Surge el Movimiento Poblano de la Cuarta Transformación

Foto: Es Imagen/ Daniel Casas

En próximos días se anunciará el surgimiento del Movimiento Poblano de la Cuarta Transformación (MPCT), que tendrá como propósito central el evitar la perdida del voto lopezobradorista, como consecuencia de la errática conducción de la mayoría de los ayuntamientos que están en manos de Morena –que son las plazas más importantes del estado—y que son factor constante de escándalos de corrupción o ineficiencia, de confrontación y que se alejan de las propuestas de cambio que permitieron a la izquierda ganar los comicios de 2018.

A mediados de febrero, en San Martín Texmelucan se realizará la primera asamblea estatal del MPCT, que tendrá como cabeza en esa región a Juan Garzón, quien es el líder del Círculo de Organizaciones Populares y a su vez, está al frente de un esfuerzo de rescatar el tianguis de esa ciudad que es uno de los más grandes del país y se encuentra asolado por la violencia, la falta de planeación y conflictos legales que han rebasado la autoridad de la edil Norma Layón.

Se pretende que dicho movimiento tenga presencia en más de 100 municipios del estado y se enfoque en tres objetivos:


Primero: agrupar a comerciantes, empresarios, colegios de profesionistas y organizaciones ciudadanas en torno al proyecto global de la 4T, planteado por Andrés Manuel López Obrador para ganar los comicios de hace un par de años.

Segundo: ser un contrapeso de los alcaldes surgidos de Morena y cuya gestión se aleja en mucho de los propósitos de la 4T, que pasan por luchar contra la corrupción, atenuar las desigualdades sociales y pacificar la vida pública del estado de Puebla, que se encuentra alterada por el crecimiento de la violencia y el crimen organizado.

Y tercero: explorar la búsqueda de candidatos a alcaldes y diputados locales para que contiendan en los comicios de 2021, con el propósito fundamental de evitar la caída del llamado voto lopezobradorista, que ya empieza a registrar una disminución como resultado del desgaste que implica el ejercicio del poder en el ámbito federal y los malos gobiernos municipales.

En este movimiento se tiene claridad que un reto, el próximo año, será enfrentar una coalición de fuerzas antilopezobradoristas, entre las que se encuentra el PAN, la organización Antorcha Campesina, una parte del sector empresarial, agrupaciones no partidistas, el PRI y lo que queda del morenovallismo.

Y que el penoso papel de la mayoría de los presidentes municipales se ha convertido en el principal factor de debilidad electoral de los gobiernos locales de Morena y posibilita que la oposición aspire a recuperar plazas como Puebla, San Martín Texmelucan, Tehuacán, Amozoc y otros municipios en donde los ayuntamientos enfrentan graves problemas de debilidad política.

Es decir, en el hipotético escenario de que la oposición logre avanzar en las preferencias electorales de las principales ciudades del estado, no se debe a que el PAN, el PRI o Antorcha Campesina –que este año pretende estrenarse como partido político al margen del tricolor– estén recuperando sus votantes, sino a que los gobiernos de Morena están perdiendo popularidad y respaldo ciudadano.

El Movimiento Poblano por la Cuarta Transformación, que tendrá como líderes a ex dirigentes del ya agónico PRD, se ha planteado que su meta central será –en mucho– ocupar el espacio que debía tener Morena, el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, pero que en Puebla es una fuerza política sin el peso suficiente para frenar el avance de la oposición al lopezobradorismo.

Sobre todo cuando Morena se ha enfrascado en una lucha interna entre las facciones de Yeidckol Polevnsky y Bertha Luján, que ha llevado a este partido a reproducir los mismos vicios que acabaron destruyendo al PRD como una fuerza política progresista.