TRES AÑOS DE IMPUNIDAD

ES IMAGEN/ AlfredoFernandez

Ayer se cumplieron tres años del asesinato de Meztli Sarabia, hija del líder fundador de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) 28 de Octubre, Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”.

En todo este tiempo se detuvieron a algunas personas que supuestamente participaron como autores materiales e intelectuales del crimen, pero esas aprehensiones no han dejado satisfechos ni a los deudos, ni a la organización en la que la víctima perteneció, ni a la sociedad civil poblana.

El homicidio carga con una mácula de impunidad, porque se considera a los encarcelados como meros chivos expiatorios y no se ha logrado convencer a la opinión pública de que el delito no tuvo motivaciones políticas.


Es claro que si la desconfianza cunde sobre los supuestos logros de la Fiscalía General del Estado (FGE) eso se debe a que no se han dado pruebas fehacientes sobre el móvil del asesinato que resultaron de las pesquisas ministeriales y porque a un trienio de los hechos funestos prosigue en esa dependencia una inercia de ineficiencia idéntica o peor a la que tenía  cuando las riendas las tenía Víctor Antonio Carrancá Bourguet.

En efecto, a pesar de que ya hay un gobierno de la llamada Cuarta Transformación Pública del país, el comportamiento del actual titular de la FGE, Gilberto Higueras Bernal sigue siendo como en el morenovallismo.