Sorpresivas semifinales

Lejos los tiempos en que el cetro del futbol nacional se dirimía entre la capital y Jalisco, el presente Apertura 2019 está ofreciendo un duelo entre el norte y el Bajío lleno de giros inesperados. Y con un extra interesante: entre los cuatro choques de cuartos que abrieron la liguilla batieron el récord de goles anotados, al accederse a la inédita suma de 19. Ya se verá si los partidos de vuelta resultan igual de generosos.

León sin dientes. Cuatro veces tuvo ventaja sobre el Morelia para ser alcanzado en las cuatro y, en la última, rebasado. Mejor armado como equipo, de evoluciones más atractivas sobre el césped y contando con jugadores más talentosos, el conjunto de Ambriz exhibió cierta displicencia y una notable incapacidad para cerrar los partidos, ya acusada a lo largo del torneo. Había abierto la ráfaga goleadora hacia el 5–4 global a través de JJ Macías (8’) pero nunca consiguió despegarse del corajudo Morelia, que a los tantos de Mena y Navarro respondió con dos de Edison Flores y el del empate final marcado por Mendoza en tiempo de compensación. Todo esto el miércoles en el estadio Morelos.

Y en el Camp Nou, luego de un primer tiempo de abierto toma y daca pero sin goles, y cuando Sosa, en tiro cerrado que quiso ser centro y engañó a Sosa (51’), parecía encaminar a los Verdes, Monarcas, en un santiamén, le dio vuelta al marcador, mediante anotaciones de Sansores (67’) y el central leonés Herrera en desafortunado desvío a tiro de Flores (72’). Hubo, a última hora, un frentazo de Mena a la red, anulado por el VAR.


Doble victoria necaxista. Con dos cierres ciclónicos, los Hidrorrayos liquidaron al Querétaro, que siempre remó contra la corriente y terminó perdiendo los dos partidos para un rotundo global de 6–2. Más equipo en todo momento, los de Memo Vázquez pasaron por cierta zozobra cuando los Gallos, con tempranas anotaciones de Ruiz (4’) y Lucumi (16’) redujeron al mínimo la ventaja adquirida en casa por el once rojiblanco (goles de Calderón 52’, Gallegos 82’y Lalo Herrera 91’). Pero la expulsión de Romo (45+2’) supuso jaque–mate para los de Vucetich, que los crecidos Hidrorrayos harían efectivo en los minutos finales con  anotaciones de Calderón (80’), Gallegos (86) y Maxi Salas (90’).

Miércoles 27. En el BBVA, los Rayados pasaron sobre el líder Santos como una aplanadora. Nadie lo hubiera supuesto durante el descanso, pues a los tempranos tantos de Pabón (2’) y Nico Sánchez (8’) supieron los de Torreón con suma gallardía (Furch, 23’ y Castillo, 45+3’). Pero un autogol de Arteaga (54’) los desconcertó y puso a merced de Rayados y su letal combinación de presión alta y contragolpe que trajo la goleada (Janssen 70’, de penalti, y Dorlan Pabón, 85’). En el fondo, la experiencia de Mohamed jugó con la ingenuidad de Almada, que planteó su partido con un optimismo ofensivo bueno para escalar al superliderato pero poco aconsejable en liguilla.

En el Azteca, la ventaja mínima con que se llegó al descanso (Richard Sánchez, 39’, en complicidad con Ortega, el arquerito que suplía a Nahuel), el América fue incapaz de defenderla en el complementario, que el visitante encaminó pronto a través de Pizarro (50’) y Gignac (66’), quien ejecutó dos veces el mismo penal de manera impecable. Tigres se encerró, clausuró accesos y algunos remates lejanos de los azulcremas quedaron en aproximaciones. El duelo de los dos Guidos Rodríguez y Pizarro se resolvió en favor del que administró mejor su medio campo con la intención de conservar la pelota y resistir sosegadamente, mientras su paisano de enfrente caía en urgencias y precipitaciones.

Las incógnitas de ayer. Estoy rubricado esta columna sin conocer aún el destino de la dos eliminatorias dominicales que, de acuerdo a los resultados del jueves, hacían suponer el pase a semifinales de los dos equipos de Monterrey, dados los marcadores previos y su palpable superioridad en planteles y también en entrenadores. Aunque en asuntos de pronosticar nunca se puede estar seguro de nada. Ciertamente, era más que dudoso que Santos consiguiera remontar el 5–2 adverso de la ida, pero en lo tocante a la otra llave, la verdad es que el rendimiento de Tigres en el Azteca no resultó del todo convincente; tómese en cuenta que en el América las individualidades tienen peso propio, y pese a su deficiente funcionamiento como conjunto –lo común en los equipos de Miguel Herrera– tiene con qué sorprender al grupo de Ferretti, más ducho para meter partidos en la congeladora que para reaccionar ante las emergencias.

