Lunes, enero 17, 2022
- Anuncio -

Su bonhomía

Relacionadas

Por cuarta ola de contagios, SNTE pedirá que no regresen presencialmente a clases el 100% de alumnos y maestros

La sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) solicitará al gobierno del estado de Puebla...

Pide la CNDH una investigación exhaustiva sobre el hallazgo de un bebé muerto en el penal de San Miguel

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) iniciará una investigación sobre el hallazgo del cuerpo de un bebé...

El fenómeno de desaparición de mujeres

Hoy en Las Reporteras que presenta la Jornada de Oriente: Patricia Méndez entrevista a  Integrantes de la Colectiva Brujas con...

Destacadas

Alejandro Armenta intenta apoderarse de FxM, acusa el dirigente Gerardo Islas

El dirigente nacional de Fuerza por México (FxM), Gerardo Islas Maldonado, denunció que el senador de Morena Alejandro Armenta...

Los adultos poblanos, con el mayor índice de ansiedad leve y severa en el país: Enbiare

Puebla ocupa el primer lugar nacional con la población adulta que reporta mayor ansiedad en México, con el...

Barbosa Pide disculpas por la desorganización de jornadas de vacunación en Puebla

El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, pidió disculpas a las personas que durante el martes y miércoles...

                                                           En memoria de Jesús Kuri Chedraui

Fuimos compañeros en la secundaria y preparatoria del Colegio Americano de Puebla y nuestra amistad perduró intacta hasta el último momento. Su rostro sereno y afable siempre tenía una sonrisa sincera y certera en los labios. Con mirada de águila, veía todo de manera detallada pero lo procesaba distinto de algunos que éramos sus compañeros que, como chamacos, veníamos desde la secundaria y sobre todo en la prepa, acelerados, encendiendo en llamas todo a nuestro alrededor. Él nunca escatimó palabras dulces y amables para quienes lo rodeábamos, y nos hacía el día a quienes, por la edad o las circunstancias, vivíamos crisis existenciales y búsquedas de respuestas al fuego que nos quemaba por dentro.

Siempre cariñoso, siempre desprendido, fuera para adelantarse a pagar los churritos que vendían afuera del Colegio Americano en la colonia La Paz; o para apoyar, junto con mi entrañable Lalo, su hermano, con donativos importantes para sectores más vulnerables de nuestra sociedad. En tantos años de conocerlo y convivir con él, nunca le conocí enojo alguno hacia alguien que tuviera la intención de molestarlo, -porque nunca falta- y tampoco conocí de él palabras duras o amargas dirigidas hacia sí mismo u otra persona.

- Anuncio -

¿Cómo le hacía? Era su bonhomía… su bondad, su cordialidad, su espontaneidad y el candor con los que veía al mundo. Esa sabiduría la traen consigo algunos, y otros tenemos que encontrarla buscando bajo las piedras y el profundo lodo en que caminamos. Es algo que en mi madurez he comprendido: es certeza interior, la que viene del corazón, la que le da vida a la fe y la esperanza, la que te permite vivir tu día a día, y pararte frente al mundo sabiendo que en este hogar temporal, podrás salir victorioso de todas las pruebas, hasta que te toque partir.

Hablo por mí ahora, aunque lo que voy a describir lo compartimos algunos de mis hermanos de vida en esa etapa: Mientras yo vivía confundida por la guerra intestina entre dios y el diablo, en seres humanos y el mundo, entre la condición humana total o fragmentada, entre el amor y el desprecio, entre la alegría y el terror, entre mi interior y las circunstancias, entre crisis y resoluciones, entre errores y aprendizajes, entre la búsqueda de mi alma o perderla en la frivolidad, entre gritar o callar, entre pelear o huir, entre la beligerancia o la serenidad, entre el ruido o el silencio, entre la violencia o el dejar ir, entre la culpa y el perdón, entre la mortalidad y la búsqueda de la eternidad, entre la carencia y el don, él se conducía con una claridad y una certeza reflejadas en un rictus lleno de ternura. Y mientras mi vida estaba llena de pasión, intensidad y frenéticas emociones, él siempre, siempre se dirigía a mí con suavidad y entereza.

Cada ser humano tiene una misión que cumplir en esta vida de pruebas; si la cumplimos o no, está en la respuesta que en su momento le damos a dios y a nosotros mismos, cuando en el silencio en que nos habla, nos pregunta: “¿Qué has hecho con los dones que te di?”

Jesús Kuri Chedraui, conozco la respuesta que tuviste para con dios: “Desde mi corazón, hice todo lo que más pude. Cumplí. Ya puedo partir…”

Gracias Chucho por tu existencia en nuestras vidas, -y ahora sí hablo por todos mis compañeros del Americano-. Gracias.

[email protected]

- Anuncio -

Ultimas

00:01:28

Por cuarta ola de contagios, SNTE pedirá que no regresen presencialmente a clases el 100% de alumnos y maestros

La sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) solicitará al gobierno del estado de Puebla...
- Anuncio -
- Anuncio -