Despiden a cinco trabajadores de Agua de Puebla, que cobraban a través de la outsourcing E–Contact

En esta semana, despidieron de manera injustificada a cinco trabajadores más de Concesiones Integrales SA de CV o Agua de Puebla, que cobran a través de la outsourcing E–Contact, callcenter que da la cara por la empresa y recibe la quejas telefónicas de los usuarios del servicio de agua, drenaje y saneamiento.

La información la dieron a conocer a través de redes sociales, donde acusan que la empresa los mantiene laborando a 200 trabajadores hacinados por día, sin ninguna protección y sin guardar la sana distancia, desde que inició la pandemia por Covid–19.

Debido a esta situación, reportaron dos casos de contagio por coronavirus y existe la sospecha que otras tres personas estarían infectadas.


El personal denunció públicamente que no pueden laborar desde sus viviendas, porque están siendo amenazados con despidos por parte de la empresa Concesiones Integrales.

Incluso, revelaron que cada mes los obligan a firmar una “carta compromiso” de renuncia, bajo el engaño que si no lo hacen no se les garantiza el trabajo.

Debido a estas y otras violaciones a sus derechos laborales, demandaron la intervención de la Secretaría del Trabajo del estado, debido a que por la emergencia sanitaria se encuentran cerradas las instalaciones del Tribunal Local de Conciliación y Arbitraje.

En entrevista, una de las despedidas de nombre Adriana, dijo que a través del número telefónico 211 70 70 atienden las quejas de los usuarios en contra de la empresa concesionaria del agua.

La declarante relató que previamente al despido la mandaron a llamar al Departamento de Recursos Humanos el pasado 3 de abril, y ahí dijo que la presionaran para que firmara la “carta compromiso”, que no es más que la renuncia abierta.

Como responsable de estos actos intimidatorios señaló al supervisor Óscar Espíritu Rodríguez, quien además habría hecho “negocios” al margen de la Ley.

Precisó que las instalaciones se trasladaron a la Plaza Sur, que se encuentra por la Universidad del valle de México, en el municipio de San Andrés Cholula, y son los directivos de Concesiones Integrales quienes deciden que “telefonista” se va del callcenter o continúa trabajando para ellos.

Aunado dijo que la mayoría de los usuarios que llaman es para quejarse de la falta de agua y del mal servicio.

A estas personas con historial continuo de quejas, agregó, “se les veta” y su caso no tiene seguimiento, según órdenes de los directivos de la concesionaria.

Reveló que luego que se hizo público las condiciones en las que trabajan durante la emergencia sanitaria, señaló que la empresa los obligó a comprar gel antibacterial, cubrebocas y guantes.

Lo anterior, destacó, a pesar que estos insumos y material de protección han “inflado” sus costos por la demanda que tienen en la pandemia.

El pasado 8 de mayo, La Jornada de Oriente dio a conocer que trabajadores de la empresa E–Contact denunciaron que la compañía mantiene laborando a 200 personas en hacinamiento, sin respetar las recomendaciones sanitarias ni cumplir con las recomendaciones de sanidad e higiene de las autoridades.

De acuerdo con información e imágenes proporcionadas por el personal, los denunciantes acusaron que los han mantenido trabajando de manera normal desde que se decretó la emergencia por la pandemia, a pesar de tratarse de una actividad no indispensable.

Los empleados informaron que el pasado 5 de mayo se presentó una compañera del área de Almacén, la cual aproximadamente desde el 6 de abril no había asistido a laborar debido a que dio positivo por coronavirus.

Sin embargo, la mujer tuvo que acudir a las oficinas del callcenter, bajo amenazas de no hacerlo sería despedida sin ningún pago ni finiquito de por medio.

Al final, el pasado 11 de mayo la persona fue despedida de manera injustificada.