Con dos votos a favor y uno en contra, el TEPJF impide expulsión de Morena de los diputados locales de este partido

La Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó con dos votos a favor y uno en contra que es improcedente el proceso de expulsión que se solicitó en el partido Morena contra los diputados que integran ese grupo legislativo en el Congreso de Puebla.

La sanción la demandó un militante de esa fuerza política de izquierda debido a que los legisladores mantuvieron la penalización del aborto y no aprobaron el matrimonio igualitario en octubre del año pasado, pero los magistrados José Luis Ceballos Daza y María Silva Rojas concluyeron que son libres de votar en el sentido que mejor las parezca, aunque esto signifique no ajustarse a los principios, estatutos y normas de Morena.

La sentencia recibió el voto en contra del presidente de la sala, Héctor Romero Bolaños, quien alertó que el TEPJF está obligando a los institutos políticos a mantener en sus filas a cuadros que no los representan. 


“Se dice que como sociedad nos interesa la libertad de los legisladores para discutir ampliamente en el espacio público, pero no también existe una preocupación que se plasma en la propia Constitución de que haya congruencia ideológica en los partidos y les estamos quitando mecanismos para que revisen esa congruencia ideológica en la actuación de sus legisladores”, enfatizó.

El caso se analizó a raíz de un juicio que promovió el líder de la bancada de Morena, Gabriel Biestro Medinilla, contra una resolución del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) en la que se instruyó a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena a iniciar un proceso sancionador para determinar si era procedente la expulsión.

En un debate que se prolongó por 30 minutos, María Silva Rojas defendió el voto a favor del proyecto que presentó José Luis Ceballos en “la inviolabilidad parlamentaria” que defiende la Constitución federal, la cual garantiza a los diputados actuar de manera libre e impide una “injerencia indebida” de un partido político en el actuar del Poder Legislativo.

En tanto, Ceballos Daza reconoció que tiene una “visión dura” sobre la inviolabilidad parlamentaria, con base en el cual soportó el sentido del proyecto aprobado por el pleno de la sala regional.