La ChL en efervecencia. En el G–A el PSG terminó invicto (suma 13 puntos), y el Real Madrid (8) también aseguró su pase con el empate de ambos en el Bernabéu (2–2); los blancos, con doblete de Benzemá, ganaban 2–0 hasta el minuto 81. Muy atrás quedaron Brujas (3) y Galatasaray (2), que igualados un juego de mero trámite (1–1).

En el G–B, Estrella Roja (1 puntito) y Olympiacos (3) tampoco fueron pieza para Bayern (15) y Tottenham (10); ni siquiera es noticia que los bávaros hayan arrasado ¡6–0! En Belgrado con cuatro conquistas de Lewandoski en el breve espacio de 13 minutos (del 53’ al 66’), mientras Kane convertía dos en la victoria de los Spurs sobre el once griego (4–2).

En el C, ManCity se ha dado el lujo de flojear –empató en casa con Shakhtar (1–1)–, dada la escasa presión de los de atrás, que son el propio Shakhtar (6), el Dinamo de Zagreb (5) y hasta el Atalanta, que con 4 puntitos de miseria aún podría colarse a la siguiente ronda, luego de conseguir ante los croatas su primera victoria del torneo (2–0).

En el G–D Juventus (13), vencedor en casa del Atlético de Madrid (1–0), vuela demasiado alto para ser alcanzado, pero el Bayer Leverkusen (7) representa una amenaza real para el Atlético de Madrid (8), que en Turín pudo empatar a última hora si Morata conecta un servicio de Joao Félix en la boca del arco y sin portero; ese encuentro lo resolvió mediante magistral tiro libre magistral el che Dybala (45+2’), que está respondiendo en gran forma a la confianza de Sarri. Poco antes, Leverkusen daba cuenta en Moscú del Lokomotiv (0–2).

Linda pugna la del G–E, donde Liverpool apenas aventaja al Napoli por un punto (10–11) tras el 1–1 de ambos en Anfield (1–1); por ahora, ninguno tiene asegurado el pase a octavos, pues el Salzburgo goleó al Genk (1–4) suma ocho puntos y se mantiene a tiro de piedra de los dos de arriba. Ancellotti le devolvió la titularidad al Chucky Lozano, aún demasiado revolucionado para el juego pausado y tocador de la escuadra napolitana.

G–F: Barcelona aseguró su pase en primer lugar (11) luego de sacudirse con autoridad al Borussia Dortmund en Camp Nou (3–1), con un Messi que era una delicia de ver, jugando y haciendo jugar –gol propio y dos asistencias geniales a Suárez y Greizmann–; ahí el nudo está entre los aspirineros y el Inter de Milán (ambos con 7 puntos y una jornada para desatarlo), luego del contundente 1–3 impuesto por los lombardos al Slavia en Praga con anotaciones de Lautaro (2) y Lukaku.

No menos apretado luce el G–G, que encabeza el Leipzig (10) tras anotar dos goles en tiempo de compensación (Foresgsvert 90 y 90+5’) para alcanzar en 2 al colero Benfica (3) y obligar a Lyon y Zenit a dirimir el segundo puesto, luego que los rusos vencieran inesperadamente 0–2 en territorio galo.

Más emocionante no podía ser, por último, la decisión que le espera al G–H, encabezado precariamente por el Ajax (10), que derrotó 0–2 al Lille (1) casi sin despeinarse (0–2), en tanto libraban Valencia y Chelsea un encuentro de constantes vaivenes y ocasiones de gol que finalmente empataron a dos, igualada que persiste en la tabla (8 puntos ambos).

Mexieuropeos. Por la ChL jugaron el colchonero Héctor Herrera (titular) y el ajaxiano Edson Álvarez (entró de cambio); y el napolitano Lozano, desde luego. En la UEFA Europa League, Raúl Alonso Jiménez, fiel a su costumbre, no dejó de anotarle al Sporting de Braga, pero ni por esas consiguió el Wolverhampton desbancar del liderato de grupo al once portugués, que perdía por dos casi al final y rescató un 3–3. Porto fue a Suiza a dar cuenta del Young Boys con par de goles del marroquí Aboubakar (1–2), servido el primero por el Tecatito Corona. En cambio, Erick Gutiérrez no fue ni a la banca en la estrepitosa derrota de su PSV ante el Sporting de Lisboa (4–0).

GP Abu–Dabi. Se clausuró la temporada de F1 con Lewis Hamilton luciendo por todo lo alto sus credenciales de hexacampeón, pero nadie duda que Verstappen, que entró segundo, será en 2020 el enemigo a vencer. La pregunta es si Red Bull estará para competirle a Mercedes. O si Ferrari (Leclerc completó el podio, Vettel fue 5º detrás de Bottas) será capaz de resolver sus problemas técnicos, logísticos y entre los díscolos pilotos. Una buena noticia es que Sergio Pérez volvió a puntuar al cruzar 7º la meta.