las cosechas.

Esos fueron algunos de los elementos que delinearon el ritual que el pasado sábado 12 de marzo realizaron pobladores de esta región localizada en las faldas del volcán Popocatépetl, “el cerro que humea” en náhuatl, con una altura a 5 mil 540 metros sobre el nivel del mar.

- Anuncio -

Desde el inicio, cuenta uno de sus asistentes desde la gracia del anonimato, algo iba mal. Desde la invitación del actual ayuntamiento de San Nicolás de los Ranchos que llamó a participar en el “ritual el Fuego de Yolotl 2022” para ir “caminando al Mictlán”, en el que se pidió llevar “ropa cómoda, agua y lunch”, como para cualquier actividad turística y no un acto ritual cargado de significación y sentido popular e histórico.

Con una cita programada a las 5 horas del 12 de marzo en la explanada de la junta auxiliar de Santiago Xalitzintla, gente de las diversas comunidades aledañas, elementos de seguridad, funcionarios públicos –como el secretario de Cultura, Sergio Arturo de la Luz Vergara Berdejo–, representantes de los medios de comunicación, y mayordomos comenzaron con el periplo hacia el “ombligo”, una oquedad lávica del Popocatépetl, donde se realiza el ritual.

Puntual estuvo también don Antonio Analco, a quien le dijeron que se fuera al zócalo porque ahí había unos 20 camiones de redilas y camionetas que irían en caravana, los mismos que la gente comenzó a llenar de manera apresurada.

En el mismo Santiago Xalitzintla, cuenta el declarante, ocurrió un primer filtro de “seguridad” por parte de la Policía Municipal de San Nicolás de los Ranchos, que consistió en la verificación de las placas del automóvil y los datos generales de cada conductor, quienes también eran videograbados.

Desde ahí partió la caravana de unos 60 u 80 autos, arriba de los camiones de redilas, camionetas policiacas y las camionetas de lujo de los funcionarios, hasta los automóviles que, siguiendo las líneas amarillas –una suerte de señalética improvisada en pleno terreno abierto–, provocaron un atascadero al estacionarse a pie del volcán, de manera desordenada, ineficaz e incluso preocupante, en caso de alguna emergencia provocada por el mismo Popocatépetl.

A lo largo de las aproximadamente tres horas de caminata, luego de estacionar los vehículos como se podía, prosigue; iban más de 500 personas a su propio paso que buscaban llegar al “ombligo”. Ya en él, en esta oquedad gris labrada en un saliente rocoso a medio camino hacia el cráter, ubicada a unos 4 mil 300 metros sobre el nivel del mar, descansaban bomberos, policías estatales, municipales, turísticos y paramédicos; algunos dormitaban cubriéndose del sol como podían.

Mientras, entre los miembros del pueblo que sí fueron a celebrar a don Goyo, sucedía una desavenencia: aquella causada por la colocación de los altares y la negativa de dejar a don Antonio Analco “enflorar” la cruz que había colocado su papá, el tiempero al que décadas atrás se le apareció Gregorio Chino Popocatépetl, que por tradición él adorna con claveles y otras flores.

El testigo cuenta, además, que la división se dejó ver en las dos ofrendas que se pusieron: aquella instalada por los mayordomos y la tradicional, la de don Antonio, con la que agradece y pide, entre murmullos que son rezos, cantos y pedimentos, los buenos tiempos y las buenas lluvias para los pueblos y sus cosechas.

La primera, la de los mayordomos, se caracterizó por su vastedad: platos variados de comidas, frutas, panes, tortillas, bebidas alcohólicas como pulque y tequila, además de refrescos que seguramente “le causarán diabetes”, como consideró entre risas otra persona que ha acudido en años anteriores. En la ofrenda, además, destacó el traje color verde esmeralda a la manera de un tlatoani mexica que se puso encima de la cruz floreada con manojos de claveles rojos y brillantes.

La otra, la de don Antonio Analco, fue austera: a los pies de la cruz, rota por cierto en uno de sus brazos, fue colocado un mantel floreado y sobre él una penca de plátanos, una piña y un par de jugosos melones que fueron ofrecidos, todavía chorreando de frescos. En el acto permearon los rezos y cánticos apenas audibles que hizo el tiempero, los que ofreció a don Goyo, siendo estas palabras y oraciones las que completaron el ritual de agradecimiento y pedimento.

Entre sonidos del teponaztle y el humo oloroso del copal, la cruz fue también floreada con un par de manojos de gladiolas rosas, y vestida con un pantalón gris y una camisa azul que combinó con el color desgastado de la madera, al tiempo que contrastó con la gorra roja que también fue puesta. Arriba de todo, resaltó el penacho dorado y azul de un guerrero águila.

Lo que faltó en el ritual, recuerda el entrevistado, fue bailar la varilla, una danza en la que una varilla cubierta y recubierta por listones que son primero destrenzados y luego nuevamente enlazados, se convierte en parte central de la ofrenda realizada a don Goyo.

Así, con el sol a cuestas y la invasión al área de las ofrendas, las entrevistas a los mayordomos, a quienes pusieron por encima del tiempero, la repartición de la comida y el lunch, el festejo para don Goyo ocurrió diferente: algo que fue más como “una puesta en escena, en algo que no fue un ritual, sino una mera representación de él”, que pone en peligro y amenaza la autenticidad de esta expresión ritual para convertirla en un acto turístico al que se accede con carreteras aplanadas, “resguardadas” y guiadas, que abren paso a otras problemáticas como la deforestación, la tala irregular y la subida de aficionados que ponen en peligro su vida, ante un volcán que sigue activo, en constante monitoreo, que emite fumarolas, vapor de agua, ceniza y fragmentos incandescentes, además de que registra intensos sismos y tremores

- Anuncio -

Ultimas

Bloquean en Oaxaca a avícolas y porcícolas poblanas, empresarios temen pérdidas millonarias

Tehuacán. Avicultores y porcicultores de Puebla que tienen granjas en Oaxaca pidieron la intervención del gobernador de esa entidad, Alejandro...
- Anuncio -
- Anuncio -