Trabajadores de Uber, Rappi y Didi sufren acoso de la delincuencia, clientes y patrones

Es Imagen/ Katia Fernández

Repartidores de plataformas como Rappi, Uber Eats y Didi Food piden la intervención del gobierno del estado de Puebla para obligar a esas empresas a que les otorguen prestaciones de ley, toda vez que consideran están siendo explotados laboralmente.

En respuesta a un paro internacional convocado para este jueves 8 de octubre, los trabajadores expusieron que varias personas se han integrado a estas aplicaciones, ante la escasez de empleo que ha ocasionado la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, las condiciones en las que desarrollan su trabajo no son las adecuadas, puesto que laboran entre ocho y 10 horas, llegan a sufrir acoso de los clientes, se niegan a pagarles o incluso sin motivo los reportan y sin mayor explicación las trasnacionales dan de baja sus cuentas.


Además padecen asaltos y robos de sus unidades, como bicicletas y motocicletas; y cuando llegar a tener algún accidente, la atención médica corre por cuenta del trabajador, ya que carecen de seguridad social y, por tanto, tampoco tienen derecho a una incapacidad.

Ello sin contar con que la empresa se queda con la mayor parte de las ganancias, sin tener ninguna responsabilidad con los repartidores.

“Denunciamos que esta plataforma se queda con cerca del 50 por ciento de las tarifas por los servicios de entrega de comida rápida, sin que otorgue algún beneficio a los trabajadores, como el pago de impuestos. En Puebla, miles de jóvenes y desempleados principalmente han recurrido a estas aplicaciones telefónicas para obtener un modesto ingreso para sus familias, a un costo muy alto”, dijo Daniela, repartidora de comida.

Marcos, otro repartidor con tres años de experiencia, comentó que arriesgan la vida, los lastiman y nadie los apoya: “Ya basta, no se puede permitir que haya tantas injusticias con esta comunidad que está tan vulnerable”

En México, la representación de este sector se ha hecho principalmente a través del colectivo “Ni Un Repartidor Menos”, que este día se está concentrando en algunos puntos del país, como el zócalo de Puebla.

Entre las demandas de los inconformes están: alza salarial, seguro de vida, cese a la desactivación de cuentas sin justificación, así como medidas para evitar la sobresaturación de pedidos en algunas zonas y seguridad para los repartidores que a diario exponen su vida sin ninguna garantía de prestación médica.