Su visita

Ella entró como es:

Un rayo alto de la luna


Y subió sus pies a la orilla

De mi cama, atrevida, sin decoro.

Me erizó con un beso congelado

Y sentí que nací en el lecho de aquél lago.

Endulzó con placer un brebaje que revive

Y bebió mi sabor en mil tragos de saliva.

Esta vez se quedó

A mirar en el espejo los lunares

Y tomó mi pincel para inventarse veinte bocas.

Masticó mi sentir con el hambre de una loba

Y revivió mi temblor sacudiendo sus caderas.

Luna es, luna fiel

Del árbol verde de la vida.

Se clavó en mi ser como flecha en un venado,

Me rindió, sucumbí a su lengua en mis heridas

Y me ató a su cordel de luz enamorada.

Luna es, visitó

Esta balsa de mis sueños

Y voló con el sol, retrasada a su trabajo.

Desperté y escribí estos versos de abandono.

Sigo aquí con su olor, asumiendo que hay milagros.

 

Ricardo Landa, abril 17 de 2003.

Imágenes: Analines: luna; Franz Von Stuck: circe; internet: Visita y Ana Landa: Luna sueño.

Blog: https://elrojodelalengua.wordpres.com