Tan bajo cayó Morena en Tehuacán, que quiere ser candidato el peor edil que ha tenido el PAN

Tan bajo cayó el prestigio de Morena en Tehuacán, la segunda ciudad más importante del estado, que hasta el panista Eliseo Lezama Prieto se ha anotado para buscar ser candidato por segunda vez a alcalde de ese municipio, pese a que en su momento fue calificado como uno de los peores ediles de esa metrópoli y estuvieron a punto de echarlos de las filas del Partido Acción Nacional al final de su gestión gubernamental.

Morena en Tehuacán tiene el récord de haber subido como la espuma en la popularidad electoral del municipio y en menos de un año, esa aceptación se tradujo en un brutal rechazo a este partido.

A ese escenario se llegó primero por los abusos y la corrupción del edil Felipe Patjane Martínez, quien ya cumplió un año en la cárcel por presuntos actos de corrupción y usurpación de funciones.


Luego por los ocho meses de vacío de autoridad en que no hubo un alcalde al frente del ayuntamiento.

Y ahora por la frivolidad e inexperiencia del actual presidente municipal Andrés Artemio Caballero López, que aunque es militante del Partido Encuentro Social, la población lo ve como una prolongación negativa de la 4T.

Simplemente en Tehuacán se siente que se ha vivido un trienio perdido, que no concretó nada, ningún beneficio social o de obra pública.

En la búsqueda de la candidatura a alcalde de Tehuacán han aparecido los siguientes nombres:

En el PRI se percibe a dos posibles aspirantes: Marco Antonio Balseca y Cecilia Doger, ésta última hija del exrector de la UAP José Doger Corte.

Por el lado de Morena se dice que la postulación la estarían buscando Jaime Enrique Barbosa Puertos, quien dirige el sistema operador de agua potable, así como los legisladores locales Olga Lucía Romero y Fernando Sánchez Sasia.

Y en el PAN, han aparecido dos nombres: Eliseo Lezama Prieto, quien ya fue alcalde entre los años 2011 y 2014, y Enriqueta Sánchez, quien fue directora de Tránsito en el gobierno del primero.

Cuando en 2014 acabó su gestión, dentro y fuera del PAN, muchos calificaban a Eliseo Lezama como el peor alcalde que el albiazul había aportado a Tehuacán.

Tan fuerte era el malestar en su contra que estuvieron a punto de iniciarle un proceso de expulsión del PAN, ya que en sus tres años de gestión como alcalde nunca pagó sus cuotas partidistas.

Se salvó porque en aquel entonces encabezó en Tehuacán el comité de apoyo a la candidatura de Gustavo Madero, quien en 2014 ganó la presidencia nacional del PAN.

La gestión de Lezama se destacó por emprender una serie de proyectos de obra pública cuya ejecución fue prolongada –por encima de los periodos normales de construcción– y conflictiva, pero sobre todo de pésima calidad.

Uno de sus principales proyectos fue el Centro Cultural El Calvario, que unos meses después de haber sido inaugurado quedó inhabilitado, pues no resistió la temporada de lluvias porque no le pusieron un sistema de drenaje. Luego hubo un sismo y todo acabó en catástrofe.

Con esos antecedentes, hoy muchos en el PAN, opinan que al final de cuentas el gobierno de Eliseo Lezama no fue tan malo si se compara con el trienio perdido que ha dejado el ascenso al poder de Morena en esta ciudad.