Por coherencia, iglesia católica debería suspender festejos a la virgen de Guadalupe: franquiciatarios

Es Imagen /Emmanuel Flores

Por responsabilidad social y coherencia, la iglesia católica tendría que suspender todos los festejos en honor a la virgen de Guadalupe, a fin de evitar contagios de Covid-19, sostuvo Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias (RMF).

“Debería convocar a sus feligreses, no solo por su responsabilidad social sino por su responsabilidad católica, por coherencia y suspender todo este tipo de actividades por el bien de todos”, externó en vídeo conferencia de prensa.

El dirigente comentó que el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa; el gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta; y los presidentes de los 217 municipios de esta entidad también deberían que reunirse a puerta cerrada para ponerse de acuerdo sobre cómo evitar un repunte en los contagios.


Expuso que como muestra está la reciente celebración de San Judas Tadeo, donde gran cantidad de gente acudió al templo en el que se le venera.

Otro ejemplo, agregó, es la festividad de Todos los Santos, donde se pudo observar que a pesar de que los panteones fueron cerrados, hubo aglomeraciones.

“Hubo desde fiestas clandestinas…se aprovechó cualquier oportunidad para hacer fiestas de disfraces algún centro comercial, fiestas que se dicen fueron organizadas por los que antes eran antreros, la gente salió a la calle con mínimas medidas de precaución”.

Lobato Galindo añadió que también fue notoria la simulación de uso de cubrebocas, ya que hubo quienes no se lo colocaron correctamente o que solo lo utilizaban para poder ingresar a comercios establecidos y al salir de estos se lo quitaban.

Por lo que dijo que no se puede culpar al gobierno de repunte de contagios, si la sociedad cuenta con poca cultura cívica.

Añadió que en 15 días se conocerá el impacto del comportamiento que tuvieron los poblanos durante el Día de Muertos y en el peor escenario podría incrementar los contagios y se aplicaría un nuevo confinamiento.

Poner a la población en cuarentena, añadió, ocasionaría una crisis más profunda, grave y duradera.

Por ello, de nueva cuenta se pronunció a favor de que se hagan las reformas necesarias para que se pueda sancionar administrativa y hasta penalmente a quienes no porten mascarillas o lo hagan incorrectamente.

Defendió a los negocios formales, ya que dijo ahí no está el problema porque para que los clientes ingresen deben acatar las medidas sanitarias.  Señaló que las fallas están en el transporte público, ya que el fin de semana se pudieron observar largas filas en los paraderos.

Finalmente, se manifestó en contra de que se cierren a la circulación las calles del Centro Histórico de Puebla.