Suspenden órdenes de aprehensión contra Marín, Karam y Nacif por un tecnicismo

Es Imagen

La causa penal que se sigue por la tortura y otros delitos cometidos a la periodista Lydia Cacho Ribeiro podría tomar un giro inesperado, pues la concesión de un amparo basado en un asunto meramente técnico ha dejado sin efecto las órdenes de aprehensión que emitió el 11 de abril de 2019 la magistrada de Quintana Roo, María Elena Suárez Préstamo, en contra del ex gobernador priista de Puebla, Mario Plutarco Marín Torres, el ex director de la Policía Judicial, Adolfo Karam Beltrán y el empresario Kamel Nacif Borge. 

El pasado 2 de octubre, el Tercer Tribunal Colegiado de Cancún, cuya titular es la magistrada Selina Haydee Avante Juárez, admitió un juicio de garantías a favor de los tres principales autores y operadores del encarcelamiento y tortura que padeció a finales de diciembre de 2005 la autora del libro Los Demonios del Edén, el Poder que Protege la Pornografía Infantil.

La razón del amparo, y consecuente suspensión, ha sido que las órdenes de aprehensión contra Marín, Karam y Nacif debió hacerse por la Ley para Prevenir y Sancionar la Tortura del estado de Quintana Roo y no por la norma federal homóloga, como lo ordenó la magistrada María Elena Suárez Préstamo..


Por ese motivo, ahora Suárez Préstamo deberá volver a analizar el caso para determinar si vuelve a emitir las órdenes de aprehensión. Se espera que este fallo ocurra en los primeros días del mes entrante, aunque la organización Artículo 19 advirtió el pasado 16 de noviembre que la magistrada estaba siendo sometida a muchas presiones para dejar sin efecto la causa contra el ex gobernador poblano y sus cómplices,