SUNTUOSOS Y VERGONZANTES

El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, reveló ayer que la documentación de varios de los más suntuosos proyectos del morenovallismo fue saqueada por funcionarios de esas administraciones y, además, que en algunos casos, como el del Museo Internacional Barroco (MIB), esos documentos están repartidos en varias secretarías.

Todo hace pensar que la diseminación de documentación y su ilegal sustracción obedece al interés por ocultar los verdaderos montos erogados por cada obra.

Desde que Rafael Moreno Valle Rosas asumió el poder, se empeñó en imponer sus proyectos al costo que fuera. Eso le valió cárcel, persecución y despojo a cientos, por no decir miles de poblanos. En todo su mandato, el hoy extinto panista, presumió que sus obras las realizó sin pedir “un solo peso prestado”, pero la realidad terminó por derribar su mentira y hoy sabemos que la deuda del gobierno estatal asciende a más de 40 mil millones de pesos.


La opacidad fue otro de los instrumentos más socorridos por Moreno Valle: aún después de que abandonó formalmente el poder, nadie salvo él y su grupo cercano sabía los costos, contratos, proyectos y demás pormenores de obras que hoy resultan no solo onerosas sino completamente vergonzantes.

Es preciso que se inicien las demandas pertinentes para castigar a quienes sustrajeron los documentos de los proyectos morenovallistas y, enseguida, emprender una investigación  para deslindar responsabilidades sobre la consumación de los mismos.