Sábado, julio 2, 2022
- Anuncio -

Con Desplazamientos Techcahuaca, Arturo Elizondo muestra 10 años como artista social

Relacionadas

Alistan el tercer festival Vabieka, que conjunta a mujeres resistiendo desde el humor

Payasas resistiendo a la amargura, a la pobreza, a la ansiedad, al patriarcado, a los prejuicios, al hambre, al...

La exposición “Ciudad de ángeles” homenajea la memoria de Puebla, a 491 años de fundación

La exposición Ciudad de ángeles: memoria, imágenes y palabras hace un homenaje a la memoria de Puebla, a sus...

Por aniversario de Puebla habrá baile masivo de fundación, anunció el IMACP

En el marco de los 491 años de la fundación de Puebla, el ayuntamiento capitalino anunció la realización de...

Destacadas

Reprueba Barbosa feminicidio de la niña Brenda en Chichiquila

El gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que lo ocurrido en Chichiquila “es un comportamiento reprochable, delincuencial, salvaje, de personas...

Con el PRD ya no se hace equipo, se carga un equipaje, critica el líder parlamentario del PAN

Las dudas que existen en el interior del PAN en torno a si se debe mantener la coalición con...

Regidor de Morena-PT, el cuarto sancionado por violencia política de género en Puebla

El regidor de San Martín Texmelucan José Galindo Yamak, que llegó al cargo con el respaldo de la coalición...

Hace 10 años, tras regresar de Nueva York creyendo que era un artista conceptual contemporáneo, Arturo Elizondo Amador (Ciudad de México, 1956) replanteó su obra y su labor artística convirtiéndose en un artista social. Lo hizo, alrededor de las comunidades, las becas, las instituciones y un personaje central: Juan Rulfo y su Llano en llamas.

En esta década de labor, cuenta durante una conferencia de medios para presentar la exposición Desplazamientos Techcahuaca, supo que no era sino entrando a las comunidades y a través de una propuesta colectiva, como se pueden generar dinámicas artísticas para “revertir” la idea académica del arte contemporáneo.

De ello tiene una anécdota reciente: la ocasión en que fue a San Antonio Cacalotepec con 60 abuelas que no le creían nada y le decían que les tomaba el pelo. “Me quedé como en el limbo hasta que me di cuenta que su núcleo vivencial son sus usos y costumbres. Entonces cambió todo y me empezaron a hablar de sus necesidades. Supe que no puedes poner una idea occidental del arte. Así que me puse a leer a Rulfo en voz viva y con eso se creó una atmósfera donde se rompió el pensamiento y se brinda algo que es tu voz. Ahí estoy y ahora tengo que regresar”.

- Anuncio -

 

En todo el proceso, el artista formado en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” y en la Universidad de las Américas Puebla cuenta que ha estado presente su independencia. Así, dice que ha trabajado con las instituciones -al ser miembro del Sistema Nacional de Creadores- y aunque aparentemente no hay sintonía entre ser un artista independiente y la institución, en su caso se le han abierto las puertas.

Como ejemplo de su independencia, es la exposición que desde este viernes 13 de marzo en las Galerías de arte del Palacio municipal. Lo está, en el título mismo Desplazamientos Techcahuaca, esta última una palabra nahua que refiere a la frase “¡déjennos ya!”, que tiene que ver con la disputa entre los pueblos de San Gregorio Zacapechpan y Tezcahuacan, o San Agustín Calvario, en Cholula. “Dijeron Techcahuaca para lograr su independencia y para mí es un legado, una palabra emblemática que tiene que ver con declarar tu independencia”.

Incluso, dice Elizondo Amador, presentar esta misma exposición tiempo atrás -en otros tiempos políticos- hubiera sido censurada en muchos aspectos.

“Eso es otra cosa: hoy hay una real libertad de presentar todos los aspectos de mi obra y de mi proyecto. Es un momento político importante. Creo que si tu como artista no tienes una posición política algo está fallando porque es un momento de cambio que te llama a tenerla”.

4 mil personas en un ejercicio de experimentación

En la exposición “Desplazamientos Techcahuaca”, el artista también formado en la Escuela Nacional de Artes Plásticas reúne, con el apoyo de Adriana García, jefa de exposiciones del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla, más de 170 obras que resultaron del trabajo previo llevado a cabo a lo largo de la última década.

“Esta es mi tercera exposición en este espacio, un lugar conectado con los participantes, cerca de 4 mil personas que han circulado en este ejercicio de experimentación con públicos y espacios…”, mencionó el artista.

Abundó que entre toda su obra, el hilo conductor es Juan Rulfo y su libro de cuentos El llano en llamas, pues es un autor que constituye “el mapa emocional de México”. A este tema se le suman los pueblos originarios de México, que están representados en varios aspectos como lo la pieza sobre la entrevista que le hiciera Fernando Benítez al propio Rulfo, sobre la situación de los indígenas. Ambos temas, continuó, le son interesantes porque forman parte de la cultura que “ha sido vedada”.

Expuso que al ser parte del Sistema Nacional de Creadores con el proyecto Desplazamiento gentrificado, con el cual revisa precisamente la gentrificación urbana en ciudades como Cholula, a partir de su nombramiento de “pueblo mágico”; la colonia Irrigación en la Ciudad de México y el impacto inmobiliario de la llegada del Grupo Carso; además de su labor en comunidades y juntas auxiliares de Puebla. En todo, confió el artista visual, permean no “pronunciamientos definitivos”, sino “planteamientos sobre la mesa”.

Arturo Elizondo refirió que hasta el 22 de junio, fecha en que estará vigente la exposición, la obra será intervenida de diferente manera como parte de los programas educativos y de interpretación que se harán, entre ellos Circuito sonoro, Carnet de ruta y Nodo, con nuevas y anteriores dinámicas.

- Anuncio -

Ultimas

Puebla inicia el Apertura 2022 goleando

El Puebla abre de la mejor manera el Apertura 2022 al golear por 4-2 al equipo de Mazatlán en...
- Anuncio -
- Anuncio -